Eovolt

El golfo delle Saline es uno de esos fondeaderos que aun quedan en el norte de Cerdeña al margen de la lista de 'must see'. Las grandes esloras o las flotas de navegantes de chárter suelen pasar de largo y la amplia ensenada ofrece un buen tenedero y una impecable protección ante al mistral, todo ello en un marco tranquilo y -todavía- sin demasiada urbanización. En plena temporada, esta bahía acoge a apenas una docena de barcos cada noche. En tierra hay varias playitas de arena accesibles con el anexo, un camping (con colmado y snack-bar donde recalar en caso de necesidad) y unas discretas zonas residenciales en la ribera norte, incluyendo un espigón que aloja media docena de motoras.

Gate Service

Torqeedo