Wind 44

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Cualidades avaladas por la firma de Germán Frers

Su silueta conserva su encanto a pesar de los años transcurridos desde su presentación a mediados de los setenta. El Wind 44 es un diseño de German Frers fabricado por los astilleros Nauta para un crucero cómodo y confortable. Sus equilibradas líneas de agua ofrecen una velocidad y una calidad de navegación superior a lo que invita a pensar el macizo aspecto exterior del barco.

El concepto de crucero puro que ofrecía el Wind 44 sigue siendo plenamente válido en nuestros días, pero también es cierto que este barco ha sido superado en algunos de sus frentes. El aparejo en queche, por ejemplo, muy habitual hace unas décadas en veleros de crucero de más de 40 pies, ha caído prácticamente en desuso desde que los enrolladores se hicieron dueños de la maniobra. Hoy no vemos esta configuración en los catálogos de los astilleros hasta modelos de más de 70 pies, y en la mayoría de los casos como opción.
De hecho, la maniobra y su acastillaje son dos de los conceptos que más denotan la edad de un velero. Dicho al revés, uno de los principales valores añadidos de un velero en el mercado de ocasión con décadas por su popa es la eventual puesta al día de su maniobra. Y ésta es también una de las primeras inversiones a realizar por quienes se hacen con una unidad veterana descuidada en este aspecto.
Instalar winches self-tailing, drizas y escotas de alto módulo, modernas poleas y raíles con rodamientos, mordedores de última generación y reenvíos a cubierta (cuando sea necesario) es un plus que agradece todo velero. Poner el cronómetro a cero en este aspecto representa evidentemente una factura a considerar, pero el valor del barco amortiza buena parte de la inversión, sin olvidar que la comodidad de maniobra sube muchos enteros.
El acastillaje original del Wind 44 llevaba toda la maniobra del palo manejada desde su base. Varios winches (en el palo y sobre cubierta) y cornamusas, así como unos cómodos balcones junto al mástil, ayudaban en la labor. Con los años, varios armadores han modernizado la maniobra original con winches ST (opcionales en origen) o mordedores, mientras otros han reenviado la maniobra a la bañera con mayor o menor acierto. Es un tema a valorar en cada unidad.

Un clásico de los setenta
El Wind 44, presentado al público a finales de los años setenta, estuvo cerca de una década en producción en los desaparecidos Astilleros Nauta, que también fabricaban el Westwind 35. En esos cerca de diez años se construyeron una treintena larga de Wind 44, de las cuales aproximadamente la mitad se fueron al mercado de la exportación. En términos generales, el concepto, la estética, las prestaciones y la habitabilidad de este barco se mantienen dignas con el paso del tiempo.
El barco está construido según los sólidos y artesanales parámetros de la época. El casco se laminaba a mano en su molde, añadiendo luego los mamparos principales –también laminados al casco- y conformando después el resto de la carpintería y de las instalaciones.
Este sistema de construcción tiene una solidez legendaria, pero es evidente que tras cuarenta años de uso, cada unidad del Wind 44 habrá tenido un desgaste y unos cuidados distintos. En estas edades de barco, las eventuales necesidades de puesta al día pueden estar en cualquier rincón; desde la perilla del palo al talón de la quilla. .
Este diseño de German Frers ofrece una acomodación nocturna para seis personas en crucero, con tres camarotes independientes y dos baños, un salón de buenas dimensiones y una altura de techo cercana a los dos metros en todo el barco. Si a estas cualidades añadimos un casco de importante desplazamiento, contenido calado (quilla corrida de 1,75 m.) y con una cómoda y rápida navegación -especialmente remontando el viento en cualquier circunstancia-, tenemos un crucero que puede dar satisfacción a muchos armadores competir sin complejos con sus más recientes homónimos, teniendo en cuenta que los barcos de ocasión siempre se han de comparar con los modernos en precio, nunca en eslora.
En lo que respecta a la construcción, la solidez del Wind 44 se hace patente en cualquier rincón. Los generosos laminados y la cubierta en sandwich siguen ofreciendo en muchas unidades una rigidez y un aspecto envidiable. Esta calidad de fabricación es extensiva al mobiliario, donde encontramos maderas de calidad y buenos detalles de ebanistería que sólo el agua y el sol pueden haber malogrado con el tiempo.
La distribución interior del barco, con el camarote del armador bajo el castillo de popa, la cocina y la zona del navegante en cada uno de los pasillos laterales y dos cabinas gemelas con literas en proa compartiendo el segundo baño, es clásica en su eslora y sigue siendo utilizada por muchos astilleros. Nada que objetar al respecto.
En cubierta, la bañera central, sin poder competir con las enormidades que hay hoy en día en estas esloras, resulta cómoda y marinera, con buena parte de la maniobra accesible al timonel y muchos espacios libres en cubierta para facilitar los movimientos o disfrutar del farniente.

Un casco rápido y marinero
La contenida manga (4 m.) del Wind 44 en relación a sus casi 13 m. de eslora, combinadas con su larga quilla corrida de 2 metros de calado, hacen de este velero un barco especialmente rápido y estable en rumbos contra el viento. Las formas en “V” de su casco garantizan un excelente paso por la ola y por poco que el viento se anime, la corredera supera sin problemas los 7 nudos de media.
La configuración en queche no presenta especiales problemas de maniobra. Al contrario, este reparto de velas facilita a menudo el equilibrio vélico y permite mantener más tiempo el barco con sus velas en pleno rendimiento, sin enrollarlas ni rizarlas.
Y cuando el viento falla, los 75 CV de su motor original –que habrá sido sustituido en prácticamente todas las unidades- garantizan unas medias de velocidad rondando los 8 nudos, con una autonomía superior a la media gracias a los 400 litros de gasoil que caben en los depósitos de serie del barco.

Precios y oportunidades
Como decimos al principio, el Wind 44 es un velero que sigue actual por concepto y prestaciones y –dejando al margn cuestiones estéticas- sólo van en su contra los achaques propios de la edad, reflejados en las actualizaciones que puedan precisar sus elementos periféricos (velas, instalaciones, motor, maniobra, barnices, etc.).
Deslumbrados por la ilusión de la compra, la puesta al día en los barcos de ocasión de cierta edad es un tema que muchos aficionados esconden bajo la alfombra presupuestaria. Valorar estos gastos es inherente a la inversión de la compra, so pena de ver como el precio de barco se dispara en pocos meses más allá de lo razonable o de lo asumible.
Esta salvedad no pretende asustar, sino dar un baño de realismo a los muchos aficionados que solo pueden cuadrar en el mercado de ocasión su presupuesto, la eslora y el programa de navegación que buscan en su velero.
Transcurridas cuatro o cinco décadas, solo los Wind 44 que hayan tenido la suerte de haber sido mantenidos al día por sus sucesivos propietarios podrán justificar su precio de ocasión sin tener que descontar actualizaciones de obligada inmediatez.
La seriedad de construcción y los buenos materiales empleados en su día en la construcción del Wind 44 siguen siendo hoy una garantía. Pero un velero tan veterano requiere una revisión a fondo. Si todo cuadra, el Wind 44 es un velero que puede seguir dando enormes satisfacciones a su nuevo armador durante muchos años más.

Principales características:
Modelo: Wind 44
Cosntructor: Astilleros Nauta
Diseñador: German Frers Sr.
Año de presentación: 1977
Unidades fabricadas: 30 (aprox)
Eslora total: 12,95 m.
Eslora de flotación: 10,40 m.
Manga: 4,00 m.
Calado: 2,00 m.
Desplazamiento: 10.500 kg.
Lastre: 3.800 kg.
Agua dulce: 900 l.
Gasoil: 400 l.
Motor estándar: 75 HP
Cabinas : 3
Aseos: 2
Mayor: 29,66 m2
Mesana: 14,22 m2
Génova: 55,11 m2

por: Enric Roselló (actualizado enero 2017)