Grand Soleil 46.3

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

¡Bella macchina!

Elegante, rápido, confortable y seriamente construido, el Grand Soleil 46.3 puede alardear de muchas virtudes. Este modelo es casi el último exponente de los legendarios crucero/regata “made in” Cantiere del Pardo, antes de que del astillero italiano tomara un decidido bordo hacia los veleros de altas prestaciones.

El Grand Soleil 46.3 estuvo en el catálogo de Cantiere del Pardo hasta la temporada 2005, siendo paulatinamente sustituido por un nuevo Grand Soleil 45 diseñado por Judel & Vrolijk.
En el momento de su presentación, a finales de 1997, el GS 46.3 fue el responsable de reemplazar al primer Grand Soleil 45, el inolvidable modelo diseñado por Alain Jezequel a mediados de los ochenta y que estuvo toda una década en activa producción. La presencia de algún Grand Soleil en la eslora de los 45 pies ha sido pues constante desde hace treinta años.
El Grand Soleil 46.3 tiene un aspecto externo potente, con unas líneas clásicas y bastante sufridas al paso del tiempo. Sin tener todavía el carácter marcadamente regatista de sus sucesores, las prestaciones generales de este modelo pueden considerarse buenas y el barco –bien tripulado y con un juego de velas decente- todavía mantiene el tipo en cualquier regata de club.
Este casco de J&J no presumía, ni hoy ni en su día, de ningún vanguardismo extremo de diseño, conservando un buen lanzamiento de proa y una manga relativamente avanzada en combinación –eso sí- con una estrecha quilla acabada con bulbo y un fino timón suspendido.
Es un diseño all round, de muy correcta dureza a la escora y con unas prestaciones no desmerecen en ningún rumbo ni con ninguna intensidad de viento, sin olvidar que el paso de los años habrá suavizado su rating.
En todo caso, el GS 46.3 es un barco eminentemente de crucero, casi podríamos decir el último verdadero crucero/regata del astillero italiano junto al GS-43, presentado en 1998, también diseño de J&J y muy similar en concepto al GS-46.3.
En 1999, con la llegada del GS-34.1, Cantiere del Pardo dio un decidido bordo hacia los veleros de altas prestaciones. Los cascos y apéndices dejaron progresivamente de lado los condicionantes de comodidad interior y de confort de navegación para priorizar la optimización del rating. El astillero italiano ha conseguido importante éxitos en este ya largo bordo en el mundo de la competición y nada (ni el cambio en 2011 en la mayoría del accionariado del astillero) indica que vaya a abandonar este segmento.
Como reflejo de esta progresiva orientación deportiva de Cantiere del Pardo, comentar que el inmediato sucesor natural del GS 46.3, el GS 45 diseñado por Judel&Vrolijk, tenía una eslora y superficie vélica bastante similares a su predecesor, pero (imperativos del rating) marcaba unas 2 T. menos en la báscula que el Grand Soleil 46.3.

Una esmerada calidad de construcción
Uno de los aspectos que marca el diferencial de calidad y precio de los Grand Soleil respecto a otros veleros fabricados en serie es su esmerado sistema de construcción. En el Grand Soleil 46.3, este esmero empieza con un laminado a mano del casco, incluyendo en la puesta en escena la colocación de un complejo contramolde de acero con 8 varengas longitudinales y 12 transversales que aseguran y refuerzan la rigidez estructural.
Resinas isoftálicas en el gelcoat, laminados unidireccionales en los lugares de mayor esfuerzo, aceros de calidad en los anclajes de los obenques o la quilla, uniones casco/cubierta o casco/quilla prácticamente monolíticas, rodamientos autoalinienantes en la mecha del timón. Los materiales, los métodos de construcción y los acabados de este barco inspiran confianza.
Paseando por cubierta también se aprecia esta cuidada construcción y en el acastillaje están representadas las mejores marcas, como Sparcraft en el palo pasante hasta la quilla de dos (tres opcionales) pisos de crucetas, Harken en los winches y escoteros o Solimar en la timonería. La bañera es ergonómica, aunque se echan en falta unos centímetros de más en los bancos y algún lugar donde apoyar los pies con la escora.
El timonel gobierna detrás de la gran rueda (en 1997 apenas existían las dobles timonerías), con posibilidad de calarse tanto a barlovento como a sotavento. El precio de esta có,oda posición de conducción es una circulación proa/popa en la bañera un tanto apretada. Navegando, el caña lo tiene complicado para intervenir en la maniobra y los accesos a la plataforma de baño tampoco son muy fluidos a la hora de darse un baño. La ausencia de abertura central en la bañera -rigidez estructural obliga- tampoco hace mucho por aliviar este inconveniente.

Interiores de lujo
El interior del Grand Soleil 46.3 se hace visualmente amplio gracias en primer lugar al importante volumen de esta carena, pero también ayudan las claras maderas color miel de la ebanistería en combinación con los techos tapizados en blanco.
No hay sorpresas en la distribución, con dos amplias cabinas en popa compartiendo un baño y una gran cabina de armador en proa con otro baño. La cocina queda a lo largo del salón, enfrentada a una mesa donde pueden sentarse ocho comensales sin apreturas. El barco también se ofrecía con un cuarto camarote en proa con dos literas.
La estancia central tiene una buena iluminación natural y las luces empotradas ofrecen un relajado ambiente nocturno. Una banqueta central, con práctico acceso por proa y popa, sirve tanto de apoyo en la escora como de cofre. La ventilación –como no podría ser menos en un barco eminentemente mediterráneo- está asegurada con varios portillos laterales y cenitales.
La mesa de cartas se sitúa a estribor de la entrada. Este lado es el que mandan los cánones de la ortodoxia marinera, pero ergonómicamente es el peor para que los diestros manejen los instrumentos de navegación en el panel lateral.
Junto a la mesa está el completo cuadro eléctrico y un panel biselado supuestamente para la electrónica aunque, de forma un tanto extraña, el astillero ubica aquí los controles de la red 220 voltios. Los libros se pueden guardar en un hueco lateral y en una estantería pegada al techo, lugares ambos que no destacan por su funcionalidad ni elegancia.
Los acabados de ebanistería son genéricamente correctos. Las puertas de las taquillas más visibles tienen su contramarco, los rebosaderos son abundantes y generosos en altura y los armarios principales están forrados de madera incluso en su interior.
También se ha cuidado el sentido marinero y no faltan agarraderos en los lugares clave del barco. Lástima que se hayan obviado detalles como las rejillas de ventilación en los armarios o que se abuse de las estanterías pegadas al techo, las más sencillas para el carpintero y las más incómodas para el navegante.
Decir finalmente que el compendio de cualidades de todo tipo que atesora el Grand Soleil 46.3 decantaron su elección como Barco del Año en 1998, un galardón que otorga la revista alemana Yacht y del que muy pocos modelos pueden presumir.

Precios y oportunidades
La media de edad de cualquier Grand Soleil 46.3 a la venta en el mercado de ocasión estará sobre los 10 años, un lapso de tiempo prácticamente inocuo para poner en jaque la longevidad de la mayoría de equipamientos de este modelo. Salvo problemas accidentales, un Grand Soleil 46.3 de ocasión ha de estar casi como nuevo y más teniendo en cuenta que es un barco que difícilmente habrá estado en servicio para el charter.
Desde el punto de vista de fiabilidad, prestaciones y habitabilidad, este barco es un diez. El problema es que los precios que normalmente se barajan para este modelo son sensiblemente más altos que en otros 45 pies de serie. Se puede argumentar que un Grand Soleil es siempre un Grand Soleil, pero el dinero también es el dinero, y más en los tiempos que corren. La elección no es sencilla.
(por: E. Roselló, actualizado nov-12)

Principales características
Modelo: Grand Soleil 46.3
Constructor: Cantiere del Pardo
Diseñador: J&J Design
Eslora total: 14,42 m.
Eslora de casco: 13,98 m.
Eslora de flotación: 11,90 m.
Manga: 4,40 m.
Calado: 1,75/2,20/2,40 m.
Desplazamiento: 11.000 kg.
Quilla: 3.900 kg.
Sup. vél.: 127 m2
Motorización std.: Yanmar 56 CV
Gasoil: 180 l.
Agua dulce: 450 l.
Documentación técnica: BRICOMAR