Furia 37

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Regata y crucero a la carta

El Furia 37 es seguramente el Furia que nació con mayores ambiciones deportivas y la foto de portada de su primer catálogo hasta cuenta con Pedro Campos sentado a popa de la bañera. Fue el primer nuevo modelo de Dressport tras los exitosos Furia 28 y 33. Su palmarés en regata, combinado con una acertada distribución interior para el crucero, sentaron las bases de su éxito.

La entrada de España en la Comunidad Europea en 1986, con la consecuente baja de aranceles, supuso un reto para las empresas del sector náutico. Dresport, constructor de los Furia, fue una de ellas. La competencia de los astilleros franceses, cuya producción estaba mucho más industrializada que la nacional, hizo muy dura la supervivencia y muchos fueron los constructores que sufrieron las consecuencias, traducidas en el cierre de varios astilleros o en importantes reducciones de plantilla en otros casos.
La vela se puso al alcance de muchos españoles, pero por el camino quedaron la mayoría de las marcas (Furia, Puma, North Wind, Noray, etc.) pioneras de la náutica deportiva en nuestro país.

Un pedigrí de competición ambicioso
Presentado a primeros de los ochenta, el Furia 37 fue durante esa década un modelo de referencia en el mercado español. Este velero fue uno de los últimos y mejores representantes de la época dorada de los crucero/regata IOR y su casco fue encomendado al gabinete de Joubert/Nivelt, muy implantado entonces en los campos de regatas internacionales.
Uno de sus diseños, el one-off “Diva”, saltó a la fama al ganar la Fastnet de 1983, con Marc Pajot a los mandos. Una de las novedades del Diva era su aparejo fraccionado con burdas, entre los primeros de este tipo en una fórmula IOR dominada por los aparejos a tope con crucetas transversales. El Diva aprovechaba así un agujero en la fórmula que permitía más superficie vélica a este tipo de aparejos.
Su gran competidor en la salida de la Fastnet de 1983 era el Justine IV diseñado por Toni Castro, con Harold Cudmore a la caña y un barco que inspiraría el diseño del First 35. Los barcos fueron muy emparejados desde comieno de la regata y en toda la primera mitad de la prueba. El Diva logró virar la Fastnet ligeramente por delante de su rival, con el viento fue subiendo hasta los 30 nudos.
En la empopara de vuelta, ya de noche y con viento portante, el Diva desapareció de la vista del Justine IV, pues los franceses apagaron sus luces de alcance. Los de Pajot llegaron a la meta una hora por delante del barco de Cudmore, pero éste les protestó ante el Jurado por no haber mostrado sus luces reglamentarias. El Diva recibió una penalización del 5% en su tiempo, pero incluso con esta penalización se alzaba con el triunfo en la regata.
Algunos de los parámetros de diseño del Diva (no su aparejo fraccionado) se adoptaron en el Furia 37, que se fabricó en versión Estándar y en versión Regata. El timón y la quilla elípticos, el gobierno estándar con caña (rueda en opción), las finas entradas de agua o la ancha popa, así como el esmero puesto en los laminados unidireccionales utilizados para construir el barco con una rigidez máxima y un peso ajustado son muestras de la voluntad regatera del Furia 37.
El barco español arbolaba un importante plano vélico a tope de palo, con doble piso de crucetas transversales. La versión Regata llevaba hasta 81 m2 de velamen en ceñida, cifra que combinaba con un desplazamiento de poco más de 6.000 kg. y que convertía al Furia 37 en un arma temible en todas las regatas de crucero –incluso del Alto Nivel- celebradas en la década de los ochenta e incluso primeros de los noventa.
El Furia 37 siempre ha destacado por su dureza a la escora y por una excelente capacidad de remontar el viento en toda condición de mar. Los anclajes de obenques y los escoteros de génova especialmente entrados respecto a la crujía tenían seguramente mucho que ver con esta cualidad que, en paralelo, deja un cómodo pasillo hacia proa.
En las popas, las formas bastante planas del casco permiten unas buenas medias de velocidad, aunque el barco pierde ligeramente la partida ante cruceros/regata de más reciente hornada, cuya eslora de flotación está menos influenciada por los torturados parámetros del IOR.
El tiempo pasa irremisiblemente y si bien el Furia 37 puede seguir dando satisfacciones a su armador en cualquier competición de club, la llegada de los sistemas de medición IMS y IRC relegó a este barco a un segundo plano en las tablas de clasificación. Todo y así, los Furia 37 se han desenvuelto con mucha dignidad en las regatas de club hasta la fecha.

Crucero familiar
Unos de los grandes atractivos del Furia 37 fue su vertiente de cómodo crucero familiar. Buscando desmarcarse de las producciones francesas en esta eslora, los responsables de Dresport decidieron limitar el número de literas en la distribución de su nuevo modelo.
Cuando la mayoría de barcos franceses en esta eslora ya ofrecían como estándar dos cabinas dobles en popa, el Furia ofrecía un único gran camarote a estribor y una amplia cabina de baño a babor. Esta distribución (existía también la opción de tres camarotes) dejaba generosos espacios para la cocina, la zona del navegante y para el elegante salón, con sus bancos convertible en tres literas adicionales (una doble y una individual).
Esta opción estándar de distribución le costó en su día a Dresport algunos pedidos en favor de veleros franceses trufados de cabinas y literas. Vista con la perspectiva de los años, la propuesta de distribución del Furia se muestra muy adaptada a los barcos de armador de esta eslora, por cuanto hoy sigue plenamente actual.
El alto nivel de acabado de la carpintería interior es otro de los argumentos que el Furia 37 abanderaba frente a sus competidores galos. Este tema también cobra su importancia con el tiempo. Por un lado, es difícil encontrar hoy un barco de serie tan detallista y cuidado en su ebanistería. Pero en el lado opuesto de la balanza, es habitual ver Furia 37 en el mercado de ocasión con enmohecimientos, rastros de humedad o simple falta de barniz en su carpintería.
Las entradas más habituales de agua en el interior siempre han sido las juntas de los paneles de metacrilato en los laterales de la cabina. También pueden haber entradas persistentes por la sentina, fugas en el sistema de agua o cualquier otra razón. La cuestión es que es muy habitual ver Furia 37 marcados por la humedad. Difícil precisar si se trata de deficiencias de fabricación, de mantenimiento, de aireación interior o es una combinación de todas estas circunstancias. Son problemas mayormente cosméticos, pero de laboriosa solución dada la cantidad de madera que hay en el interior de este velero.

El diseño en los años 80
A nivel de apariencia externa, se puede considerar al Furia 37 como un barco relativamente moderno. El techo de la cabina en suave pendiente, la popa proporcionalmente estrecha y con su espejo inclinado o la ergonomía de la bañera denotan sus años, pero mantienen su atractivo.
No hemos de olvidar que el barco fue presentado en los años 80. Los largos bancos de la bañera y el gobierno con caña –aun en activo en muchas unidades- se antojan hoy un anacronismo en un panorama regido por las dobles timonerías con rueda.
A la hora de la verdad, tanto la finura y precisión de la caña, como la excelente posición del timonel sentado en las brazolas o la de los tripulantes apoyando su piernas en los bancos con la escora casi son más una ventaja que un inconveniente.
La ausencia de plataforma de baño (se proponía una "jupette" atornillada opcional) o una aireación interior tirando a justita sí que pueden considerarse como defectos crónicos de este modelo y el astillero los solucionó en posteriores versiones.
Tras una larga y exitosa carrera, en la que se llegaron a superar holgadamente las cien unidades construidas, el Furia 37 dejó paso al Furia 382, al 372 y luego al Furia 392, modelos que aprovechaban y mejoraban el casco del Furia 37 añadiendo, entre otros detalles, un completo faldón de baño en popa y sustituyendo los metacrilatos de los laterales de la cabina por portillos practicables. Los interiores, mantuvieron siempre la misma distribución estándar, mejorando con los años detalles y acabados en la carpintería.

Precios y oportunidades
Con más de un centenar de unidades en el agua, la mayoría de ellas en España, no es raro encontrar varios Furia 37 -o sus posteriores versiones- simultáneamente en venta. Comparado con otros barcos de serie españoles o franceses de su época, el Furia 37 suele ofrecer unas prestaciones más deportivas y un nivel de acabado interior también superior a la media. Estas cualidades incluso mantienen el pulso comparando este barco con modelos más recientes de esta eslora.
El factor que más va a pesar a la hora de valorar un Furia 37 es el nivel de mantenimiento y puesta al día que cada unidad haya tenido con el tiempo. En estas esloras y edades de construcción, las actualizaciones en los sistemas eléctricos, de agua, de mecánica, osmosis o de maniobra pueden subir bastante más que la factura de compra del barco.
La calidad de fabricación y los materiales empleados en su día en la construcción del Furia son de confianza, cualidad que queda avalada después de ver varios de estos barcos en perfecto orden de marcha tras haber recorrido miles de millas en regata o en crucero desde el lejano día de su botadura.
Botados en los años 80, cualquier a de los actuales Furia 37 a la venta habrá sufrido actualizaciones desde la quilla a la perilla del palo. Es un barco que aun puede dar muchas satisfacciones en crucero o incluso en regatas de club a su nuevo propietario, pero se han valorar con mucho detalle tanto las actualizaciones efectuadas como las pendientes de realizar.

(por: Enric Roselló, OCT-13)

Principales características
Modelo: Furia 37
Constructor: Dresport (Dressanes Esportives S.A.)
Diseñador: Michel Joubert y Bernard Nivelt
Años de fabricación: 1981 a 1994 (incluyendo versiones Furia 382, 372 y 392)
Eslora total: 11,85 m.
Eslora de casco: 11,30 m.
Eslora de flotación: 9,40 m.
Manga máxima: 3,74 m.
Calado: 2,12 m.
Desplazamiento: 6.050 kg.
Lastre: 2.350 kg.
Altura pie de escalera: 1,94 m.
Cabinas dobles: 2 (3 opcionales)
Literas: 2 dobles en cabina, 1 doble y 1 individual en salón
Depósito de agua: 330 l.
Depósito de gasoil: 125 l.
Motor: de 23 a 50 HP (mayormente Solé Diesel)
Mayor estándar: 27,10 m2
Mayor regata: 28,43 m2
Génova 150% estándar: 50,62 m2
Génova 150% regata: 52,63 m2
Espinaquer estándar: 115,41 m2
Espinaquer regata: 120 m2
Documentación técnica: BRICOMAR

Catalogo original en PDF adjunto