Príncipe Felipe, duque de Edimburgo (1921 – 2021)

Mar Abierto - El príncipe Felipe de Edimburdo disputando una regata en el sur de

(12/abr/21) Su Alteza Real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, murió a los 99 años el 9 de abril de 2021 en el Castillo de Windsor en el sur de Inglaterra.
Al margen de todos los comentarios sociales y políticos que los medios generalistas están recordando estos días sobre el fallecido esposo de la Reina de Inglaterra, en estas páginas queremos también destacar su enorme afición por la navegación, que durante años fue en paralelo a su dilatada carrera naval.
El duque de Edimburgo comenzó a navegar a vela en su juventud mientras estaba en Gordonstoun School en Escocia. Durante años compitió en la clase Dragon con su ‘Bluebottle’, un regalo de bodas que habían recibido él y la reina de parte del Island Sailing Club de Cowes, en la Isla de Wight. El duque de Edimburgo regateó con este –y con otros sucesivos- Dragon durante varios años.
En 1948, la todavía princesa Isabel, duquesa de Edimburgo y el príncipe Felipe de Edimburgo fueron nombrados miembros honorarios de la Royal Yachting Association (RYA). En la Asamblea anual de la RYA en 1956, el duque de Edimburgo fue elegido presidente de la RYA por primera vez. Tras esta elección, la Junta fue invitada varias veces a celebrar sus reuniones a bordo del yate real Britannia durante la Semana de Cowes.
El duque de Edimburgo fue de hecho un competidor habitual en la Cowes Week con distintos barcos y en distintas clases, lo que agregó un componente social a esta popular semana de regatas. Hasta su retirada ya con muy avanzada edad, fue siempre un regatista muy competitivo en todas las clases.
En 1964 y por sugerencia del príncipe Felipe, la organización de la Cowes Week adoptó el formato Cowes Combined Clubs para dirigir y organizar la regata de forma mancomunada. Esta eficaz estructura organizativa todavía está en activo, unificando Instrucciones de Regata, campos y clases en un sistema de gestión de regatas moderno y evolutivo que ha sido fundamental para el buen desarrollo de una de las regatas más importantes y complejas del mundo. El príncipe de Edimburgo inauguró en 2004 el edificio Regatta House que el equipo de la Cowes Week todavía utiliza en la actualidad.