Las matriculaciones suben un 13% hasta septiembre, con respecto a 2019. Pero no todo son buenas noticas

Mar Abierto

(4/oct/21) El alquiler de barcos ya lleva varias temporadas rondando el 30% de las ventas totales de barcos. Entre enero y septiembre 2021 se suman 1.854 barcos más en lista 6ª (29,6% más que en 2019). Este continuado goteo al alza se va acumulando año tras año y ya está redibujando el perfil de nuestros puertos deportivos e incluso de la industria náutica. Todos los grandes astilleros generalistas están invirtiendo fuertes sumas comprando empresas de gestión de chárter, una efectiva manera de asegurar la fidelidad de marca en las compras.
En este sentido, autoridades de distintos puertos de nuestra geografía han ido acotando amarres para el uso exclusivo de los barcos en lista 6ª. Otro tanto ocurre -por ejemplo- en la isla de Cabrera, donde los barcos de chárter también tienen unas boyas reservadas e inaccesibles al resto de navegantes. Imaginemos que se hiciera lo mismo con los coches de alquiler y tuvieran aparcamientos propios en el centro de las ciudades. ¡Impensable!
En paralelo, instalaciones portuarias y los mismos clubes náuticos nacionales también han tenido que ir adaptando sus instalaciones a este creciente grupo de navegantes. Estos nuevos aficionados necesitan aulas y salas de reuniones, taquillas para enseres, aparcamientos y vestuarios adaptados a un uso ocasional y distinto del que requieren los socios en activo de cualquier club.
Si esta tendencia persiste en el tiempo, los armadores privados –los de toda la vida- irán desapareciendo de forma natural de marinas y clubs náuticos, siendo paulatinamente sustituidos por los barcos de alquiler y sus navegantes ocasionales. Este comentario no quiere ser ni mucho menos un reproche a esta nueva tendencia. Es simplemente la constatación de unos hechos.

Cifras en positivo
Volviendo a las cifras, el mercado náutico llega a septiembre con unas matriculaciones que superan en un 13% a las de enero-septiembre de 2019. En este período se han matriculado en España 6.258 barcos, frente a los 5.525 de 2019 y los 4.786 de 2020, en plena pandemia. Del total de matriculaciones registradas, el 70,4% son para uso privado.
Según explica Carlos Sanlorenzo, secretario general de ANEN, “La temporada náutica 2021 está siendo una de las mejores en muchos años, se ha superado el volumen de negocio de 2019, con un crecimiento del 13% de las matriculaciones. El sector goza de buena salud y la afición a la náutica está en auge en todo el mundo y España está en sintonía con esta tendencia. Es un hecho que se refleja en los salones náuticos de otoño, donde la intención de compra de los visitantes es real y las ventas alcanzan los mejores datos desde hace años. La náutica –asegura C. Sanlorenzo- está en el mejor escenario de crecimiento desde la crisis de 2008. La temporada 2022 se presenta con buenas expectativas, el turismo nacional ha incorporado el ‘turismo náutico’ entre las opciones que más han crecido en los dos últimos años y confiamos en recuperar pronto también el flujo de turistas extranjeros y en superar la actual falta de suministros, que está ocasionando retrasos en las entregas de embarcaciones en determinados mercados”

Por eslora, crecen todos los segmentos
En la comparativa con 2019, las embarcaciones menores, hasta 8 m. siguen siendo las más demandas (87% del mercado) y crecen un 11% en sus matriculaciones. El segmento entre los 8 y 12 m. supone el 9% del mercado, pero es el segmento que más sube (26%) respecto a 2019. Las esloras entre 12 y 16 m. matriculan un 13% más y representan el 3,1% del mercado, mientras los barcos de más de 16 m. solo representan el 1% del mercado (59 barcos) pero el segmento crece un 13,5% con respecto a 2019.

Por tipo de embarcaciones
La matriculación de veleros mantiene su creciendo de forma significativa (+39,2%) respecto a 2019, pero la vela sigue siendo la Cenicienta del mercado, captando apenas un 7,7% de las ventas y lejos todavía de los 2 dígitos de ‘trozo de pastel’ de antaño.
Las embarcaciones neumáticas plegables (-02% de ventas) y las semirrígidas (+1,9% de ventas) siguen con un estancamiento de ventas que ya se alarga varias temporadas.
Los barcos a motor se mantienen de largo como la opción mayoritaria de preferencias (43% de las ventas) y subiendo un 18% respecto a 2019. Las motos de agua, con una cuota de mercado del 27,5%, recuperan matriculaciones y suben un 28,2% sus matriculaciones respecto a 2019.

El mercado por zonas
Andalucía cubre el 21,53% de las matriculaciones nacionales, Cataluña el 18,74% y las Baleares el 16,99%. Entre las tres CCAA concentran el 57% de las ventas en España. Andalucía y Cataluña llegan a estas cotas con poblaciones y kilómetros de costa y equiparables (8,5 y 7,7 millones de habitantes y 910 y 699 km. de costa respectivamente).
Las Baleares tienen un equilibrio distinto; llegan al 17% de las matriculaciones nacionales con apenas 1,2 millones de habitantes, pero con 1.290 km. de costa.
Estas combinaciones de cifras invitan a cuestionar la política del Govern Balear limitando la creación de nuevas plazas portuarias. De momento, esta política ha conseguido que el precio de los amarres en las Baleares triplique holgadamente su equivalente en otras zonas nacionales. Sobre el papel, hay margen para construir nuevos puertos o ampliar los ya existentes. De mantenerse la actual política, la situación puede colapsar en cualquier momento con consecuencias imprevisibles. Y se ha de actuar con tiempo, pues las soluciones al problema son a medio y largo plazo.

(Por: Enric Roselló, datos: ANEN y Dirección General de la Marina Mercante)