Presentación Vendée Globe: Didac Costa entre los 33 participantes

Mar Abierto - El grueso de los inscritos posando en la presentación oficial de l

(20/sep/20) Todo será distinto –especialmente en tierra- en la Vendée Globe 2020/21. De entrada, el Village de la regata, que abrirá las puertas de sus 30.000 m² el 17 de octubre (salida de la regata el 8 de noviembre), tendrá un aforo limitado a 5.000 personas, que se renovarán constantemente. Los interesados a acceder deberán solicitar su invitación a la organización, que les asignará una reserva de día.
No está todavía definido el protocolo de la tradicional salida de puerto encadenada de los Imoca horas antes de la regata, en el sentido de que no se han precisado las medidas para ubicar a los aficionados a lo largo del canal de Les Sables d’Olonne. En el caso de que haya espectadores . . .
En todo caso, los patrones estarán confinados y aislados desde días antes de la salida, tanto de los aficionados como del grueso de los miembros de su equipo y de sus patrocinadores.
En lo que concierne estrictamente a la regata, hay 33 inscritos oficiales, con 18 de ellos en su primera participación, 6 mujeres (todo un récord!), 8 Imoca que se estrenan en la vuelta al mundo y 19 de los barcos equipados con foils.
La organización es consciente de que habrá importantes diferencias de velocidad entre los distintos barcos. Los barcos más veteranos corren lo que corren y los recién llegados con foils van cada día más rápido. Una de las medidas al respecto es alargar varias semanas la permanencia en activo de la Sala de Prensa.
Casi todos los inscritos estuvieron en la tradicional presentación oficial en París. Entre ellos el catalán Didac Costa (One Planet One Ocean), que repite participación en la regata. Destacar a Jean le Cam, que acomete su quinta participación o la ausencia en París de Alex Thomson, uno de los grandes favoritos para la victoria. En la presentación se conectó por videoconferencia hablando desde su Hugo Boss, pero excusó su asistencia pues, de haber ido a París, debería confinarse en casa a su regreso a Inglaterra y no quería perder ni un día de entrenamiento.