The Ocean Race Europe: ‘Mirpuri Foundation’ y ‘Offshore Team Germany’ vencen en Génova

Mar Abierto - Concentración total en los partes meteo a bordo de todos los barco

(18/jun/21) La navegación mediterránea poco tiene que ver con la navegación oceánica para la que los VO65 y los IMOCA fueron diseñados. Los caprichos del viento –genéricamente suave en esta etapa tras las violentas rachas en el paso de la flota por Gibraltar- han exprimido a fondo el potencial de navegantes y tácticos, agotando a las tripulaciones con continuos bordos y cambios de vela.

Otras conclusiones a las que lleva esta singular regata en la que compiten los VO65 con los IMOCA es que los primeros se desenvuelven mejor con ventolinas, en rumbos de ceñida y con tripulación completa. Las condiciones ‘mediterráneas’ también han evidenciado que los foils se convierten en un freno cuando el viento falta a la cita.
El equipo portugués ‘Mirpuri Foundatio’, con el español Willy Altadill como jefe de guardia y el francés Yoann Richomme a los mandos, logró la victoria La tercera y última etapa oceánica de The Ocean Race Europe llegando desde atrás en la clase VO65 en la meta de Génova.
La noche estaba aún cerrada cuando el equipo portugués concluyó la etapa de 600 millas desde Alicante después de tres días y medio de regata con vientos predominantemente flojos y variables.
Pocas horas antes de la llegada, la tripulación de Richomme navegaba en tercer lugar, 10 millas por detrás del líder del Sailing Poland (POL) de Bouwe Bekking (NED) y 4 millas náuticas por popa del segundo, el Team ‘Childhood I’ liderado por Simeon Tienpont.
Siguiendo las indicaciones de los partes, que decían que el viento a lo largo de la costa italiana se desvanecería al caer la noche, el equipo portugués viró mar adentro en busca del viento. Fue un movimiento que al principio parecía arriesgado, ya que les alejaba del rumbo directo a la línea de meta, pero la apuesta acabó dando su fruto y en un par de horas se habían puesto en cabeza.
“¡Vaya remontada!”, dijo Richomme exclamó poco después de la llegada. “Una etapa loca, loca, como si lleváramos dos semanas de navegación. Luchamos duro. Sabíamos que hasta la meta no se acabaría porque la llegada a Génova es complicada. Es más una partida de ajedrez que una navegación normal. Pero sabíamos que había un pequeño movimiento que hacer en el Golfo de Génova. Sabíamos que era el lado favorecido, pero todos los demás siguieron navegando dentro de la bahía. Pensamos que no nos iba a salir bien y luego, de repente, las cosas cambiaron. Sabíamos que estábamos en la posición correcta, pero no esperábamos superar al Poland Team y ganarlo, pensábamos luchar por el segundo puesto”.
Willy Altadill, jefe de guardia del equipo portugués, alababa la labor del navegante Nico Lunven. “Hemos estado ahí arriba en toda la etapa, peleando entre los tres primeros y en las últimas horas hemos pegado un golpe bueno. Queríamos ir por fuera también porque lo dijo Nico, nuestro navegante, y al final hemos sido primeros”.
El otro lado de la moneda lo representaba el ‘Sailing Poland’ que perdió la etapa en las últimas millas haberla liderado bastante tiempo. Simbad Quiroga lamentaba la oportunidad desaprovechaba y explicaba cómo transcurrieron las últimas millas. “Más o menos sabíamos que iba a haber más presión a la derecha, vimos que el ‘Mirpuri’ se iba, pero era solo un barco y decidimos seguir cubriendo al resto de la flota. Teníamos que habernos ido a la derecha porque es donde el parte marcaba que íbamos a tener la presión, ha sido un fallo nuestro totalmente. Es lo bonito de la vela, a veces se gana y a veces se pierde y ha habido regata hasta el último minuto. En la costera hay que salir a tope y con las ideas muy claras”.
El ‘AkzoNobel’ de Chris Nicholsom también se benefició de la ruta de la derecha y pasó del quinto al segundo puesto, superando al Viva México (MEX) de Erik Brockmann, al ‘Team Childhood I’ y al ‘Sailing Poland’.
“Fue un gran alivio”, dijo Nicholson momentos después de bajar del AkzoNobel. “Nos retrasamos al principio de esta etapa y cuando eso pasa, solo esperas tener otra oportunidad. Afortunadamente, la hemos tenido y la hemos aprovechado. El instinto marinero nos enviaba más cerca de la costa, pero, por una vez, escuché a la ciencia y elegimos el bordo con mejores posibilidades de éxito según el parte”.
El Mirpuri Foundation Racing Team consolida su liderato en la clasificación con 18 puntos, con el AkzoNobel Ocean Racing segundo con 17 puntos.

Distintas opciones tácticas entre los IMOCA
Decenas de millas por popa de los VO65, el IMOCA ‘Offshore Team Germany’, único sin foils de esta flota y patroneado por el olímpico alemán Robert Stanjek, logró la victoria en esta etapa aprovechado el mayor rendimiento de su barco con vientos flojos en comparación con los otros cuatro IMOCA con foils.
Stanjek, que contaba en su tripulación con el navegante Benjamin Dutreux (FRA), Annie Lush (GBR), Phillip Kasüske (GER) y el reportero a bordo Felix Diemer (GER), se separaron del resto de la flota nada más salir de Alicante, apostando por navegar hacia el norte y más pegados a la costa.
Los demás IMOCA, el 11th Hour Racing Team (USA) de Charlie Enright, el Bureau Vallée (FRA) de Louis Burton, el CORUM L’Épargne (FRA) de Nicolas Troussel y el LinkedOut (FRA) de Thomas Ruyant, eligieron navegar en una ruta más al SE durante las primeras 48 horas de etapa.
A pesar de algunas ralentizaciones provocadas por los vientos flojos y cambiantes alrededor de las Baleares, el ‘Team Germany’ progresó constante a lo largo de las 600 millas de la etapa, y llegó a tener hasta 100 millas de ventaja sobre el grupo perseguidor.
Esa ventaja bajó en las últimas 36 horas, ya que los ‘foilers’ encontraron más y pudieron navegar más cerca de su potencial, pero cuando el equipo ganador cruzó la meta en Génova, su perseguidor más cercano aún estaba a 20 millas.
“En realidad, nuestro plan no era separarnos de la flota, pero a veces las cosas salen diferentes de lo que lo tenías planificado”, explicaba Stanjek. “Todas nuestras posibles rutas pasaban por el norte de las Baleares, por lo que la decisión la teníamos clara, y pensé que los otros equipos decidirían lo mismo. En cinco o seis horas, sin buscarlo, nos separamos y logramos una ventaja enorme, para nosotros fue un regalo. Desde ese momento fuimos conscientes de que teníamos que hacer nuestra propia regata, pues la diferencia entre la flota y nosotros ya era de 50 millas”.
“Creo que uno de los factores clave ha sido Benjamin [Dutreux]. Es un muy buen navegante y un estratega claro y decidido. Creo que trabajamos bien juntos. Probablemente fui yo quien gestionó los riesgos siguiendo sus consejos, pero hizo un gran trabajo. Y todo el equipo también se mantuvo concentrado y despierto. Navegar ciñendo en un IMOCA a tres nudos no es nada divertido”, añadió Stanjek.
El segundo lugar en los IMOCA 60 fue para el LinkedOut de Thomas Ruyant, que adelantó al 11th Hour Racing Team y superó a los americanos, que completaron el podio, por solo 13 minutos.
Tanto en los IMOCA como los VO65 decidirán su clasificación general por los resultados de la regata costera del sábado 19, que reparte en cada clase 3 puntos por la victoria, 2 puntos por el 2º puesto y un punto por el tercer lugar. El sábado se sabrán pues los ganadores la primera edición de The Ocean Race Europe.