La flota hispana triunfa en La Boulangère MiniTransat: Federico Waksman 1º y Carlos Manera 2º

Federico Wacksman (Reoremar Shipping Agency - Uruguay) exultante de alegría por
Carlos Manera (Xuclà) completó su victoria en la primera etapa con una segunda p

(13/nov/23) El uruguayo Federico Waksman (Repremar Shipping Agency) y su buen amigo Carlos Manera (Xucla) han sido los dos primeros Mini 650 llegados a Saint-François (Guadalupe). Carlos Manera se llevó la primera etapa de la trasatlántica con llegada en en La Palma, pero Wacksman recuperó sus 4 horas de desventaja en Guadalupe, imponiéndose en la general.

El patrón uruguayo, asiduo de las citas españolas de los Mini650, llegó a Guadalupe el viernes 10 de noviembre tras 13:05:01 días en el agua, navegando a una media de 8,08 nudos.
Ya en la salida, Federico era uno de los favoritos de esta 24ª Mini Transat de La Boulangère en la categoría Proto, y no falló en su clasificación, cruzando la meta con unas 80 millas de ventaja sobre Carlos Manera (1081 – Xucla), una brecha que le permitió recuperar las 4:14 horas que Carlos le tomó de ventaja en la primera etapa. El uruguayo, finalizó 21º en la pasada edición de la MiniTransat en un Mini650 de serie y se es el primer representante de su país y primer sudamericano en imponerse en la regata.
"Es increíble –declaraba Federico Wacksman al desembarcar- . Este es el resultado de mucho trabajo. Construí este proyecto durante varios años. Fue una gran inversión y muchos sacrificios. Participar en la Mini Transat no es sólo llevar un barco, es mucho más que eso. En mi primera participación en 2021, aprendí muchas lecciones a nivel técnico, a nivel meteorológico y en muchos otros puntos. He progresado y mejorado en muchas cosas. Me marqué unas metas de rendimiento y me puse el objetivo de ganar. Era un trato cerrado y no podría esperar nada mejor. ¡Estoy tan feliz, tan feliz!»

Waksman salió de La Palma con 4:14 horas de desventaja sobre el entonces líder, Carlos Manera. ¿Cómo gestionaste esta segunda etapa?
“La brecha era mucho y poco al mismo tiempo, sobre todo en la escala de una regata transatlántica. Sabía que no podía cometer ningún error, especialmente porque Carlos definitivamente iba a esforzarse mucho. También sabía que él no se rendiría y no lo hizo. Para aspirar a ganar, no sólo tenía que terminar delante de Carlos, sino también poner cierta distancia entre nosotros. Al final conseguí escapar y mantenerme 80 millas por delante. Es curioso porque durante la regata él y yo nos comunicábamos regularmente por VHF. Discutimos la estrategia de la carrera, discutimos nuestras respectivas opciones. Creo que ambos nos mantuvimos concentrados en lo que estaba sucediendo, sin intentar proyectarnos demasiado sobre el resultado. La Mini Transat es una regata de resistencia, tanto para los navegantes como para los barcos, y terminar es siempre el primer objetivo, incluso cuando se trata de ganar»

Durante la etapa marcaste un gran ritmo y mantuviste promedios increíbles. ¡El nivel de esfuerzofue enorme!
“Sí, llego realmente cocido. Lo di todo para no arrepentirme al llegar. Obviamente tuve algunos pequeños fallos técnicos. En los días más ventosos rompí el bauprés. Mi pequeño spinnaker cayó al agua y se pilló en la orza, rompiéndola en su parte inferior. Conseguí reparar el bauprés pero tuve más remedio que navegar con el spinnaker grande que, al final, ¡quizás me ayudó a ir tan rápido!»
Has tenido una temporada 2023 notable ya que terminaste sistemáticamente en el podio en todas las regatas en las que participaste. Y terminas con victoria (provisional al escribir estas líneas) en esta Mini Transat de La Boulangère. Es casi perfecto...
“¡Sí, es una locura! Mis resultados en las regatas de pretemporada me dieron el estatus de favorito, pero también me pusieron algo de presión. Intenté alejarme de todo pero no siempre fue fácil. Estuve en cabeza durante toda la última semana de la carrera, pero sólo 250 millas antes de la meta en Guadalupe comencé a darme cuenta de que me sentía bien y que si afinaba el final de la regata podía ganar la etapa y la general. Por supuesto que me sabe mal por Carlos, que es mi amigo y a quien felicito por haber sido tan gran oponente»

En 2021 terminasteis en el puesto 21 entre los Mini de Serie ¿Nos imaginamos que hoy es una bonita venganza para ti?
"Completamente. Hace dos años lloré al cruzar la meta. Este año he vuelto a hacerlo, ¡pero no por la misma razón! Estoy tan feliz ! Tan feliz ! Para mí, este es un verdadero logro. La Mini Transat no es sólo una regata contra los demás, es ante todo una prueba contra tí mismo. Hemos de exprimir nuestros recursos como pocas veces, y probablemente incluso como nunca antes. Tengo un gran sentimiento de orgullo por haber conseguido hacer realidad este proyecto»

Carlos Manera consigue la segunda plaza en Guadalupe
El patrón catalán cruzó la meta de la etapa 2 tras 13:13:32 días, navegando a una media de 7,86 nudos y nos explica sus primeras impresiones al llegar: “Ni al final de la etapa me di por vencido. Empujé, empujé y empujé. Vi que tenía velocidad y que por momentos le iba ganando millas a Fede. Esta última mañana comencé a ir muy rápido con las borrascas, pero rompí el espinaquer grande y luego el medio. Así que bajé un poco el ritmo para completar las últimas millas. He terminado esta Mini Transat muy cansado, a pesar de que había encontrado un buen ritmo en el agua. Un ritmo que me permitió manejarme bien y descansar bien, especialmente con los foils. Es algo con lo que estoy feliz. Termino con un sentimiento general positivo. Evidentemente me hubiera gustado ganar, pero estoy muy contento a pesar de todo»
“Esta segunda etapa comenzó con condiciones ligeras y en ceñida. Fue un poco raro, pero luego el ritmo se aceleró y se volvió muy fresco, con fuertes vientos alisios. Fue realmente agradable ver que el barco era capaz de ir muy rápido, pero requirió mucho esfuerzo, tanto físico como mental. Terminar segundo en la general, aunque aspirara al primer puesto, sigue siendo muy satisfactorio. No olvido que hace exactamente un año estaba terminando de construir el casco del barco, para botarlo en diciembre y luego realizar las regatas de clasificación, las etapas de fiabilidad y todo lo demás… ¡Subir al podio es genial! Sufrí algunos daños menores y esto me recordó que el primer objetivo al cruzar el Atlántico es llegar al otro lado.
La avería más complicada fue romper el balcón de popa. Fue incluso peligroso porque cayó al agua y casi me voy con él. Este incidente me hizo perder energía, pero también me hizo perder el contacto con Federico (Waksman) pues perdí 4 o 5 horas en encontrar una solución al problema. Luego se me hizo difícil volver. Estoy contento porque no creo que haya hecho nada extraño en términos de estrategia o táctica, lo que no fue el caso cuando participé por primera vez en esta regata hace dos años. He terminado segundo, pero no tengo mucho que reprocharme. Genericamente hice las cosas correctamente.