La foca monje vuelve a la isla de Favignana (Egadas) tras ser declarada extinguida en los años 70

Mar Abierto - Distintas foto-trampas han permitido confirmar la presencia invern

La inspección llevada a cabo por miembros del Instituto de Investigación Marina Aplicada (ISPRA) y del personal del Área Marina Protegida de las Egadas (AMP) confirma la sostenida frecuentación invernal de –al menos- un ejemplar de foca monje en el archipiélago. Nueve foto-trampas instaladas en la isla documentan esta noticia, tras tres años de avistamientos indocumentados de foca monje en estas islas.
El resultado, de excepcional importancia científica, reconfirma la presencia de la foca monje en el AMP de las Egadas. Esta especie es singularmente rara y su supervivencia está muy amenazada. Hace décadas que había sido declarada extinta en Italia, por cuanto es una alegría su presencia confirmada en dos de las tres islas de las Egadas.
La foca monje del Mediterráneo fue observada regularmente en las islas Egadas hasta mediados de los años 70, pero su frecuentación se desvaneció estas últimas décadas como en muchas otras islas italianas. La atención prestada por el ISPRA en los avistamientos desde 1998 ha puesto de relieve la presencia puntual de eta especia en algunas localidades italianas, particularmente en el archipiélago de las Egadas.
El monitoreo con foto-trampas se inició en 2011 en algunas cavernas submarinas semi-sumergida de Marettimo. En 2015 se amplió la búsqueda a unas cuevas situadas en Favignana y Levanzo, confirmando la hipótesis de la frecuentación de la especie en el archipiélago. El monitoreo más extenso ha confirmado la frecuentación de otros puntos costeros en dos de las tres islas, utilizados como lugares de descanso invernal durante tres años consecutivos desde 2016.
Los ejemplares fotografiados en el periodo 2011-2017 son posiblemente dos hembras adultas, dado su tamaño, el color del pelaje y la presencia visible de cicatrices en el cuerpo de los ejemplares fotografiados. Esta última observación es un buen augurio pues, aunque no hay evidencia de actividad reproductiva en el archipiélago, las cicatrices en el cuerpo son indicativas de intentos de acoplamiento. Es probable que los especímenes observados hayan interactuado con machos en un área más lejana frecuentada por la especie. El último avistamiento fotografiado por las ‘trampas’ data de diciembre de 2017.
"Son resultados extraordinarios - afirma el director de AMP, Stefano Donati - obtenidos gracias a los investigadores de ISPRA y a por nuestro personal científico. Los resultados confirman la importancia estratégica de las Egadas, la mayor reserva marina del Mediterráneo y un contenedor de hábitats prioritarios y especies protegidas en un estado de conservación excepcional. La elección de proteger y apoyar el desarrollo de esta área es gratificante y hoy la foca monje se ha convertido en la marca del archipiélago. También agradecemos al Ministerio del Medio Ambiente, que nos ha proporcionado recursos para llevar a cabo este trabajo en los últimos años".
"La foca monje vino a visitarnos por Navidad, comenta el presidente de AMP, Giuseppe Pagoto, como un regalo inesperado y maravilloso. Creo que, más allá del resultado científico, es la coronación de muchos sacrificios y mucho trabajo por parte de muchas personas. También se puede considerar un paso adelante hacia el desarrollo sostenible y una nueva posibilidad de promover nuestras islas únicas y verdaderamente increíbles".
"El monitoreo realizado por ISPRA, el AMP y el Ministerio de Medio Ambiente - declaró Alessandro Bratti, director general del ISPRA,"es un ejemplo de los resultados que se pueden conseguir con la colaboración mutua. Dado el grado de amenaza de la especie y la ubicación geográfica de nuestro país en el medio del Mediterráneo, los resultados del monitoreo realizado por ISPRA, confirmando la presencia de la foca monje en nuestras aguas y resaltan la importancia que Italia se involucre de una manera cada vez más efectiva en su protección y conservación a gran escala".