Ben Ainslie debe hacer una llamada de seguridad en su propia luna de miel

Mar Abierto - Ben Ainslie y su esposa Georgie Thompson a bordo del 'Rita'.

(14/1/15) La realidad supera a menudo a la ficción y nadie pensaría que el multicampeón Ben Ainslie hubiera de tener el menor problema en manejar un tranquilo velero de crucero en sus vacaciones de luna de miel. Lo más curioso del caso es que el rescatador fue nada menos que el multimillonario Sir Richard Branson, a pocas millas de allí en su isla privada en el Caribe.

Ben Ainslie estaba de vacaciones en el Caribe con su velero de 58 pies ‘Rita’, disfrutando de su luna de miel tras su reciente matrimonio con la presentadora de televisión Georgie Thompson. El pedigrí no tuvo compasión con el táctico del Oracle y cuatro veces medalla de oro olímpica y la mayor enrollable del velero del matrimonio Ainslie rompió su mecanismo y se trabó, poniendo a su pareja de tripulantes en serio peligro junto a la costa.
Todo esto ocurría en las inmediaciones de Necker Island, la isla privada de Sir Richard Branson, y el magnate y su personal de servicio de la mansión fueron los primeros en acudir a la llamada de socorro del inglés.
El propio Branson explicaba la anécdota después con su habitual jocosidad: “Nadie espera acudir a una llamada de solicitud de ayuda (Pan Pan) y encontrarse en el barco a uno de los mejores navegantes de todos los tiempos. La verdad es que su velero tenía un problema mecánico grave en el sistema de enrollado de la mayor. No era en absoluto un fallo de Ben y en su mensaje solo solicitaba ayuda”.
Miembros de su staff acompañaron a Branson al rescate del barco de Ainslie, que requería más manos para poder resolver su problema con la mayor. “En todo momento se mantuvo en calma y nos fue dando las instrucciones precisas para resolver el problema. Se notaba que está muy acostumbrado a lidiar con situaciones bastante complicadas en el agua”, terminaba explicando Branson, refiriéndose el 8 a 1 en contra que solucionó en la pasada Copa América con el Oracle o la complicada medalla de oro (la cuarta) que consiguió en los JJOO de Londres.