35 años más de concesión para el RCN de Pollença

Mar Abierto - El Real Club Náutico de Pollença es uno de los más modernos y diná

(25/10/17) Ayer se anunciaba desde la Conselleria de Territori del Govern Balear la renovación de la concesión del RCN de Pollença por 35 años más a partir de 2018. El acuerdo ha de ser ratificado esta semana por el Consell de Govern y supone una inversión de 7 M€ y un canon anual de 454.000 € (¡20 veces superior al anterior!) que los socios y transeúntes del Club habrán de satisfacer a las arcas de la Comunidad.

El propio Conseller de Territori Marc Pons recordaba que los acuerdos alcanzados recientemente con distintos clubes baleares supondrán a los aficionados a la náutica unos devengos anuales de 9,8 M€ a las arcas de la Conselleria "sin que ello conlleve el aumento de amarres". Esto quiere decir que los amarres existentes en las islas habrán de ser forzosamente más caros. Mala noticia. "Balears destaca por aplicar una fórmula que da seguridad jurídica a los concesionarios; actualiza los cánones y mejora los ingresos para la Administración", confirmaba satisfecho al respecto el conseller Pons.
El acuerdo firmado por el Real Club Náutico de Pollença implica que el Club modernizará sus instalaciones y servicios para que "pueda continuar siendo referente en el siglo XXI de la náutica deportiva y social de calidad en la zona norte de Mallorca, a la vez que motor del deporte náutico, todo esto sin necesidad de ampliaciones ni consumir más territorio", concluía Pons.
La concesión del Port de Pollença, como otras concesiones en las Baleares, finalizaba anticipadamente en 2018 por la aplicación de la Ley de Costas y el acuerdo implica a los socios del Club el compromiso de abonar a Ports de les Illes Balears un canon de 454.175 € anuales frente a los 20.770 € que pagaban hasta la fecha. Igualmente, los socios del Club se comprometen a sufragar inversiones por un total de 6.981.660 €, algunas ya ejecutadas por valor del 794.160 €, como el acceso rodado al Club y el nuevo travelift.
Las demás actuaciones que se van a acometer son las mejoras en muelle exterior y refuerzo del espigón; la prolongación de pantalanes para mejorar su adaptación a las modernas medidas de las embarcaciones; mejoras en el muelle de espera; sustitución de losas en los pantalanes; mejora de servicios y suministros; nuevos edificios e instalaciones sociales y la mejora de la eficiencia energética de los edificios.
Tras el acuerdo con el RCN Pollença, solo falta el pequeño puerto de Can Picafort en la bahía de Alcudia para adaptarse a la Ley de Puertos de las Illes Balears. Antes de final de 2017 está previsto que se apruebe esta renovación que dará por acabado el proceso de adaptación de los 29 puertos baleares afectados por la finalización anticipada de las concesiones prevista por la Ley de Costas para 2018.

(por: Enric Roselló, editor de Mar Abierto)