Primera prueba: Bavaria Vision 42

Mar Abierto - Aprovechando la suave brisa de la tarde dimos unos bordos con el g
Mar Abierto - El Vision 42 aguanta todo su trapo arriba en ceñida hasta unos bue
Mar Abierto - Sorprende la capacidad de este barco para alegrar la corredera con
Mar Abierto - El puesto de gobierno es muy confortable en cualquiera de las posi
Mar Abierto - Abriendo escotas con viento sostenido, la corredera se mantenía en
Mar Abierto - Molinete bien encarado y roldana larga y envolvente, pero apenas h
Mar Abierto - Entre las opciones, los winches eléctricos Lewmar EVO aportan el c
Mar Abierto - La maniobra del genaquer incluye este pequeño y práctica cáncamo a
Mar Abierto - La cubierta de madera y los tambuchos enrasados dan un buen empaqu
Mar Abierto - Detalle de la base del palo, con la contra rígida (muy horizontal)
Mar Abierto - El joystick es el único control del motor y de las maniobras en pu
Mar Abierto - La excelente disposición del puesto de gobierno y la asimetría de
Mar Abierto - Interiores alegres y llenos de luz, con una altura de 2 m. en el t
Mar Abierto - En el panel, junto a la mesa de cartas, están los interruptores ge
Mar Abierto - Excelente disposición de la cocina, tanto en puerto como en navega
Mar Abierto - La caja de la nevera definitiva vendrá compartimentada y separando
Mar Abierto - El camarote de popa puede alternar su configuración como cama dobl
Mar Abierto - Gran amplitud en la única cabina de baño. Al fondo, tras la ducha,
Mar Abierto - Un camarote de armador digno de este nombre, con buena capacidad d
Mar Abierto - En general, tanto la uluminación como la ventilación natural están
Mar Abierto - El Volvo de 55 CV del barco de pruebas alcanzaba los 8,6 knt. de p
Mar AbiertoDetalle de algunos de los pernos de la quilla con bulbo (2,13 m.), qu
Mar Abierto - Cómodo acceso bajo el suelo del salón al calentador, el grupo de a
Mar Abierto - Bajo los bancos de estribor del salón hay dos grandes cofres de es
Mar Abierto - Solo dos amplios camarotes dobles en este 42 pies diseñado por el

Un barco de armador

Tras el éxito del Vision 46, el segundo modelo de esta gama de Bavaria para armadores particulares abunda en un interior confortable, con dos únicas y amplias cabinas. El Vision 42 va sobrado de espacio y su casco es capaz de buenas medias de velocidad.

Por: Enric Roselló

Las pautas de la gama Vision son el fruto de la consulta del astillero a más de 300 armadores de distintos Bavaria. Tras este intercambio de opiniones, en Bavaria concluyeron que las prioridades buscadas en la nueva gama, decididamente orientada al armador privado, eran: comodidad, facilidad de maniobra y prestaciones honrosas.
Como complemento a estas tres prioridades, los futuros clientes de los Vision querían barcos diseñados bajo un prisma de moderno clasicismo, con una calidad de construcción y nivel de equipamientos por encima de la media en barcos de serie. Y a esta hoja de ruta -ciertamente ambiciosa-, Bavaria debía aportar, además, su tradicional buen precio.
Como la mayoría de barcos de armador, los Vision ofrecen una acomodación nocturna limitada, priorizando la amplitud de espacios y la capacidad de estiba. Son barcos pensados para una pareja de cierta edad, que navegará dos o tres meses al año con familiares o amigos como invitados ocasionales.
La prueba del Vision 42 la hemos hecho con estas premisas en mente.

Un diseño a la altura
El gabinete de Bruce Farr es el responsable del diseño del Vision 42. Haciendo honor a la premisa de “moderno clasicismo”, el casco no tiene pantoques vivos ni lanzamientos de proa y popa rabiosamente rectos. La dureza de escora está garantizada por una quilla profunda (2,14 m.), pesada (2.767 kg.) y terminada en bulbo tipo “pata de elefante”.
La cabina sí que se apunta a la modernidad de las formas lenticulares, pero sin estridencias en la forma ni en el tamaño. Los tambuchos enrasados y la cubierta de teca (opción a 10.500,- €) contribuyen a realzar el empaque del conjunto. El resultado es armónico y el Vision 42 es un barco que entra fácil por los ojos, incluso a los reacios a las formas curvas de cabina.
Bavaria estrena ingeniería en la construcción del Vision 42, con unos métodos donde refuerzos y soportes del mobiliario van integrados al casco en forma de un ligero contramolde, con su trama totalmente solidaria a la carena. La calidad del proceso está avalada por la Lloyd alemana.
La bañera del Vision es muy amplia y tiene dos puntos que merecen ser destacados. El primero es el puesto de gobierno, con sus finos pedestales y un asiento el “L” que permiten llevar la rueda con comodidad tanto mirando a proa como sentado en las bandas, con la rueda entre las piernas y el pie apoyado en el pedestal. Los winches quedan a mano del timonel, pero también pueden manejarse sin problemas por delante de las ruedas. Y por si esto fuera poco, la abertura del pedestal permite a los tripulantes más ociosos estirar las piernas cuando están tumbados en los bancos. Resumiendo, el puesto de gobierno del Vision 42 nos parece de lo mejorcito en su género.
El segundo aplauso en la bañera va por la asimetría de la entrada y la mesa de la bañera. Una primera cualidad de esta asimetría es poder utilizar la mesa en navegación sin molestar ni ser molestado por las maniobras ordinarias. Los winches sobre las brazolas quedan suficientemente a popa de la mesa (cuando está plegada) y las drizas del palo llegan centradas en el techo de la cabina, con la ventaja añadida de que los desviadrizas apenas añaden resistencia al paso de los cabos.
La circulación por cubierta es correcta, pero tiene un pequeño escollo (pensando en tripulaciones senior) en el paso sobre las brazolas. Es el peaje a pagar por los altos respaldos en la bañera y por el volumen que su anchura procura al interior.
Superado este paso, la circulación es fluida hasta la misma proa, sin apenas obstrucciones en el paso bajo los obenques (arraigados en el casco) ni en los alrededores del palo. Tal y como está plateada la maniobra, tampoco será necesario salir de la bañera mucho más que para envergar las velas de portantes o para las maniobras de fondeo.
En lo referente al fondeo, el kit (opción a 2.150,- €) incluye molinete, ancla Delta de 16 Kg. y 50 m. de cadena D8, calibre un poco al límite para un barco de más de 10 T. El ancla debe ir permanentemente en su roldana, pues entra con dificultad en el cofre de anclas.

Interiores: Hacer de la funcionalidad un lujo
La distribución interior del Vision 42 recuerda mucho a la del Vision 46. El nuevo modelo sigue en la tendencia de amplitud de su predecesor y solo ofrece dos cabinas dobles. La de proa, destinada al armador, disfruta de un amplio armario a babor y un par de cajones bajo la litera. En estribor se propone un segundo armario con tocador y banqueta o la opción de un aseo sin ducha.
Pensando en largas estancias en familia, la distribución estándar parece más lógica y más cuando el baño principal es francamente amplio y dispone de ducha separada.
A popa del baño principal y accesible por una puerta de madera desde la ducha (¡!), y también desde la bañera, hay un enorme pañol que ocupa el espacio de un camarote doble, donde incluso se puede circular de pie por su interior. El sueño de todo navegante de largos vuelos, y tampoco parece muy complicado improvisar una o dos literas en su interior.
La segunda cabina, ubicada bajo la bañera, propone una gran litera que puede configurarse como cama doble o en formato de dos literas individuales, opción muy olvidada por los astilleros y que tiene muchos adeptos. La estancia es grande y resulta acogedora.
Otra peculiaridad que me gusta de la distribución es la cocina que, gracias a la asimetría de la escala de entrada, se ha podido configurar con pasillo central. Esta distribución, muy habitual en barcos con bañera central, permite que el cocinero tenga excelentes apoyos incluso con fuerte escora, al tiempo que se minimizan sus desplazamientos al trabajar. El mayor inconveniente es que el chef cierra el paso al camarote de popa, problema que también suelen tener –hacia proa- las cocinas a lo largo del salón.
El resto del interior lo ocupan el comedor y la pequeña mesa de cartas, que sube y baja de nivel ocupando la parte central de la banqueta/litera de babor. El comedor, desplazado a estribor con un banco en “L” permite sentar sin mayor problema a toda la tripulación a su alrededor y también puede convertirse en litera doble en caso de necesidad.
En general, la decoración es moderna y los acabados de buen gusto. Los colores claros del mobiliario del barco de pruebas (hay otras opciones) combinados con el blanco del techo y el tono el oscuro del suelo y algunos frontales dan un resultado familiar. Es una decoración alejada del clasicismo marinero de la teca y los suelos alistonados, pero el resultado es alegre e invita a la vida a bordo.
En el lado negativo, mis reticencias van hacia el excesivo transformismo de espacios. Me explico: la mesa de la bañera se pliega y se despliega para navegar, también puede abatirse para tomar el sol, pero alguien habrá de subirla y montarla otra vez para el aperitivo, el almuerzo o la cena. Otro tanto sucede con la mesa de cartas, que sube y baja para alternarse como litera de navegación, con unos extremos de la litera que, durante las comidas, salen de su alojamiento y se convierten en las banquetas laterales del comedor. El comedor, por su parte, también se convierte en litera doble ocasional bajando y subiendo la mesa –a su vez desplegable- y en el camarote de popa puede configurarse con litera doble o con dos camas individuales. Cada una de estas transformaciones va acompañada del consiguiente trasiego de colchonetas que, desmontadas, ocupan la mitad del enorme pañol de popa.
Sinceramente, no veo al armador tipo de este velero, un crucerista cercano a su feliz jubilación, montando y desmontando mesas y trajinando colchonetas arriba y abajo todo el día. La navegación confortable empieza con estos detalles.

Navegando a motor
Con el silencioso Volvo de 55 CV Saildrive del barco de pruebas (opción a 4.600,- €), el Vision 42 llegaba tranquilamente a los 8,6 nudos a tope de vueltas (3.000 rpm), manteniendo 7,6 nudos en velocidad de crucero sobre las 2.000 vueltas. Buenas medias de velocidad y una autonomía que puede rondar las 260 millas con los 210 l. de gasoil del depósito.
La maniobrabilidad en puerto es excelente. El Vison 42 gira prácticamente sobre sí mismo y apenas tiene caídas laterales arrancando avante o atrás. La respuesta del timón también es rápida y efectiva en ambos sentidos.
El barco de pruebas llevaba instalado en novedoso sistema Docking Control 360º que Bavaria ha diseñado en colaboración con Garmin. Esta opción está incluida en el Pack Navigation II (22.980,- €), junto con el cableado del VHF, el plotter Garmin 4008 y el piloto automático Garmin GHP 12.
Controlar las maniobras de puerto y llevar el barco hacia cualquier dirección (doble hélice de maniobra) mediante un simple joystick parece superfluo en un velero con la excelente maniobrabilidad del Vision 42, pero una vez se ha probado este sistema es fácil sucumbir a esta –cara- tentación.

Prestaciones a vela
Probamos las prestaciones del Vision 42 en aguas de Loano (Italia), durante una larga jornada en la que alternamos sol, lluvia, vientos de 14/15 nudos con algunas olas y luego ventolinas entre 5 y 7 nudos con mar plana. Un buen ramillete de condiciones de navegación para un balance global francamente positivo.
Ciñendo con cerca de 20 nudos de aparente, en nuevo Bavaria aguanta impecablemente todo su velamen arriba. El barco de pruebas llevaba la opción de mayor enrollable de alta gama en tejido laminado, manteniendo medias entre 6 y 7 nudos (barco equipado con hélice plegable), con bañera la bañera seca en todo momento y las ruedas apenas mostrando los primeros síntomas ardientes.
Abriendo el rumbo, el GPS marcaba rápidamente velocidades entre 7 y 8 nudos, con puntas flirteando con los 9 nudos. La ola no era especialmente alta y apenas afectaba a la buena estabilidad de rumbo.
La mayor sorpresa nos la llevamos navegando con ventolinas. Un desplazamiento sobre las 10 toneladas con una superficie vélica de 88 m2 no es una combinación de cifras muy prometedora con poco viento, pero el Vision 42 arrancaba con viveza al menor soplo y se permitía ceñir con medias rondando los 5 nudos.
El pequeño y estilizado foque Elvstrom laminado, con su escotero muy entrado sobre el techo de la cabina, tiene buena potencia y capacidad para remontar el viento, pero –como es habitual en este tipo de velas- su ángulo de ataque es estrecho y los despistes en el rumbo o en el ajuste de la escota se pagan pronto en la corredera.
Aprovechando el suave viento que quedó por la tarde, tampoco perdimos la oportunidad de dar unos bordos con el genaquer. Su maniobra (kit vela y maniobra a 4.400,- €) incluye un práctico mini-botalón que queda instalado fijo a proa del estay y la vela Elvstrom suministrada tiene un buen corte.
Con una brisa agonizante,que mayormente soplaba entre 5 y 7 nudos, más allá de 120º al barco le faltaba alegría, pero cerrando el rumbo hasta casi el través la corredera despertaba y alcanzamos puntas de más de 8 nudos en las rachas. El casco se mantenía bien estable con la escora y sólo las 1 ¾ vueltas de timón entre tope y tope incomodaban el gobierno, obligando movimientos muy amplios de rueda para mantener recta la estela.

Maniobrando a base de amperios
El Vision 42 que Bavaria puso a disposición de Mar Abierto para esta prueba estaba prácticamente “full equiped”, hasta el punto que, lista de opciones en mano, su precio pasaba de los 131.900,- € de la tarifa base a unos considerables 238.265,- € finales.
Entre las distintas opciones montadas hemos comentado el sistema de maniobras 360º en puerto, pero navegando a vela, este Vision también llevaba los winches Lewmar EVO (opción Trim Control a 8.650,- €), con un par de ellos maniobrando al unísono las escotas de Génova en barlovento y sotavento, otro par controlando la doble escota de ajuste de la mayor y un quinto winche (todos Lewmar 45 ST) en el control de drizas por mando eléctrico desde la timonería. ¡Como en un megayate!
Virar el Vision 42 con los winches eléctricos EVO solo requiere apretar un botón. El winche de sotavento empieza entonces a largar el foque, al tiempo que el winche de barlovento empieza también a cazar su escota. Así de simple y el mayor riesgo es equivocarse de color del botón (rojo/verde) a la hora de virar a babor o estribor.
Manejar las escotas de mayor requiere otras cavilaciones. No basta con cazar o amollar cualquiera de los dos winches, pues con la doble escota, la posición de la botavara varía según se actúe sobre la escota de barlovento o la de sotavento. Más fácil de hacer que de explicar.
Y si todo falla, el barco se queda sin amperios o apetece hacer un poco de ejercicio, sólo hay que poner las manetas de winche en su alojamiento y los sistemas se desconectan automáticamente, pasando a modo manual.

Balance final
El Vision 42 cumple fielmente con las premisas de su programa, lo cual dice mucho a su favor. Es un barco bien diseñado y construido, cómodo en cubierta e interiores, fácil de manejar y navega rápido tanto a vela como a motor.
Pocas críticas pueden hacerse a esta homogeneidad y más teniendo en cuenta que el precio base es muy competitivo en su segmento, incluso añadiendo al pedido algunas opciones que deberían estar en el equipo estándar de un barco que se quiere de gama alta (molinete, agua caliente, cortinas, ducha interior, cargador de baterías, . . . . ).
La mayor laguna, como comento más arriba, la veo en el excesivo transformismo de los espacios. A partir de cierta edad (y lo dice un miembro de este selecto club) una mesa debería ser todo el día una mesa, un solario un solario y la mesa de cartas no es una litera. Andar todo el día alternando configuraciones se me antoja agotador. Y este problema tampoco es grave, se soluciona dejando como fija la configuración preferida para cada estancia.

Principales características
Esl. tot.: 12,80 m., Esl. casco: 12,50 m., Esl. flot.: 11,78 m., Manga: 4,05 m., Calado: 2,13 m. (1,69 m. opc.), Desp.: 10.085 kg., Quilla: 2.767 kg., Mayor: 50 m2, Foque: 38 m2, Genaquer: 125 m2, Agua: 210 l., Gasoil: 210 l., Motor: Volvo D-2 40 CV (opc. 55 CV), Precio base: 131.900,- €. Bavaria Spain