Perlas del Pantalán: Sun Magic 44

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Vocación de tragamillas

Rápido, elegante y muy habitable, el Sun Magic 44 siempre ha tenido una excelente aceptación entre los navegantes. Lo hizo cuando el barco estuvo en el catálogo de Jeanneau y lo sigue haciendo décadas más tarde en el mercado de ocasión, donde los ‘Sun’ de esta generación (Sun Kiss 47, Sun Rise 35, Sun Light 31, . . . ) siguen siendo veleros buscados y bien valorados por los aficionados.

Pocos barcos de la talla del Sun Magic 44 han flirteado con la barrera de las 500 unidades fabricadas en su vida comercial. Y más teniendo en cuenta que Jeanneau tuvo en producción este modelo durante solo cinco años desde 1988, terminando su carrera en 1993 bajo la denominación de Sun Odyssey 44. El barco se presentó buscando ofrecer una opción más económica al legendario Sun Kiss 47. El recién llegado conservaba numerosos parecidos con el Sun Kiss en sus líneas de agua y en la distribución de cubierta e interiores, a pesar de que el Sun Kiss era un diseño de Phillipe Briand y el Sun Magic obra de su amigo Daniel Andrieu.
Como siempre suele suceder, el éxito del Sun Magic 44 se debe a sus propias cualidades, resumidas en una acertada combinación entre prestaciones, calidad de acabados y capacidad de acomodación. Cualidades muy bien acompañadas por una estética intemporalmente elegante y atractiva.
Originalmente, el Sun Magic 44 se proponía en versiones de acomodación con dos y hasta cuatro cabinas dobles. También lo encontramos con el mástil Estándar o Regata y con orza de perfil elíptico en fundición de hierro, aleación de plomo o abatible.
De todas ellas, la más habitual fue la de aparejo Estándar con cuatro cabinas, plebiscitada en su momento por algunos armadores particulares, pero sobre todo por numerosas empresas de chárter, que hicieron de este modelo uno de los iconos del alquiler más buscados en su momento. Con el tiempo, las unidades revertiendo del chárter han sido una de las fuentes mejor surtidas del Sun Magic 44 en el mercado de ocasión.
Diseñado por Daniel Andrieu, el Sun Magic es un velero que se defiende honrosamente con ventolinas, pero que muestra todo su potencial con brisas a partir de los 12 nudos (algo menos en la versión Regata), siendo capaz entonces de firmar medias regulares por encima de los 7 nudos en cualquier rumbo.
Los amantes de largas singladuras siempre han apreciado este modelo por su cómodo y rápido navegar tanto en ceñida como en portantes. El principal reproche, al margen de una ligera pereza con ventolinas, es cierta volatilidad del rumbo en portantes. El timón semi-suspendido exige atención al caña y los repetidos esfuerzos en la rueda han dado origen en algunas unidades a deslaminados en el pasador del sector o en los soportes de la mecha del timón. Es un tema a repasar en las unidades de ocasión.

Cubierta a lo grande
En cubierta, el Sun Magic 44 es un velero que pronto se hace querer por sus tripulantes. La enorme bañera (para su época), los amplios pasillos laterales y la generosa y bien dimensionada maniobra siempre han sido una referencia. Una singularidad de este modelo es la bañera ‘individual’ entre la bañera y la escala de acceso a la cabina, un rincón siempre apreciado en las guardias nocturnas, pero que nunca acabó de convencer a la prensa náutica ni a los aficionados.
Un mástil de dos pisos de crucetas transversales (tres en la versión Regata) con baby-stay en proa soportan los casi 100 m² del Sun Magic en ceñida. El barco no lleva los obenquillos a popa habituales en esta configuración de mástil, una carencia que los propietarios más regateros solventaron en su momento con unas burdas simples para obtener la máxima estabilidad del perfil.
Pensado para navegaciones de cierta entidad con tripulaciones numerosas, el Sun Magic 44 proponía en su día agua fría y caliente a presión (480 l.) y bomba de pie de agua salada en la cocina en el equipamiento de serie.
En su momento era considerado un barco especialmente cómodo y la acomodación solo recibió algunas críticas por la ausencia de literas individuales de navegación (tema solucionado en algunas versiones) o por lo empinado de su escala de entrada.
La cocina a lo largo del salón es especialmente amplia, la mesa de cartas también resulta generosa en tamaño, las cabinas dobles son todas espaciosas, el comedor es acogedor y el barco en general se hace agradable en la vida a bordo, incluso en plena ocupación.
En el lado negativo, el salón del Sun Magic 44 resulta más oscuro de lo que estamos hoy acostumbrados en los veleros de esta eslora. Las grandes ‘ventanas’ laterales en la carena aun no existían en los años 80 y el Sun Magic se contenta con unos pequeños y prácticos portillos practicables que se añaden a la cuidada ventilación natural de este Jeanneau, que cuenta con numerosas aberturas practicables y dos pares de doradas (tres en opción) sobre cubierta.
La motorización habitual del Sun Magic 44 era el Perkins Prima M50 (50 CV) con transmisión por eje, capaz de mantener medias de unos 7,5 nudos con el casco y la hélice limpios. No es el motor más moderno ni silencioso del mercado, pero sí que es una mecánica de legendaria longevidad y aún es posible verla en activo en algunas unidades del mercado de ocasión. El acceso al motor es cómodo de acceso por su parte delantera, pero los pequeños huecos laterales para llegar al filtro y al motor de arranque son bastante más puñeteros en su funcionalidad.

Un barco para navegantes
Un Sun Magic 44 es un velero cuya afinada silueta todavía gira las miradas entrando en puerto. Este barco todavía puede competir en regatas de club frente a cruceros familiares de reciente hornada sin miedo al ridículo. Y ya no hablemos de su versión Regata, con 2 metros más de mástil que la Estándar y un acastillaje –todavía- más completo.
Pero no nos engañemos, un barco de los años 80 requiere inspecciones en todos sus rincones y las unidades que no hayan sido bien mantenidas y puestas al día mostrarán carencias costosas de subsanar. Salvo casos accidentales o en unidades con varios años de manifiesto descuido, la materia prima es muy buena e invertir en este barco siempre obtiene una buena recompensa. Si el precio de compra es acorde con el estado del barco, hacerse con un Sun Magic 44 está siempre justificado.
Este Jeanneau está construido con fibra de vidrio reforzada con Kevlar y sus refuerzos transversales y longitudinales están laminados al casco sin contramoldes integrales, ofreciendo una solidez del mejor nivel sin recargar el peso del conjunto ni elevar el centro de gravedad.
El Sun Magic 44 no lleva apenas más contramoldes que los de las cabinas de baño. El estilismo de estas cabinas muestra unas combinaciones de tonos ‘años 80’ verdaderamente irrepetibles. Algunas series tienen el gelcoat azul royal combinado con el mobiliario en azul marino y la grifería y pasamanos a tono. En otras unidades –o series- el gelcoat es color antracita y combina con los paneles en azul celeste. Los resultados son ciertamente singulares y vale la pena conservarlos en su esplendor.
La carpintería interior es más tradicional en su propuesta y muestra un trabajo de una calidad imposible de emular en nuestros días en un barco de serie. Pero también se ha de decir que, en caso de que los barnices estén dañados o las entradas de agua hayan sido persistentes en la madera, poner al día estos interiores será un trabajo titánico.
Lo mismo puede decirse de las instalaciones de agua o electricidad. Sus estándares de calidad eran sobrados en los años 80, pero hoy resultan mayormente anticuados y siempre se agradecerá que hayan ido poniendo al día. El parque original de baterías, por ejemplo, se resumía a una batería de 70 Ah y otra de 160 Ah., una capacidad a todas luces insuficiente para el moderno equipamiento de un 44 pies.
Otro tanto sucederá en los textiles interiores, la electrónica, las velas, la arboladura, el acastillaje o el estado del gelcoat de casco y cubierta. En el mercado se pueden encontrar Sun Magic 44 que son verdaderas joyas sobre el agua y otras unidades que son ‘pozos sin fondo’ en la inversión que requiere su rehabilitación. Hay que conservar la cabeza fría en la elección.

Características: Años de fabricación: 1988–1993, Unidades fabricadas: 490, Material construcción: Fibra de vidrio reforzada con Kevlar, LOA: 13,33, HL: 13,10 m., LWL: 10,60 m., BMAX: 4,23 m., Calado: 2,12 m., Lastre: 3.645 kg., Desp.: 10.000 kg., Mayor: 37,5 m² (Regata 48,76 m²), Génova 150%: 65,24 m², Spinaquer: 128,3 m², Agua: 480 l., Agua caliente: 41 l., Frigorífico: 150 l., Gasoil: 220 l., Motor original: Perkins Prima 50 CV, Precio en 1988: 160.000 € (aprox.), Diseño: Daniel Andrieu.

(por: Enric Roselló)