Perlas del Pantalán: Moody 35

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Comodidad garantizada

Presentado a primeros de los años noventa y en producción durante casi toda esa década, el Moody 35 fue el primer exponente en la buscada modernización de los diseños de Bill Dixon para este astillero inglés, apostando por mejores prestaciones y por una puesta al día en el clásico interiorismo en esta marca británica.

Pocos astilleros hay tan representativos de la industria náutica británica como Moody. Su fundador, John Moody recibió incluso a finales de los años setenta el Queen´s Award de manos de la reina Isabel II, en reconocimiento a su dinámica labor como fabricante y exportador de embarcaciones de recreo.
Los Moody siempre han respondido a criterios de diseño y navegación muy concretos. Son barcos pensados para largas estancias a bordo en ‘petit comité’ y capaces de afrontar condiciones duras de viento y mar con seguridad. Conseguir estas premisas quizás supone renunciar a unas excelentes prestaciones con ventolinas o a una máxima capacidad de acomodación, pero los propietarios de los Moody, que se cuentan por millares en todo el mundo, aprecian por encima de todo otro tipo de cualidades.
Entre ellas se puede citar una solidez estructural por encima de la media en embarcaciones de recreo fabricadas en serie. Otra característica de los Moody es la profusión, calidad y buen dimensionado de todo el acastillage estándar, sin olvidar la acomodación interior, que en estos barcos ingleses siempre resulta cómoda para todos sus ocupantes. Los Moody nunca destacan por su elevado número de literas, pero siempre garantizan que cada tripulante tiene su espacio vital a bordo.
Los primeros Moody, estamos hablando de los años sesenta, fueron diseñados por Angus Primrose, conocido en España por diseños tan emblemáticos como el Sirocco o el North Wind 40. Tras el fallecimiento de este arquitecto naval, su ayudante Bill Dixon tomó el relevo, encargándose desde entonces de la completa renovación de todos los modelos del astillero.
En su momento, Moody contaba con una de las factorías más modernas de Europa dedicada a la construcción en serie de veleros, con unas instalaciones de más de 200 mil m² donde se fabricaban la práctica totalidad de los componentes de sus barcos. Los Moody 54 y 64 fueron en su día los veleros de mayor eslora construidos en serie en Europa.
Tras la jubilación de John Moody, el astillero pasó a primeros de los años 90 a manos de Marine Projects, consorcio británico dedicado a la construcción naval y propietaria –entonces- de marcas tan conocidas como Princess o Sunseeker. De hecho, el Moody 35 fue uno de los modelos estrella de Moody bajo la batuta de Marine Projects. En 2007, en el epicentro de la crisis económica, el astillero británico pasó a manos de Hanse Group.

Ampliando horizontes
El Moody 35 fue presentado al público en 1990 y se mantuvo en producción hasta 1996, dejando paso a modelos de mayor eslora (37 y 38 pies). Por esa época, y recién entrada Moody en la órbita de Marine Projects, el astillero estaba en plena expansión comercial en Europa y para competir con las producciones francesas ofreció algunos de sus modelos (nunca el Moody 35) tanto con bañera central como con bañera en popa. Pocos años después, el astillero se dio cuenta de que su mayor potencial de ventas era, precisamente, las diferencias de concepto, diseño y construcción que tenían sus barcos comparados con modelos de otras marcas. Finalmente, todos los Moody volvieron a la bañera central como signo diferencial.
Los interiores del Moody 35, sin lujos aparentes, disfrutan de una calidad de fabricación y de barnizado que se hace patente con el transcurso de los años, con unos acabados en laminado de teca que nunca pasan de moda. A nivel de distribución, el Moody 35 fue el primer modelo de la marca británica con su popa habilitada con escalones para facilitar el baño y destacaba también por su bañera central, una rareza en barcos de esta eslora.
Esta configuración permite habilitar un camarote en popa para el armador de un tamaño inusualmente grande en esta talla de velero. Esta estancia queda directamente comunicada con la cabina de baño, en el pasillo babor y con doble puerta para ser también accesible desde el salón. El aseo goza también de notables dimensiones considerando que estamos en un 35 pies y cuenta con ducha separada.
La zona central del velero está ocupada por el salón, con la mesa central de alas abatibles y bancos en ambas bandas convertibles en litera. La cocina en el pasillo de estribor y es también inmensa para el tamaño del barco. En el extremo de proa, los invitados cuentan con una cómoda cabina doble. El más perjudicado en el reparto de espacios de la distribución es la mesa de cartas, correcta en su tamaño, pero mirando a popa y sin asiento propio (utiliza el banco del salón) ni panel frontal donde alojar instrumentos. ¡En 10 metros no se puede tener todo!
Cuatro literas (más otras dos ocasionales en los bancos del salón) pueden parecer poco para un barco de esta eslora, pero en el Moody 35 prima la comodidad de los ocupantes por encima de la capacidad de acomodación.
La decoración del Moody 35 sorprendía en su día por su modernidad. El barco dejó de lado la capintería detallista y 'sobrecargada' de sus predecesores, sustituyéndola por un estilismo más moderno y funcional. El nuevo modelo llegó con las puertas de las taquillas enrasadas a sus paneles, asideros en acero inoxidable, tonos de madera más claros, tambuchos y portillos de mayor tamaño en moody, buscando un hueco comercial en un segmento de mercado más amplio que los incondicionales de la marca. Esta modernización no implicaba ninguna renuncia a la calidad de construcción y acabados, temas que aumentan su cotización con el paso de los años.
Con un desplazamiento de unos 5.800 kilos para una superficie vélica de 63 m², el Moody 35 es un barco que empieza a desenvolverse con comodidad a partir de los 10 nudos de viento, con los 2.130 kilos de peso en la quilla asegurando una importante dureza de escora cuando el anemómetro sube con más brío. Las formas del casco en la obra viva son suaves y bastante llenas, garantizando la suavidad de navegación en el paso por la ola. Su aparejo, prácticamente a tope de palo y con dos pisos de crucetas retrasadas, también inspira confianza, siendo ésta la mejor cualidad del barco en líneas generales.
En cuanto a la motorización, el Moody 35 se ofrecía mayoritariamente con el Perkins Perama de 34 HP, si bien también existían las opciones de instalar el Thornycroft T80 de 35 HP o el Volvo 2040 de 39 HP. Con cualquiera de estas mecánicas el barco puede mantener cruceros sobre unos 6,5 nudos, con una autonomía respetable gracias a los casi 170 litros del depósito de gasoil.

Oportunidades limitadas
Pocos fueron los Moody 35 nuevos que llegaron a España en los años que duró su comercialización. En cualquier caso, numerosos propietarios de este modelo, la mayoría veteranos navegantes del norte de Europa y disfrutando de su barco varios meses al año, acabaron recalando en nuestras aguas para con los años poner su embarcación a la venta.
En general los Moody son barcos que aguantan muy dignamente el paso del tiempo y esto se nota en su cota de valoración. Este precio, superior a modelos de otros astilleros de su misma eslora y antigüedad, se justifica en pequeños y grandes detalles de construcción, acabado y equipamiento.
En compensación, los propietarios de cualquier Moody tienen la seguridad de navegar con un barco sólido, acogedor, cómodo y muy marinero, cualidades que muchos aficionados aprecian por encima de las prestaciones o la capacidad de acomodación.
Estas cualidades no implican que las tres buenas décadas que pueda tener cualquier Moody 35 a la venta obliguen a una exhaustiva revisión del barco, a sabiendas de que todos los elementos del mismo pueden estar pidiendo su ‘jubilación’ funcional.

Principales características: : Modelo: Moody 35, Constructor: Moody Yachts (Marine Projects), Diseñador: Bill Dixon, Años de fabricación: 1990 – 1996, Unidades construidas: 192, Material de construcción: Fibra de vidrio, Eslora total: 10,52 m., Eslora de flotación: 8,78 m., Manga: 3,62 m., Calado: 1,60 m. (1,19 m. opc.), Desp.: 5.811 kg., Quilla: 2.157 kg., Literas: 6 (incluidos bancos del salón), Mayor: 22,95 m2
Génova 150%: 40,08 m², Foque: 23,97m², Agua dulce: 195 l., Gasoil: 168 l., Motor: Perkins Perama de 34 HP, Thornycroft T80 de 35 HP o Volvo 2040 de 39 HP.

Por: Enric Roselló