Perlas del Pantalán: Hallberg·Rassy 49

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

El placer del gran crucero

El HR-49 un claro exponente de la filosofía y uno de los modelos más exitosos y longevos de Hallberg-Rassy. Estos astilleros suecos construyen veleros desde hace medio siglo con un esmero y una calidad encomiables. Los clientes de Hallberg-Rassy son navegantes poco limitados por su presupuesto y normalmente amantes de la navegación de altura.

Hallberg-Rassy tiene desde siempre su base en la pequeña población sueca de Ellös, a 100 kilómetros de Goteborg, en el sudoeste de la costa sueca. Esta compañía nunca ha destacado por las producciones seriadas destinadas al gran público, pero desde su fundación a primeros de los años setenta, Hallberg-Rassy ha fabricado más de 8.000 barcos, la mayoría de los cuales siguen navegando a plena satisfacción de sus propietarios.
La historia de este constructor se remonta a primeros de los años 40, cuando Harry Hallberg (1914 - 1997) abrió su pequeño astillero en Kungsviken, en el sur de Suecia. El señor Hallberg, quien a los 14 años ya se construía sus propios barcos de madera, empezó su carrera profesional construyendo barcos de este noble material. Todo y así, a primeros de los años 60 Hallberg fue de los primeros en Europa en darse cuenta de las posibilidades de la fibra de vidrio, siendo el suyo uno de los astilleros pioneros en la fabricación de barcos de "plástico".
Christoph Rassy, nacido en Baviera (Alemania), emigró muy joven a Suecia sin un duro en los bolsillos, pero con muchas ganas de mejorar en su pasión, el diseño y la construcción de barcos. Tras trabajar por cuenta ajena en un astillero sueco, el señor Rassy quiso establecerse por su cuenta. A primeros de los años 60, cuando los astilleros Hallberg se trasladaron a su actual ubicación en Ellös, el señor Rassy fue el comprador de los antiguos locales. Esta fue el primer contacto entre los señores Hallberg y Rassy.
Los astilleros del señor Hallberg y del señor Rassy fueron de esta manera directos competidores entre los años 1965 y 1972, cuando Harry Hallberg se jubiló. Christoph Rassy compró entonces el astillero de Ellös, pero conservó el nombre de Hallberg pues su gama de modelos ya tenía entonces un gran prestigio entre los navegantes. Lo curioso es pues que los señores Hallberg y Rassy, a pesar de compartir desde entonces el nombre de un astillero y de unos barcos de gran renombre, nunca fueron socios ni trabajaron conjuntamente.
En el fondo, lo importante de la historia es que de la experiencia de ambos constructores surgieron unas embarcaciones que han sido paradigma de lo que debe ser un velero cómodo y sólido para la navegación de altura.
La primera nota de este concepto de embarcaciones la dio Christoph Rassy en 1966 con su legendario Rasmus 35, un barco que luego formó parte del catálogo H-R. El Rasmus 35, diseño de Olle Enderlein, era un barco realmente grande para su época. Su bañera central cubierta con parabrisas, su considerable manga o su alto francobordo causaron verdadera sorpresa en su momento, siendo elementos pronto apreciados por navegantes de altura de todo el mundo, marcando las líneas maestras de diseño del astillero hasta nuestros días.
El primer Hallberg-Rassy tras la ‘fusión’ fue el Monsun 31, un velero presentado en 1973 y del que se construyeron nada menos que 904 unidades en los diez años que duró su producción. El siguiente modelo fue el HR-41, otro barco que causó un gran impacto. El HR-41 era el primer velero de serie con cabina de popa accesible desde el interior, una ingeniosa disposición que hoy sigue siendo utilizada por la mayoría de veleros con bañera central. En una corta pero intensa carrera (1975 - 1981), el astillero fabrico 105 unidades de este modelo, cifra alta para un barco de esta eslora en esa época. El HR 41 sigue siendo un queche de referencia entre los navegantes de altura y sus prestaciones nunca han decepcionado, hasta el punto que el ‘Gianin IV’ (1976) del italiano Pietro Supparo se dio el lujazo de imponerse en la general ORC 2005 de la Rolex Giraglia Cup a todos los SuperMaxi, protos y modernos veleros deportivos.
Varios modelos fueron apareciendo en los años siguientes y en 1982 Hallberg-Rassy presentó su HR-49, barco almirante de su gama y diseño de Christoph Rassy y Olle Enderlein, uno de los arquitectos suecos de mejor palmarés en barcos de regata por esos años. En su momento, un detalle muy comentados fueron sus cómodos sillones en el salón, nunca vistos antes en un velero de serie de esa eslora.
Terminaremos el repaso a la historia de Hallberg-Rassy comentando que en 1988, tras haber ampliado la factoría en varias fases para hacer frente a la creciente demanda, el astillero empezó una fructuosa colaboración con Germán Frers que todavía sigue vigente. Este arquitecto fue el responsable de todos los diseños de la marca presentados desde entonces, habiendo renovado por completo el catálogo de Hallberg-Rassy para ofrecer, manteniendo la misma calidad de fabricación, unos cascos de mejores prestaciones a vela.

Un velero de referencia
El Hallberg-Rassy 49, del que se fabricaron 89 unidades, se ofrecía con aparejo de queche o -excepcionalmente- sloop. Este velero reúne todos los pequeños y grandes detalles de construcción y acabados que tanta reputación han dado a su constructor.
La filosofía de Hallberg-Rassy, fielmente reflejada en su tarifa de precios, es integrar las mejores soluciones disponibles en el mercado, tanto a la hora de construir sus barcos como en el momento de equiparlos. A menudo, estos elementos o detalles de calidad pasan desapercibidos en los barcos nuevos en los salones náuticos. Pero visitando unidades con décadas a sus espaldas (como algunas de las que aparecen en esta pàgina), el esmero puesto en la fabricación y en los detalles saltan a la vista.
Desde el punto de vista constructivo, Hallberg-Rassy fue uno de los pioneros en la utilización de pequeños contramoldes laminados al casco y a las sólidas varengas transversales y longitudinales del barco. Nada que objetar tampoco a las fibras y resinas empleadas, siempre de la mejor calidad y con generosos laminados.
El HR49 es un diseño de C. Rassy y O. Enderlein de marcada “V” en la entrada de aguas y en toda la obra viva, quilla corrida trapezoidal y el timón precedido por un alerón de refuerzo.
La alta y masiva silueta de este velero, impresión reforzada por los rectos francobordos y espejo de popa, esconde una excelente estabilidad de navegación, destacando en ello que el depósito de agua dulce de 1.400 litros está integrado en la quilla de plomo (¡de 8,1 T. !) y el de gasoil queda debajo el motor para mantener el centro de gravedad lo más bajo posible.
Pasear por la cubierta de teca del barco (en la mayoría de HR la teca viene de serie) es un placer. Las mejores marcas están representadas en cada uno de los elementos del acastillaje, siempre profuso y bien dimensionado. Los candeleros se instalan con un sólido macho interior que se incrusta en el casco y refuerza su base. Las escotillas de cubierta del HR49 fueron especialmente fabricadas por Lewmar con doble cierre de seguridad, un elemento que este fabricante sólo integraba de serie en sus tambuchos de mayor tamaño.
La excelente reputación en el tratamiento de la carpintería interior, extensible a varios astilleros nórdicos, no queda desmentida en este velero. Sin ofrecer lujos aparentes, pronto salta a la vista que todo el mobiliario está construido con teca maciza de alta calidad, en vez de los habituales contrachapados con finos laminados de acabado utilizados por la mayoría de constructores. El nivel de detalle llega hasta los fondos de los armarios, todos ellos forrados con listones de madera.
El HR se proponía en su día con varias posibilidades de distribución, todas ellas con el camarote/suite del armador en popa con litera doble central, lateral o dos individuales. La habitabilidad se completa con dos cabinas dobles más (una de ellas con literas) compartiendo un baño en proa. La cocina se proponía a lo largo del pasillo, entre el salón y el camarote de popa, o con forma en G en el salón. Y también había una versión chárter ubicando una cuarta cabina a la derecha de la entrada.
En cualquiera de estas opciones, el espacio interior es generoso. El Hallberg-Rassy 49 es un barco para vivir a bordo con prácticamente las mismas comodidades que en tierra. Pasadas varias décadas desde que se construyó la última unidad, es habitual encontrar algún HR49 a la venta en el mercado de ocasión. Los veleros nórdicos (Swan, X-Yachts, . . . ) son siempre apreciados en el mercado de ocasión y los propios distribuidores de cada marca son la mejor referencia para encontrar unidades a la venta. Los precios de un HR49 siempre serán superiores a los de veleros de la misma eslora fabricados por astilleros generalistas. La recompensa en calidad es evidente, pero esto no exime de revisar el barco hasta el último rincón y valorar en su justa medida el nivel de mantenimiento y puesta al día del casco, interiores, arboladura y equipamiento de cada unidad.

Principales características
Modelo: Hallberg-Rassy 49
Constructor: Hallberg-Rassy Varvs AB
Diseñadores: Olle Enderlein / Christoph Rassy
Material de construcción: Fibra de vidrio (Certificado Lloyd´s para casco, cubierta y sobreestructuras)
Años de construcción 1982 - 1997
Unidades construidas: 89
Eslora de casco: 14,96 m.
Manga: 4,42 m.
Calado: 2,20 m. (existe en versión de calado reducido)
Desplazamiento 18.000 kg.
Quilla: 8.1 T
Superficie vélica 100%: 116 m2
Motorización: Volvo TMD41 6 cil. (143 CV) o TMD 40 (105 CV)
Capacidad combustible: 765 l.
Capacidad agua dulce: 1.400 l.
Literas: 8

Por Enric Roselló

Comentarios

Que maravilla

Que impresionante y bonito se ven estos barcos, creo que ya tengo decidido que elegir cuando pueda comprarmelo.
Saludos.