Perlas del Pantalán: Feeling 1100

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Un velero con ‘feeling’

Kirie es posiblemente uno de los astilleros de barcos de recreo más antiguos de Francia. Empezaron a construir embarcaciones hace más de un siglo y en su catálogo de mediados de los años 80, el Feeling 1100 diseñado por Ron Holland es un modelo que contribuyó notablemente al prestigio de la marca.

Los astilleros Kirie empezaron su actividad a primeros del siglo pasado, concretamente en 1912. Sus primeras producciones fueron embarcaciones de pesca y después de la II Guerra Mundial empezaron a introducirse en el mundo de la navegación de recreo. Sus primeros modelos en serie fueron barcas de pesca recreativa, que compaginaban con modelos profesionales. El astillero, con su base en Les Sables d’Olonne, fue pionero en el mundo de los veleros tipo fifty, con varios modelos diseñados por un entonces joven y recién graduado Michel Joubert.
Hacia los años 60, en Kirie fueron dejando de lado la construcción en madera para entrar en el incipiente mundo de la fibra de vidrio, pero siempre conservaron el buen hacer de los carpinteros de ribera que tenían en plantilla. Durante muchos años, Kirie fue el tercer astillero francés, tras Jeanneau y Benétéau. Pero la crisis económica de primeros de los noventa fue dura con este fabricante, que cerró sus puertas –como muchos otros constructores nacidos en el ‘boom de la plaisance’- a finales del siglo XX. Hubo varios intentos posteriores de dar continuidad a la marca con una nueva titularidad de sus acciones. Ninguno de ellos cuajó y tras distintos avatares, tanto Kirie Yachts como su marca de veleros Feeling se apagaron.
El Feeling 1100 es un diseño del inglés Ron Holland, uno de los arquitectos más en boga en los veleros de regata de los años 80. Pese a su extenso pedigrí de victorias, Ron Holland apenas se estrenó en producciones de serie francesas (también diseñó el Feeling 1350), un coto tradicionalmente reservado a los diseñadores galos.
El Feeling 1100 tiene un diseño moderno e intemporal. Su lanzamiento se prolonga de forma elegante hacia proa. las formas del casco son redondeadas en la parte delantera del casco para irse aplanando hacia popa, que conserva una manga moderada y una limpia salida de aguas.
Este modelo tiene un desplazamiento moderado (5,6 T) y una superficie vélica generosa (77 m2 en ceñida), una combinación que ha permitido a este modelo surcar las décadas sin perder demasiada competitividad frente a los nuevos llegados al mercado.
En tiempos de su presentación (1983), la revista francesa Bateaux, incluyo este modelo en un comparativo con distintos veleros del mercado de su misma eslora. Los comentarios sobre el Feeling 1100 se resumían en estos términos: "Volumen habitable considerable, muchas cosas buenas en el interior, una bañera acogedora, prestaciones muy correctas en todos los rumbos y una buena dureza a la escora. Tanto la maniobra como el resto del barco inspiran confianza, con numerosas astucias en su equipamiento".
A nivel estético, las líneas de este modelo siguen siendo atractivas. La cabina en suave pendiente hacia proa y la espaciosa bañera acabada de forma muy ergonómica, donde los bancos de madera en listones, los respaldos altos y con doble angulado o las esquinas redondeadas resultan muy agradables, tanto en regata como en crucero. Sólo la posición de la caña, un poco baja, merece algún reproche llevando el barco desde las bandas.

Un verdadero crucero/regata
En lo que respecta a los interiores, el Feeling 1100 se proponía en su momento con dos versiones de distribución; la Chárter, con dos camarotes dobles en popa y la Propietario, con un solo camarote y el baño ocupando la parte trasera del barco. El Feeling 1100 que vemos en estas fotos es una mezcla de ambas versiones solicitada en su día por su propietario, conservando el camarote y el baño de popa de la distribución Propietario, combinados con cabina de aseo y la litera doble en el triángulo de proa de la distribución Chárter).
Todo el mobiliario interior está realizado en teca de color claro, con un barnizado mate muy agradable a la vista. Los acabados de la carpintería son muy honestos para un barco de serie y se agradecen varios detalles ingeniosos para la vida a bordo. Entre ellos destacar los numerosos cajones bajo la mesa de cartas y la cocina, elemento éste que casi ha desaparecido de los barcos modernos por lo laborioso de su realización. Los cajones del Feeling 1100 están realizados a partir de cajas plásticas, un sistema práctico y resistente que además permite despreocuparse de las humedades.
Aparejado a tope de palo con dos pisos de crucetas, el Feeling 1100 tiene toda su maniobra reenviada a la bañera (excepto los rizos). Dos pares de obenquillos y el baby-stay garantizan la seguridad del conjunto y permiten una cómoda maniobra tanto en crucero como en regata. Cuando el viento falla, el Volvo 2002 de 18 CV (Volvo 2003 de 28 CV en opción) son suficientes para mantener cerca de 6 nudos en velocidad de crucero.

Precio y oportunidades
Si bien se construyeron más de un centenar de Feeling 1100 en los seis años que este modelo estuvo en catálogo de Kirie, son pocas las unidades que vinieron a nuestro país. Dos características de las que siempre distinguían en su momento los Feeling respecto a los First con los que competían (los Oceanis apenas existían) era el laminado manual de la fibra de vidrio del casco y la ausencia de contramoldes. El método de construcción de los Feeling presumía de ser más ligero –a igualdad de rigidez- que la proyección de fibra de vidrio triturada y los contramoldes que utilizaban en Bénéteau.
Entre los puntos negativos el Feeling, citar una ventilación interior un tanto justa. El sistema de metacrilatos fijos en los laterales de la cabina -profusamente utilizado en todos los veleros de serie de esa época- cierra el paso del aire, sin olvidar que estos paneles deben ser sustituidos con los años y que son una fuente de entradas de agua y humedades. Es un tema a revisar en unidades a la venta.
El Feeling 1100 ‘Si Bwana’ que vemos fotografiado en este artículo fue del recordado armador gerundense Françesc Fradera, quien se desvivió por su barco’ durante los cerca de 20 años que estuvo en sus manos desde que salió del astillero.
Varias de las mejoras que hizo el señor Fradera buscaban optimizar el barco y su maniobra de cara a las regatas. La parte del león del presupuesto se la llevaron numerosas velas de todo tipo. También se instaló un carro de escota de mayor Frederiksen con rodamientos en sustitución del original Goiot de fricción, se cambió el tensor original del back.stay por uno más potente y se renovó con los años la electrónica al completo. El mástil Francespar de serie –desarbolado de manera accidental- fue sustituido por un Nordic Mast de iguales dimensiones, pero de gama superior. El enrollador Harken con doble guía que venía con el barco fue sustituido por una guia Tuff Luff y el molinete Lofrans de 1.000 w se instaló de manera a poderlo desmontar en 10 minutos al empezar cada temporada de regatas.
El ‘Si Bwana’ también ganó un faldón de baño añadido al espejo de popa, ganando comodidad y prestaciones sin apenas subir el rating. También se pintó la obra muerta y sustituyeron los listones de madera de teca de la bañera, que habían perdido grosor y prestancia.
En el interior, con los años se renovaron las bombas de achique, del WC y la de presión de agua, sustituyendo también uno de los depósitos. También se dieron 6 capas de barniz a las panas de los suelos y se retapizaron los plafones del techo y paredes. Las tapicerías originales no necesitaron renovarse mientras el barco estuvo en manos del señor Fradera, como tampoco hubo necesidad de actualizar ningún elemento de la carpintería, con un magnífico lustre y aspecto tras muchos años de leales y sufridos servicios.
La lista de mejoras que revivimos en este Feeling no es ningún dogma y podría ser substituida por otra bien distinta buscando orientar esta unidad –por ejemplo- al crucero de largo alcance. La utilidad de detallar esta lista es la de recordar a los futuros armadores (quienes tienen barco ya lo saben) sobre la importancia de reservar anualmente un presupuesto para mantener el barco al día. Relajar el mantenimiento pronto se convierte en una lista de actualizaciones tan larga y costosa, que a menudo es inasumible económicamente para su armador. Quien está leyendo estas líneas con la intención de comprar su primer barco de ocasión, ha de hacerse a la idea de que, además de todos los gastos propios del barco y su amarre, los barcos con años por su popa tienen implícito un presupuesto de mantenimiento que no se puede eludir.

Por: Enric Roselló

Principales características
Modelo: Feeling 1100
Astillero: Kirie (Francia)
Diseñador: Ron Holland
Material de construcción casco: Laminado de fibra de vidrio
Años de producción: 1982 a 1988
Precio en 1986: 354.000 FF
Eslora total: 11,30 m.
Eslora del casco: 10,95 m.
Eslora de flotación: 9,65 m.
Manga: 3,70 m.
Altura interior: 1,95 m.
Calado: 1,80 m.
Desplazamiento: 5,6 T.
Peso de la quilla: 2,4 T
Superficie mayor: 27,6 m2
Superficie génova: 49,3 m.
Superficie espinaquer: 107 m2
Literas: de 7 a 10 según versión
Agua dulce. 2 x 150 l.
Frigorífico: 100 l.
Gasoil: 75 l (depósito inox)
Baterías: 2 x 80 A.