Primera prueba: Bavaria Cruiser 33

Mar Abierto - Bañera amplia y una confortable posición del timonel en el nuevo 3
Mar Abierto - El aparejo, ligeramente fraccionado, prioriza la superficie de la
Mar Abierto - Con vientos abiertos, el CR-33 el GPS marca puntas de más de 8 nud
Mar Abierto - Navegando en ceñida con 14/15 nudos de real, la bañera permanecía
Mar Abierto - La amplitud y ergonomía de la bañera es uno de los puntos fuertes
Mar Abierto - El botalón Selden extensible no incomoda las maniobras de fondeo.
Mar Abierto - Tamaño justito para el cofre, donde es imposible alojar el ancla.
Mar Abierto - Los tambuchos enrasados y la cubierta de teca plástica aportan un
Mar Abierto - Los nuevos portillos laterales y la madera de teca dorada dan much
Mar Abierto - El tamaño y altura de techo del baño es inaudito para un 33 pies.
Mar Abierto - Detalle del lavamanos a proa del baño, con el espejo ampliando la
Mar Abierto - La litera de proa tiene sus buenos 1,89 x 2,00 m. y el CR33 gana s
Mar Abierto - Detalle de las nuevas taquillas del camarote de proa.
Mar Abierto - La zona del navegante es la más perjudicada en el reparto de espac
Mar Abierto - Buena distribución y capacidad de estiba en la cocina, con una prá
Mar Abierto - El Volvo 28 CV de la prueba daba sus buenos 7,6 nudos de punta, c

Mejoras a lo grande

(06/10) El nuevo Bavaria Cruiser 33 parece más grande que sus 10 metros de eslora. Las mejoras respecto al Cruiser 32 que sustituye se hacen patentes en un mayor espacio en la bañera y en los interiores, pero también se ha ganado calidad de navegación.

por: Enric Roselló

El Cruiser 33 hereda el casco del 32 aportando varias mejoras en los apéndices, cubierta y aparejo, al tiempo que araña espacio y comodidad en la bañera e interiores.
El casco del Cruiser 32 es un buen punto de partida. Este diseño de Bruce Farr siempre ha tenido un buen potencial de velocidad, que en el Cruiser 33 se ve favorecido con una nueva quilla con bulbo y timón suspendido más estrechos.
Las mejoras del Cruiser 33 respecto a su predecesor siguen en la bañera, que gana longitud de bancos y comodidad de gobierno gracias al recorte de las brazolas en su parte de popa.
Nuestro aplauso a Bavaria por este simple recorte (¡qué sencillas son las buenas ideas!), que permite gobernar tanto mirando al frente, como sentados cómodamente en las bandas, al modo de los patrones de muchos veleros de regata, con la rueda entre las piernas y el pie de proa apoyado en la bitácora.
La rueda, incluso la opcional de más de 1 m. de diámetro del barco de pruebas, deja buen paso proa/popa por sus laterales y también aplaudimos que Bavaria no se haya apuntado a la moda de la doble timonería, de escasa utilidad en estas esloras.

Cubierta y maniobra de crucero
Tanto en puerto como en navegación, el Cruiser 33 parece mayor que sus 10 metros de eslora. La amplitud de la bañera tiene que ver en esta impresión, lo mismo que el alto francobordo y las formas rectilíneas del techo de la cabina, con un nuevo y largo panel ahumado por banda.
El conjunto es atractivo y con cierto aire de elegancia en la combinación de tonos entre los oscuros tambuchos enrasados sobre cubierta y la madera sintética Dura Deck de los pasillos laterales (opción a 4.200,- €).
En puerto o en fondeo también se agradece el enorme portón practicable que convierte la popa en una enorme plataforma o pasarela de embarque. Hasta la escala de baño es de alta gama, desmontable, con escalones de madera y asidero superior. Ideal para los senior. Terminado el baño, se desmonta y tiene su alojamiento previsto en el gran cofre (1,6 m3 de capacidad) de la bañera.
La circulación hacia proa tiene un único embudo en el paso de los obenques bajos que, al estar arraigados en el casco, cierran los pasillos laterales. Más a proa, el cofre de anclas tiene su molinete integrado, pero es justito de tamaño, siendo imposible alojar ningún ancla en su interior.
La opción de fondeo (ancla Delta, cadena D8, molinete y roldana) se factura a 1.880,- € y la opción de botalón extensible Selden para el genaquer o el asimétrico sube 800,- €, incluyendo la maniobra de la vela. El botalón no es especialmente agraciado estéticamente, pero cumple bien su función y no condena la apertura del cofre ni las maniobras de fondeo, como ocurre en algunos veleros.
El Cruiser 33 viene de serie con dos winches ST para el génova talla 30 y uno ST talla 15 de una velocidad para las drizas. Opcionalmente se pueden añadir los winches de genaquer (1.300,- €) y un segundo winche para drizas (600,- €). Los winches de génova y espi son correctos en tamaño, pero el winche de drizas se mostró justo de potencia, y más pensando en tripulantes veteranos y/o féminas. Y no hay opción de una talla superior. El resto de la maniobra (poleas, reenvíos, raíles, etc.) es mayormente Selden e inspira confianza.

En navegación
Las aguas de Loano (Italia) nos obsequiaron el día de la prueba con una climatología otoñal . Viento de 14/15 nudos del SW en una mañana nubosa. Un fuerte chaparrón al mediodía, con descarga eléctrica incluida, apremiándonos para ir a tierra a almorzar. Y tras un rápido tentempié a resguardo quedó una soleada y larga tarde casi veraniega, con una brisa entre 5 y 7 nudos. Tuvimos pues la insólita oportunidad de probar el barco en distintas condiciones meteo en una misma jornada. Un día de suerte.
Ciñendo con viento real de 14/15 nudos, el Cruiser 33 aguanta todo el trapo sin mayores problemas. El pequeño foque de su configuración vélica, con su arraigo bien entrado hasta el techo de la cabina, combinado a la opción de unas buenas Elvstrom en laminado tafeta/tafeta con tramado de carbono (mayor sables forzados + foque: 6.450,- €) permitían aguantar este aparente sobre los 20 nudos, al límite de lo recomendable antes del primer rizo. La quilla con bulbo, a 1,95 m.bajo el agua, cumple bien su labor.
Con toda la vela arriba, el Cruiser 33 remontaba el viento marcando entre 5 y 6 nudos GPS. La bañera se mantenía seca y la escora no planteaba excesivas complicaciones, pero la rueda ya empezaba a ir dura, mostrando síntomas de una configuración demasiado ardiente. El problema es que la maniobra de este barco no facilita quitarle potencia a la mayor.
El Cruiser 33 lleva esta vela arraigada en un único cáncamo sobre la mesa de la bañera, una disposición poco versátil para un velero con cerca de 30 m2 de mayor. Para aplanar la mayor a sotavento se ha de amollar escota y cazar a tope la contra, afortunadamente bien dimensionada. En todo caso, una maniobra bastante física que nos hizo añorar la eficacia de un carro de mayor.
Abriendo escotas con estos 14/15 nudos reales, el Cruiser 33 despliega sus alas. El barco arranca alegre y mantiene velocidades entre 6 y 7 nudos sin problemas, pasando las olas con suavidad y marcando puntas de más de 8 nudos. Buenas cifras para un tranquilo crucero familiar, equipado con hélice plegable (2.050,- €) en nuestra prueba. El barco es muy estable en su rumbo y solo las olas golpeando en la voluminosa aleta del casco alteran la precisión del gobierno, un poco volátil hasta que uno se acostumbra a las casi 1 ¾ vueltas de giro de rueda entre tope y tope.

Navegando con ventolinas
Un desplazamiento de más de 5 T para una superficie vélica de 51 m2 no son cifras de racer. Viendo la excelente dureza de escora del Cruiser 33 con viento sostenido, tampoco fue ninguna sorpresa constatar que las ventolinas no eran su plato preferido.
Los vientos de apenas 5 y 7 nudos que tuvimos la tarde la prueba no facilitaban la arrancada del nuevo Bavaria y concentrados en la caña no era fácil sostener medias contra el viento por encima de los 3/3,5 nudos. Los modernos veleros de crucero puro con foques de escaso recubrimiento suelen tener su talón de Aquiles en las ventolinas y el Cruiser 33 no es la excepción.
En rumbos portantes y contando con el genaquer (2.020,- € incluido calcetín), la cifra subió hasta unos dignos 4/5 nudos de velocidad cerrando el rumbo hasta unos 100º de viento aparente.
Aprovechamos estas condiciones para poner a prueba las prestaciones a motor. A fondo (3.000 rpm) el Volvo Penta D1 de 28 Cv con transmisión Saildrive (opción a 1.520,- €) llega a unos 7,5/7,6 nudos. Bajando el tacómetros hasta las 2.000 rpm recomendadas para el crucero, la velocidad se mantiene apenas un nudo por debajo, con medias sobre los 6.5 nudos. Los 150 litros de gasoil del depósito deberían garantizar en este caso una autonomía de casi 300 millas.
El barco de pruebas estaba equipado con el Kit Navigation que incluye, por 7.990,- €, el VHF, navegador Garmin 4008, piloto automático garmin GHP 12 y hélice de proa SE60. El precio del kit es tentador, pero la verdad es que el Cruiser 33 maniobra a motor con gran soltura. Gira prácticamente sobre sí mismo y encara marcha atrás sin apenas caídas laterales y con perfecta maniobrabilidad hacia ambas bandas.

Interiores al alza
Ganar entre 5 cm. y 8 cm. de altura interior, como han hecho en el Cruiser 33, sin modificar el casco, la altura de la cubierta ni el francobordo del anterior Cruiser 32 es un reto que han conseguido en Bavaria bajando el nivel del suelo y arañando cm. en el contramolde del techo. El CR-33 lleva más varengas en el casco, pero de menor altura. Así, el suelo queda en un nivel inferior sin perjuicio de la rigidez estructural.
Detalles de ingeniería al margen, la sensación de amplitud interior que respira el Cruiser 33 es enorme. La madera en teca dorada del barco de pruebas, en combinación con los nuevos y grandes portillos laterales en lo alto de la cabina dan una gran luminosidad a la estancia principal.
El Cruiser 33, conserva las líneas maestras de la distribución del 32. A babor, parcialmente bajo la bañera, se ubica la cabina de baño, inusualmente grande para un 10 metros y en la que no falta ni un rincón moldeado donde colgar la ropa de aguas.
El camarote del armador queda a estribor, con una altura de techo que ahora llega a 1,84 m., medio metro cuadrado de espacio de suelo, litera de unos considerables 1,80 x 2 m. y banco/vestidor. Un buen camarote.
La cocina en “L”, también a estribor de la escala, mantiene sus cotas respecto al CR 32, pero gana empaque con los rebosaderos de la encimera y las cantoneras del mobiliario en madera maciza.
La zona del navegante, pequeña y mirando a popa, es la más perjudicada en el reparto de espacios. Dentro de la mesa de cartas apenas caben unos cuantos folletos y tampoco hay mucho espacio donde instalar instrumentos de navegación o guardar libros.
El camarote de proa, por el contrario, ha ganado algo de tamaño respecto al CR-32, sobre todo en el suelo y en la capacidad de estiba. La litera tiene unos estupendos 1,89 x 2 metros.
El salón central se mantiene clásico en su distribución, con mesa central de alas abatibles y cuerpo ancho con un par de cajones inferiores. El banco de estribor (1,95 m. de largo) puede convertirse en litera doble.

Balance final
El Cruiser 33 cumple perfectamente con su programa de crucero confortable para 4/6 personas. Es un barco de propietario, segmento de mercado que Bavaria está mimando últimamente con unos acabados al alza en sus recientes modelos. Opciones como el AA, la calefacción, la TV multimedia o el microondas, inusuales en estas esloras, también van por este camino de cierto lujo.
La acomodación nocturna del CR-33 es acorde con su capacidad de estiba personal, el tamaño de la cocina y el amplio espacio en la cabina de baño. La tripulación al completo tampoco se sentirá agobiada en la bañera o en el salón. Tan solo los 150 litros de agua dulce pueden resultar justos para varios días de crucero sin tocar puerto.
Navegando, el CR-33 asegura buenas medias de velocidad a vela o motor. El acastillaje es completo, aunque corto de talla en los winches de drizas y en los reglajes de mayor, maniobras ambas importantes en un barco pensado para tripulaciones familiares y senior. El Cruiser 33 es un barco homogéneo, sin apenas lagunas en su concepto y su competitivo precio base (62.900,- €) también juega a su favor.

Principales características: Esl. tot.: 9,99 m., Esl. casco: 9,75 m., Esl. flot.: 8,85 m., Manga: 3,42 m., Calado: 1,95 m. (1,50 m. opc.), Desp.: 5.200 kg., Quilla: 1.275 kg., Mayor: 29 m2, Foque: 22 m2, Genaquer: 70 m2, Agua: 150 l., Gasoil: 150 l., Motor: Yanmar 28 CV, Precio base: 62.900,- € (Bavaria Spain)