Primera prueba: Barracuda 7

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Un programa ambicioso

La Barracuda 7 (6,50 m.) es el segundo modelo de una gama que Beneteau inició hace un par de temporadas con la Barracuda 9 (8,81 m.). Desde siempre, este tipo de cabinadas han sido muy utilizadas por los navegantes del norte de Europa, tanto profesionales como aficionados.

Las cabinas centrales walkaround llevan años triunfando entre las motoras deportivas nórdicas y Beneteau las ha adoptado con buena acogida en su reciente gama Barracuda.
Quienes navegan a lo largo de todo el año aprecian la excelente protección de la cabina cerrada en los meses más fríos. Otra ventaja de este tipo de cabinas es la directa y segura accesibilidad a los pasillos laterales tanto para ir hacia proa como hacia popa del barco.
Beneteau mantiene estas ventajas y orientación de uso, pero aportando su particular toque de acabado. Las Barracuda ganan así un poco de categoría, abandonando el estricto concepto de “barca de pesca” para entrar en una gama que el astillero define como “navegación polivalente”.
Una Barracuda es ideal para pasar el día tentando las capturas, pero tampoco desentona fondeada en la playa o amarrada en puerto con su tripulación tomando el sol o el aperitivo en cubierta.

Probando con mar de fondo
Probamos la nueva Barracuda 7 en la bahía de Palma. El viento soplaba sobre los 10/14 nudos, pero quedaba bastante mar de fondo del día anterior, cuando el anemómetro subió hasta los 25/30 nudos.
A bordo íbamos tres adultos y la Barracuda 7 equipaba el nuevo y silencioso Yamaha de 4 cilindros en línea, de 2.785 cc. y 200 CV a 5.500 rpm, opción máxima de potencia de este modelo, con propuestas desde los 115 CV.
Desde el ralentí hasta unos 8 nudos, el comportamiento es muy apropiado para la pesca. La fina proa corta bien la ola y el barco navega sin apenas levantar el morro. A estas velocidades, la gran manga del barco (2,72 m.) aporta una buena dosis de estabilidad lateral, todo y que superar los 2,50 m. de límite reglamentario impiden transportar la pequeña de las Barracuda por carretera sobre remolque.
A partir de los 8/9 nudos (2.500 rpm) el casco empieza a empujar agua, levantando la proa hasta entrar en semi-planeo sobre las 3.000 rpm (15/16 nudos) y en planeo estable sobre los 18/20 nudos, a unas 3.500 rpm. Estas velocidades son cómodas de mantener incluso con cierto mar, como pudimos apreciar en nuestra prueba.
Apurando a fondo el acelerador, llegamos a picos de más de 31 nudos GPS con la Barracuda 7 de pruebas. Con buena mar, seguro que es una velocidad asumible con notable comodidad. Pero con el mar de fondo que teníamos el día de la prueba, cualquier ola desacompasada llevaba a esta ancha carena a un pantocazo que la frenaba considerablemente, al tiempo que la hacía crujir hasta el palo de la bandera.
No se puede tener todo, y las ventajas de estabilidad y buen asentamiento a bajas velocidades de las formas planas de popa de este casco, pagan su peaje a altas velocidades con mar formada, cuando la escasa “V” en la popa de la carena tiene dificultades para cortar las olas que encuentra con el barco en planeo.
Pensando en una utilización estándar de pesca, el diseño de la Barracuda(firmado P. Tableau) parece bien adaptado. El barco tiene sus mejores rendimientos de consumo entre el ralentí a 2,3 nudos (1,13 nm/l) y las 2.000 rpm del motor (7,2 knt; 0,73 nm/l). A 3.500 rpm, con el barco planeando sobre los 19 nudos, el rendimiento vuelve a ser el mismo e interesante 0,73 nm/l, con una velocidad de crucero notable y que puede mantenerse con olas de cierta entidad.
En los días de bonanza no habrá inconveniente en aumentar la velocidad hasta más de 30 nudos. El astillero anuncia 35 nudos de velocidad máxima, que no dudo puedan alcanzarse con mar plana y un solo ocupante a bordo.

Cubierta e interiores polivalentes
Los 6,5 m. de la Barracuda 7 se han exprimido a fondo en su habitabilidad. Viendo el vaso medio lleno diríamos que este barco tiene de todo. Viendo el vaso medio vacío, el comentario sería que todo en esta motora (bañera, timonería, pasillos, cabina, proa) es justito en sus dimensiones.
En popa hay dos banquetas enfrentadas que permiten alternar su uso entre la pesca, el solario y la vida social. Hay un hueco previsto para el vivero (opcional), y el banco de popa no olvida un pasillo enrasado hasta el faldón. En el suelo de la bañera hay tres buenos cofres de estiba para enseres o capturas.
En proa hay otra zona de asiento, también con bancos enfrentados. El cofre de anclas (molinete opcional) es correcto en tamaño y tiene doble acceso por sus laterales.
La cabina también es un ejemplo de aprovechamiento del espacio. En la timonería pueden sentarse –algo apretados- hasta tres adultos, si bien con mala mar echarán en falta algún asidero de más.
Bajo los asientos se puede habilitar un hornillo y hasta una pequeña nevera, con unos huecos de estiba tras los respaldos. A proa de la timonería, en una estancia con apenas 1,50 m. de altura de techo, hay una litera doble y un espacio para una taza de WC.

Conclusión
La Barracuda 7 ofrece muchas cosas en muy poco barco. Su precio base sin motor es de 23.600,- €. La cifra es interesante, aunque el equipo estándar sea bastante tacaño y será raro que el barco llegue a manos de su armador sin alguno de los kits de acabado y/o alguna de las más de veinte opciones de la lista. Lo más plausible es hablar de 30 mil euros como precio base antes de instalar el motor.
Es precisamente la lista de opciones la que acaba configurando el programa del barco. Hay kits que proponen cortinas, nevera, equipo de música, toldos y colchonetas, mientras otros hablan de cañeros, viveros y agua a presión en la bañera. Sin descartar combinarlos ambos.
El formato de la cabina central walkaround se adapta bien al clima español. Navegar a resguardo de la intemperie en los meses invernales es un placer, pero esconderse del duro sol canicular en verano también se agradece mucho. Y más cuando la cabina cuenta con aperturas practicables en tres de sus cuatro lados y también en el techo. La cabina cerrada permite tener los enseres más a resguardo y tampoco hay que pensar en toldos ni fundas para proteger la timonería.
La Barracuda 7 no es una motora de crucero, pero con su cabina cerrada, su litera doble y las opciones de agua a presión, WC, hornillo y nevera hasta se puede pensar en combinar las salidas invernales de pesca con el camping costero en verano.

Principales características: Esl. tot.: 7,14 m., Esl. casco: 6,44, Manga: 2,72 m., Desp.: 2.050 kg., Calado: 0,70/0,80 m., Aire: 2,81 m., Motor: de 115 a 200 CV, Combustible: 200 l., Agua: 100 l., Diseñador: Patrick Tableau, Interiorismo: Sarrazin Studio (www.beneteau.com)

Por: Enric Roselló