El nuevo Botin 85 ‘Deep Blue’, construido en King Marine, se reivindica como una máquina de ceñir

Mar Abierto El nuevo Botín 85 'Deep Blue ha sido construido en las instalaciones
Mar Abierto - Las líneas de agua buscan las mejores prestaciones en rumbo de ceñ
Mar Abierto - Primeros bordos del Deep Blue,que participará con plenas ambicione

(8/abr/20) Primeras fotos del nuevo IRC 85 ‘Deep Blue’, un diseño del estudio español Botin & Partners optimizado para para exprimir sus mejores prestaciones navegando en ceñida y popa, y no tanto con bolinas, como muchos de los maxis actuales. El diseño del casco es relativamente estrecho, con moderada superficie mojada.

Otro plus del 'deep Blue' sobre sus competidores es el calado de hasta siete metros y un timón que baja hasta 5,30 metros de profundidad, buscando convertir a este barco en una perfecta máquina para ceñir.
El nuevo 85’ ha sido construido por la empresa de origen argentino King Marine en sus actuales naves en la Marina de Valencia. El diseño de este nuevo velero one-off para regatas destaca de entrada por su quilla elevable, que permite llevar el calado desde 5,30 metros hasta unos considerables 7 metros de profundidad.
El equipo de trabajo que ha participado en la construcción de este velero se creó entre el propio equipo Deep Blue, los técnicos de King Marine y miembros de Botin Partners, incluyendo hasta un total de 110 personas de once nacionalidades distintas. Entre ellos destacar el CEO de King Marine Gabriel Mariani, el director del astillero Pablo Santarsiero, el project manager Micky Costa. En cabeza del equipo Deep Blue estaba Rob MacMillan.
El nuevo velero es un barco que incorpora las últimas tecnologías de construcción y equipamiento y tiene programado competir con plenas ambiciones en las regatas más importantes del mundo y en el circuito de Maxis. Según consideraciones de Adolfo Carrau, de Botin & Partners, el ‘Deep Blue’ ha sido diseñado para cubrir el espacio que hay entre los maxi 72 y los enormes maxi 100. Es una eslora de velero ausente de las mesas de diseño desde hacía diez años, pero que los responsables del gabinete Botín ven ahora con posibilidades de éxito en las clásicas internacionales.