El nuevo ‘Polina Star IV’ es un Contest 85CS diseñado por Judel/Vrolijk

Mar Abierto - Imponente aspecto del nuevo Contest 85CS 'Polina Star IV' (26 m.),

(28/11/12) El astillero holandés Contest no es ajeno a los ríos de tinta que hizo correr el hundimiento del Oyster 825 ‘Polina Star III’ y en su comunicado de presentación de la botadura del nuevo Contest 85CS 'Polina Star IV' no eluden hacer mención a la obsesión del armador Alexander V. Ezhkov y de su capitán Alesio Cannoni por la seguridad de su nuevo velero.

El ‘Polina Star IV’, sustituto del malogrado Oyster 825 ‘Polina Star III’, que se hundió frente las costas de Murcia al dislocarse la quilla de su casco. El Contest 85CS-001 es un diseño de Judel / Vrolijk, de 26 metros de eslora y su programa es la navegación de altura alrededor del mundo. Su tripulación tiene amplia experiencia en este tipo de navegación y el ‘Polina Star IV’ es una muestra del nivel de calidad que Contest Yachts puede alcanzar en este tipo de veleros semi-personalizados.
Los gabinetes de diseño del astillero han incorporado los medios técnicos necesarios para que este imponente velero pueda ser tripulado por dos personas y todo los sistemas, desde el circuito de agua dulce hasta la gestión ‘con un solo dedo’ de todo el velamen arbolado en el mástil Hall Spars de carbono de tres pisos de crucetas y vela de trinqueta integrada.
Los winches son en su mayoría de Lewmar, que ha fabricado una completa batería de modelos específicos de gran tamaño por la insistencia del patrón en una maniobra que pudiera usarse de forma manual (sin asistencia eléctrica o hidráulica) en caso de necesidad.
La distribución interior tiene un planteamiento funcional, priorizando los espacios en base a su importancia en el día a día de navegación, más que por la simple convención social. El velero dispone de tres suites, dos en popa y una a media eslora, para alojar con comodidad a la familia y los amigos del armador, además de alojamientos para los dos tripulantes fijos. También se ha previsto un espacio inusualmente grande en la parte delantera del barco, con la sala de navegación, un pequeño taller, lavandería y un gran pañol de velas. Una singulridad del ‘Polina Star IV’ es que la cocina queda en popa, pues el armador disfruta de los fogones tanto como de la navegación.