Primera prueba: Sun Odyssey 410

Mar Abierto - El barco aguanta todo su trapo arriba (mayor + foque 105%) hasta u
Mar Abierto - Los rectos francobordos le dan al SO 410 un aspecto moderno y depo
Mar Abierto - El pantoque en toda la eslora, las las limpias formas de casco y l
Mar Abierto - El paso por la ola se ve favorecido por la fina entrada de aguas d
Mar Abierto - Bañera amplia y cómoda de utilización, tanto en puerto como navega
Mar Abierto - Muy práctico el pasillo lateral en forma de rampa que empieza en l
Mar Abierto - El cofre de anclas está bien organizado, con roldana de fondeo cen
Mar Abierto - La cocina y el comedor del SO 410 quedan enfrentados ocupando la p
Mar Abierto - La cocina del SO 410 es ejemplar en su eslora, tanto en tamaño, co
Mar Abierto - La mesa de cartas es amplia y dispone de espacio para el VHF, el e
Mar Abierto - Detalle del camarote de proa en su versión con baño anexo (a la iz
Mar Abierto - Vista cenital del aseo de popa, que será el único del barco en cas
Mar Abierto - Los fondos son muy planos y el agua eventualmente embarcada corre
Mar Abierto - El motor estándar es un Yanmar de 40 CV, con opción al de 45 CV. E
Mar Abierto - En las rachas más fuertes pudimos comprobar la alta estabilidad y
Mar Abierto - La estabilidad en rumbos portantes también es muy buena y el SO 41
Mar Abierto - De 2 a 3 camarotes dobles y 1 o 2 baños en unos interiores funcion

El nuevo Sun Odyssey 410 ha llegado esta temporada 2019 para sustituir al SO 419 en el catálogo de Jeanneau. Pantoque vivo en toda la eslora, proa de lanzamiento invertido con botalón integrado, quilla con bulbo en “L”, botavara inclinada o doble pala de timón con cojinetes autoalineables son algunos de los detalles de modernidad del nuevo modelo, firmado por Marc Lombard.
El diseño de casco del SO 410 se quiere actual. Y esta modernidad incluye unos rectos francobordos laterales, un marcado pantoque a lo largo de la obra muerta que minimiza la eslora de flotación (= más velocidad) con ventolinas y optimiza la estabilidad con la escora. También vemos una deportiva entrada de aguas invertida en proa, que ha de mejorar el paso por la ola y las prestaciones en todos los rumbos.
Las dos palas de timón llevan un sistema Jeffa de cojinetes autoalineables, garantía de una máxima hidrodinámica y de altas sensaciones en la rueda, mientras la hélice de proa retractable opcional ha de facilitar las maniobras en cualquier situación.
Otra singularidad del nuevo Jeanneau, heredada de los exitosos SO 440 y 490 que le precedieron la temporada pasada, es el pasillo lateral que arranca en la bañera, a los pies del timonel, y llega hasta la proa en suave pendiente, sin ningún escalón a superar. Es un must para la facilidad de circulación y la seguridad sobre cubierta y no dudo que otros astilleros se sumen a la propuesta, que Jeanneau tomó ‘prestada’ de Wally.
Terminar citando la práctica regala integrada al molde de cubierta y el botalón de proa con roldana central de ancla que la separa del casco, evitando que golpee en las maniobras de fondeo. El botalón incluye un arraigo para el Código 0 y/o el asimétrico y el cofre de anclas es suficientemente espacioso para convertirse en pañol ocasional. La estiba de cubierta se completa con dos cofres poco profundos bajo los bancos de la bañera y otros dos huecos de estiba bajo las ruedas para las bombonas de gas, la balsa de seguridad y los accesos de seguridad al sistema de gobierno .
El SO 410 lleva la botavara ligeramente angulada hacia abajo, al modo de los IMOCA, para maximizar la superficie de la mayor sin elevar el centro vélico, al tiempo que se mantiene la altura de la botavara en popa. Esta disposición hace que el pinzote queda a una altura ‘humana’, permitiendo aferrar la mayor sin necesidad de escalones en el mástil. Además de la versión estándar de 2,17 m. de calado, el barco estará también disponible en versiones de quilla corta y de quilla elevable.
Como resumen, la estética exterior del SO 410 resulta moderna y agradable a la vista. Lo más inusual en el diseño es la persistente verticalidad de los francobordos desde proa a popa. Cuesta acostumbrarse, sobre todo mirando el barco desde delante.

Una prueba bajo el mistral
Probamos el SO 410 en aguas de Cannes, en una de las jornadas al efecto organizadas por Jeanneau. La salida al mar la hicimos en una soleada y fresca tarde primaveral en la que el mistral sopló con ganas, empezando sobre los 16/17 nudos, subiendo luego a unos buenos 20/22 nudos y soltando alguna racha de hasta 25 nudos.
En cubierta, el indicador del AWS empezó sobre los 21/23 nudos, que es el límite superior que el astillero tiene previsto para llevar todo el trapo izado (mayor + foque 105%). A lo largo de la prueba, el viento subió hasta mostrar puntas de 30+ nudos de AWS. En esas rachas, el equilibrio lo teníamos que mantener desventando la mayor orzando al viento y este habitual recurso para no forzar la escora con el barco pasado de trapo nos permitió comprobar que la estabilidad del casco y la efectividad de la doble pala de timón son dos puntos fuertes del barco. El SO 410 se mantuvo siempre manejable y respondiendo a la rueda en las rachas, un comportamiento ejemplar para un crucero familiar llevado más allá de su límite razonable de escora.
Buena también la velocidad, entre 7 y 8 nudos con 21/23 nudos de AWS, y destacar también el buen paso por la ola. Hay que decir que el viento se reforzó apenas un par de horas antes de salir a navegar y que la propia costa protegía someramente del oleaje, que nunca fue excesivo dada la intensidad del viento. En estas condiciones, la afilada proa del SO 410 apenas nos regaló unos pocos rociones hasta la bañera.
Abriendo velas, la estabilidad se mantuvo alta en todo momento, con el SOG del GPS entre 8 y 9 nudos sostenidos e incluso mostrando alguna punta ocasional de 10+ nudos en las rachas. El barco no mostró señales de querer entrar en planeo en ningún momento, pero la media de velocidad registrada es alta para un velero de gran serie de esta eslora.
Una sombra entre estas cualidades es la incomodidad del timonel. Habilitar los pasillos laterales obliga a recortar en las ‘esquinas’ de popa, que en el SO 410 dejan un exiguo asiento al caña. La ergonomía sigue antipática con el zócalo apoya-pies del suelo muy a sotavento del asiento y continúa con la barra del bimini y el back-stay (arraigo en “V”) molestando en el respaldo. Siempre hay el recurso de gobernar de pie, pero entonces no se ven bien los displays de la electrónica, que quedan bajos junto a las ruedas, obligando a meter las manos entre los radios para cualquier ajuste.
La maniobra tiene buenos detalles, como el pinzote de la botavara ubicado bajo en el mástil o el espacio que habilitan a banda y banda los pasillos laterales para trabajar en winches y mordedores. Con el asimétrico o el Code 0 izados, su escota barra el pasillo al cruzarlo entre la banda y el winche. Es un inconveniente de complicada solución.
Pero hay puntos menos convincentes. La mayor, que tiene sus considerables 40 m², lleva sus escotas sobre poleas de solo 57 mm., con apenas 4:1 de desmultiplicación y arraigadas a media botavara (lo que multiplica geométricamente las cargas). Por poco que el viento se anime, el sistema obliga a una tremenda tensión en el conjunto. Para completar el cuadro, ni el aparejo estándar ni el Performance tienen previsto un sistema de carro de escota de mayor y la baja ubicación del pinzote no ayuda en la efectividad de la contra.
La maniobra de escota de foque propone una anilla de fricción con arraigo ajustable, similar en su concepto a un ‘barber’, pero que solo gradúa la altura de la anilla, abriendo o cerrando baluma según la intensidad del viento y/o del punto de enrollado de la vela. También existe la opción del foque autovirante clásico sobre raíl.
El back-stay es fijo en el aparejo estándar y solo recibe su tensor ajustable en la versión Performance. El barco de pruebas llevaba una roldana desviadora en la banda de estribor sobre la cabina para reenviar los cabos a la banda de babor. Un velero de 41 pies seguramente merece un mínimo de dos pares de winches en su maniobra de serie.

Interiores a lo grande
Un aplauso al interiorismo conseguido por el equipo de decoradores de Jean-Marc Piaton. Este arquitecto, sin experiencia ni condicionantes previos en la náutica, aporta unas ideas frescas e interesantes.
El SO 401 propone de 2 ó 3 cabinas dobles con 1 ó 2 baños. En proa hay opción de gran cama doble central con armarios a banda y banda, o litera doble al bies con baño lateral, perdiendo en este caso algo de capacidad de estiba. Interesantes las posibilidades del lavamanos en el camarote de proa o de comandar uno de los camarotes de popa convertido en taller o pañol de estiba.
A babor de la escala de entrada, el SO 410 tiene su gran mesa de cartas mirando a proa, con superficie para empotrar instrumentos y unas coquetas taquillas para pequeños objetos junto a los cuadros de interruptores de moderno funcionamiento electrónico. La cabina de baño queda a estribor, con espacio suficiente y compartimento de ducha separado.
La cocina tiene forma de gran “G” y resulta práctica tanto en puerto como en navegación. Su tamaño es más propio de un 45 pies que de un 12 m. y cuenta con frigorífico de apertura frontal y superior, doble fregadero, cajones, botelleros, espacios de estiba de distintos volúmenes, amplias superficies de trabajo y cocina con horno. El único reproche visible: que los fregaderos salpiquen a la mesa de cartas, queda ingeniosamente resuelto encajando verticalmente su tapa en una ranura ad-hoc.
Los bancos en ‘C’ del comedor, justo enfrente de la cocina, permiten sentar a 5 o 6 comensales con comodidad, con el ala de la mesa fácilmente desplegable duplicando su superficie. Por la noche, la mesa se puede bajar y convertir en una litera doble suplementaria.
Un singular detalle en la distribución del SO 410 es la banqueta adosada a la cocina. Con la mesa desplegada añade hasta tres asientos al comedor y al estirar sus paneles hasta unos 1,65 m. puede utilizarse como tumbona para siestas o guardias.
Los acabados de la carpintería son bastante sencillos, como es habitual en barcos de gran serie, pero el resultado es funcional y agradable a la vista, con apenas un par de reproches al burdo solape de la esquina exterior de la cabina de baño o el montante visto en los laterales de la escala. La decoración interior pueden escogerse en chapados sintéticos de tono teca o roble gris, con paneles en contraste tanto en el chapado del suelo como en las tapicerías.

Características: LOA 12,95 m. (con botalón), HL: 11,99 m. (sin botalón), BMAX: 3,99 m., DSPL: 7.800 kg., Cal.: 2.14 m. (1,60 m. opc.), Sup. vél.: 80,4 m² (85,3 m² Performance), Agua: 530 l., Fuel: 200 l., Motor: Yanmar 40 CV (45 CV opcional), Diseño: Marc Lombard, Interiorismo: Piaton Yach Design. Precio base: 165.000€. (www.jeanneau.fr)

LO MEJOR
- Prestaciones en todos los rumbos
- Estabilidad de gobierno
- Amplitud y distribución interior

LO MEJORABLE
- Acastillaje en general, y de la mayor en particular
- Incomodidad asiento del timonel

(por: Enric Roselló // fotos: E. Roselló y M. Sánchez)