Primera prueba: Sense 57:

Mar Abierto - Una estetica afinada para un barco especialmente diseñado para el
Mar Abierto - El asimétrico o el Code 0 sobre almacenador dan alas al Sense 57,
Mar Abierto - Los cambios del Sense 57 respecto al 55 se notan especialmente en
Mar Abierto - El conjunto de proa, con el botalón fijo, el balcón recortado, el
Mar Abierto - El patrón tiene una buena visión hacia proa y llega sin inconvenie
Mar Abierto - La magnífica comunicación física y visual entre el salón y la bañe
Mar Abierto - Los camarotes -gemelos- de invitados flanquean el pasillo central
Mar Abierto - Dos grandes paneles traslúcidos en el casco dan una enorme luminos
Mar Abierto - Detalle del tocador/escritorio habilitado en el camarote de proa d
Mar Abierto - Desde el pañol de proa se accede con comodidad al profundo cofre d
Mar Abierto - Las dos cabinas de invitados quedan en el pasillo hacia proa y la

Cómodo en el día a día y singular en su concepto

En unos tiempos donde los barcos de gran serie tienden a parecerse unos a otros como gotas de agua, el singular planteamiento de los Sense de Beneteau es una cualidad por sí misma. Estos veleros se desmarcan de su competencia logrando espacios más abiertos, una confortable ausencia de desniveles y una estética más estilizada que la norma.

La gama Sense, que en su momento contó con 4 modelos, se ha centrado desde 2017 en el 51 y en el 57 que presentamos en estas líneas, asumiendo que este concepto solo se aprovecha con plenitud a partir de los 50 pies.
El Sense 57 es un diseño del gabinete Berret – Racoupeau con un ancho tercio de popa y doble pala de timón. Sus medidas básicas se mantienen respecto al Sense 55 que sustituye y son prácticamente iguales a las de su compañero de catálogo Oceanis 55. Contra lo que su afinada estética pueda presagiar, el Sense 57 –y también el Sense 55- anuncia dos buenas toneladas más (18,8 T) que el Oceanis 55 (16,6 T), compensadas con 20 m² más de vela (133 m² en el OC por 152,5 m² en el Sense) y por un calado que en el Sense llega a los 2,40 m. en estándar, por 2,20 m. en el Oceanis.
Las gamas Sense y Oceanis del catálogo Beneteau comparten un programa de agradable navegación vacacional, sin ninguna aspiración deportiva y asumiendo en ambos casos que, por debajo de los 5 nudos de viento, se va a navegar mayormente a motor.
El barco de pruebas equipaba el Yanmar 4JH110 (110 CV) con hélice fija de tres palas y a 2.500 rpm ya mantenía una velocidad sobre los 8 nudos, llegando a unos considerables 8,5/8,6 al régimen de crucero de 2.700 rpm y a los 9,6 nudos con el acelerador a fondo a 3.300 rpm.
La construcción de barco mediante contramolde integral, la gran superficie mojada que induce la ancha popa y la superior resistencia al avance de las dos palas pesan en la balanza y en la corredera del Sense. Al barco le cuesta arrancar con ventolinas, mostrando dificultades para superar los 5 nudos en ceñida a 45° con un AWS de 12/14 nudos, cifra que subía a algo más de 6 nudos abriendo escotas hasta los 70°. Es poca velocidad, incluso considerando que la unidad de pruebas estaba sobrecargada con opciones como el aire acondicionado, la desalinizadora o el generador.
El Sense 57 que dispusimos para la prueba también llevaba un Code 0 en almacenador, una vela más que recomendable en este velero buscando alegrar la corredera sin complicar la maniobra cuando el viento es tacaño. En nuestro caso, el Code 0 permitía llegar a casi 7 nudos de SOG con unos 11/13 nudos de AWS a 60 grados, llegando a los 8,5 con el viento a 90 grados.

Una bañera rediseñada a mejor
El mayor cambio del Sense 57 respecto al Sense 55 que sustituye es el acondicionamiento de la zona de popa, completamente replanteado en el nuevo modelo. La antigua plataforma de baño abierta con escalón deja ahora paso a un espejo de popa basculante –con motor eléctrico escamoteado- que cierra la bañera de forma segura en navegación y facilita el embarque del anexo por popa.
Los bancos basculantes para el patrón a banda y banda que llevaba el Sense 55 también han sido reconvertidos en cofres en el nuevo 57 y ahora admiten la opción de la cocina exterior, aunque solo sea practicable con el barco en puerto o en fondeo.
Pensando en una navegación lúdica, pocos reproches pueden hacerse a la bañera del Sense 57. Los dos winches principales quedan razonablemente al alcance del timonel y también de un eventual tripulante que ayude gateando desde de los anchos bancos de la bañera. La maniobra del palo llega a un segundo par de winches a banda y banda, con su batería de mordedores también en lo alto de las brazolas. Es una solución que combina de forma razonable la facilidad de maniobra y la discreción del acastillaje.
Tanto la bañera como la cubierta disfrutan de asideros abundantes y bien dispuestos. Los bancos de la bañera son muy anchos de base (50+ cm.) y convertibles en solario en ambas bandas. Su escasa altura de respaldo les baja la nota, si bien este recorte habilita una superficie plana sobre las brazolas que facilita la circulación a proa, hace más cómoda la maniobra y sirve de asiento en las bandas.
La circulación hacia proa es ágil y las formas rectangulares de la sobrecabina minimizan las entradas del sol del mediodía, al tiempo que son un perfecto asiento para disfrutar de la navegación.
La unidad probada llevaba el bimini semi-rígido con techo corredero de lona impermeable, un sistema que permite ver las velas en navegación y/o sombrear la bañera de forma parcial.

Confort y amenidades en ‘petit comité’
La vida en el interior del Sense 57 se antoja tan agradable como en cubierta. Las aberturas del casco y los paneles traslúcidos en prácticamente todo el perímetro de la sobrecabina dan mucha luz interior, incluyendo las dos cabinas de invitados en esta comodidad.
La distribución del Sense 57, en línea con los anteriores modelos de esta gama, prescinde de los camarotes de popa para rebajar el francobordo del barco, minimizando el desnivel entre la bañera y el salón interior. Las dos cabinas de invitados van pues a banda y banda del barco a proa del salón, con puertas correderas y cada una de ellas con su baño anexo.
La luminosidad, la accesibilidad y la altura de techo son las cualidades de esta distribución, mientras la estrechez de las literas y del largo pasillo central, así como el mínimo espacio de suelo disponible y cierta falta de intimidad, pesan en el lado contrario.
El armador disfruta del a cabina/suite a proa y hay la opción de una mini-cabina sin aseo para la marinería o los niños en el cofre de babor de la bañera, con entrada por la tapa del cofre. A proa del camarote principal también hay un pañol de estiba que da acceso al cofre de anclas.
Pieza central de la distribución interior, el salón es completamente diáfano, con un gran banco en “U” a babor lindando con la zona de navegación, un pequeño mueble-isla central con estiba y la TV escamoteada y la cocina ocupando la banda de estribor de proa a popa. El gran plus de este salón, al margen de su amplitud, es que apenas tres escalones lo separan de la bañera, también perfectamente comunicada visualmente con el interior mediante los paneles traslúcidos a popa de la sobrecabina. Una singular y agradecida cualidad de los Sense.
A nivel de acabados, el Sense 57 cumple con el estándar de Beneteau en las grandes esloras. No hay ningún lujo artesano y la ebanistería es eminentemente industrial. pero en todo caso, la sensación general de la decoración es agradable a la vista y bastante funcional en sus detalles.
No es fácil pontificar sobre el concepto Sense. Es un planteamiento de barco bastante singular, con una serie de ventajas e inconvenientes que tendrán un peso distinto para cada navegante. Ni las prestaciones a vela ni el precio –equiparando equipamientos opcionales- son determinantes comparando un Sense con un Oceanis, más tradicional en su concepto. A igualdad de eslora, los Oceanis ganan a los Sense en capacidad y privacidad de la acomodación. Los Sense se imponen en la finura estética y en la comodidad del día a día –veraniego- a bordo. No es fácil elegir.

Principales características: LOA: 17,78 m., HL: 16,80 m., LWL: 15,93 m., Manga: 4,97 m., Calado: 2,40 m. (1,85 m. opc), Desp.: 18.780 kg., Quilla: 4.900 kg., Mayor: 74 m2, Gén. 105%: 78,5 m2, Asimétrico: 208,3 m², Code 0: 115 m², Foque autovir.: 59 m²., Trinqueta: 34 m²,Agua: 640 l. (opc. +330 l.), Gasoil: 415 l., Motor: 80 CV (opc. 110 CV), Diseño: Berret/Racoupeau, Interiorismo: Nauta Design, Precio base: 393.100,- € (www.beneteau.fr)

por: Enric Roselló
fotos: Guido Cantini, Nicholas Claris y Enric Roselló