Primera prueba: Oceanis 41.1

Mar Abierto - En ceñida, el barco alcanzaba con facilidad una velocidad de cruce
Mar Abierto - Incluso al límite de viento con todo el trapo arriba, el casco  Fi
Mar Abierto  - El renovado faldón de popa da acceso a una amplia bañera que se h
Mar Abierto - En la versión de una única cabina en popa, el cofre de babor es má
Mar Abierto - En el cofre de anclas cabe todo el fondeo y el ancla, aunque no se
Mar Abierto - Desde la rueda se llega al winche y al mordedor de la escota de la
Mar Abierto - Un salón amplio y funcional para la vida a bordo, con la mesa del
Mar Abierto - La mesa de cartas queda a proa del salón, completamente integrada
Mar Abierto - Magnífico tamaño, disposición y capacidad de estiba en la cocina,
Mar Abierto - La cabina de baño es correcta en sus dimensiones y altura de techo
Mar Abierto - Simpático mueble auxiliar a estribor del salón.
Mar Abierto - La estiba en el camarote de proa queda confiada a los dos armarios
Mar Abierto - La motorización estándar (no hay otra opción) es el Yanmar 45 CV.
Mar Abierto -  Abajo la versión con tres cabinas dobles. Arriba la posibilidad d

Un mismo casco para distintos programas de navegación

(8/5/16) Tras cuatro años en el mercado y un notable éxito de ventas, el polivalente casco diseño Finot-Conq del Oceanis 41 merecía una puesta al día por dentro y por fuera. La nueva plataforma de popa es uno de los cambios más visibles por fuera. Pero también hay reformas ocultas en los contramoldes, en el interior, planes de nuevas e interesantes versiones del nuevo modelo. Y todo a un precio más ajustado.

La base del nuevo Oceanis 41.1 es el moderno casco diseño Finot-Conq con pantoques marcados que ya conocemos del OC 41. En el 41.1, el aparejo se ha retrasado ligeramente sobre su predecesor, ganando superficie de foque respecto a la mayor para un mejor equilibrio vélico que ha de redundar en las prestaciones. Con el pack Performance, el OC 41.1 se suministra con un juego de velas aspecto Carbono y con la escota de mayor reenviada por los laterales (en vez de reenviada al techo de la cabina), para poder ser manejada por el patrón desde ambas ruedas.
En cubierta, el rediseño del portón abatible de popa sustituye en el equipo estándar (se mantiene como opción) al sistema de apertura hidráulica del OC 41. En nuevo mecanismo accionado por cabos es más sencillo (y barato). Con el re-diseño también se consigue que la plataforma quede más cerca del nivel del mar y los nuevos bancos del timonel basculantes en los laterales, facilitan el acceso a la plataforma de popa y a los cofres en el suelo de la bañera.

Acomodación cómoda y equilibrada
El interior del nuevo 41 pies de Beneteau conserva casi calcada la distribución general de su predecesor, con la fantástica cocina en “L” junto a la escala de entrada, uno o dos camarotes en popa, el salón comedor ocupando la manga del barco de lado a lado con la mesa del comedor con doble ala y una pequeña mesa de cartas en proa de esta estancia. Poco había que mejorar en esta distribución, muy lograda en el reparto y la funcionalidad de espacios. No falta ni el pequeño mueble bar en el lateral del salón.
Optando por la versión de dos camarotes, la cabina de baño no gana tamaño, como ocurre en otros veleros. La distribución interior queda igual, pero el cofre de la bañera en babor se hace más profundo y la puerta del 2º camarote da paso en esta versión a una estancia configurable como taller/pañol o despacho independiente. Una práctica solución.
El OC 41.1 se propone de serie con la litera doble de armador al bies y un segundo baño en proa. La opción (3.650 €) que vemos en las fotos con litera central y puerta de doble batiente amplía agradablemente la sensación de espacio de la cabina. La capacidad de estiba del camarote de proa es correcta y queda confiada a dos armarios gemelos laterales (uno solo con baño en proa), un gran cajón bajo la litera y distintos estantes laterales.
La decoración interior del OC 41.1 está firmada por el gabinete Nauta Design, autores de los tres Oceanis de más eslora. Hay dos opciones de tono de madera en la carpintería interior; el color caoba clásico, con sus barnices ligeramente satinados o el tono haya más claro, contrastado con unos suelos oscuros. En ambos casos, el empaque general de los acabados (molduras, marcos, remates, rebosaderos, bisagras, etc.) baja enteros respecto al anterior OC 41, como también baja el precio de nuevo modelo. ¡No se puede tener todo!

Distintas versiones en mente
Un proyecto a corto plazo que nos confiaron los técnicos de Beneteau respecto al OC 41.1, extensible luego a toda la gama Oceanis en caso de tener buena aceptación, es ofrecer el Oceanis 41.1 en tres versiones de marcada diferencia de programa de navegación.
Por un lado se mantendría la versión armador, subiendo incluso el listón de los acabados que conocemos. En paralelo se crearía una versión Charter atendiendo las soluciones prácticas y funcionales que requiere esta actividad en constante crecimiento. Y la tercera versión sería la que podríamos llamar Crucero/Regata, incorporando soluciones algo más deportivas en la maniobra y el aparejo para hacer de este excelente casco de Finot/Conq una opción a tener en cuenta en las regatas de club.
Los técnicos de Beneteau también nos explicaron que el OC 41.1 ha perdido 500 kilos de peso respecto al anterior OC 41. Este peso se ha ahorrado mediante un rediseñado contramolde estructural y utilizando algunos componentes más ligeros en los interiores. En todo caso, esta anunciada dieta no se refleja de momento en las fichas técnicas de ambos modelos, que siguen idénticas.
Probamos el nuevo Beneteau Oceanis 41.1 durante una soleada mañana primaveral en la bahía de Palma. Los primeros bordos los hicimos con una tramontana racheada que flirteaba por momentos entre 23 y 24 nudos de TWS, llevando el barco más allá del límite de su capacidad de ceñir con todo su trapo arriba y dando también la oportunidad de calibrar velocidades punta en rumbos más abiertos. El viento bajó paulatinamente hasta los 8/10 nudos de TWS, pasando en el ínterin por toda la gama intermedia de presiones. Un buen abanico de condiciones para destilar las primeras conclusiones sobre este interesante velero.
En las rachas de más presión, el OC 41.1 no aguantaba de ninguna manera todo su trapo arriba en ceñida. Sin rizar la mayor o enrollar el foque, el barco tendía a salir de orzada de forma irremisible, aunque siempre con maneras suaves y bien controladas por el timón suspendido. Abriendo escotas y rumbo hasta los 100°/110° de viento aparente, en estas rachas marcamos las máximas del día, con un par de puntas por encima de los 10,5 nudos y velocidades sostenidas entre 8 y 9 nudos.
Si bien el barco se mantenía bastante estable en su rumbo y escora, echamos de menos un poco más de alegría en la corredera. La sensación a la caña es que al barco todavía le sobre peso y que la popa va demasiado hundida, ‘arrastrando’ agua.
Con el viento paulatinamente a la baja y aprovechando el buen aspecto de las velas Elvstrom laminadas símil carbono que equipaba la unidad de pruebas (opción a 5.480 €), pudimos empezar a ceñir con todo el trapo. Pascal Conq, diseñador del barco y con nosotros a bordo en esta salida, explicaba que el mejor compromiso ángulo/velocidad de esta ancha carena se lograba sin forzar la ceñida más allá de los 42°/45° de AWA. A estos rumbos y navegando con un TWS entre 14 y 16 nudos, bastante al límite del barco con todo su trapo arriba, lográbamos velocidades entre 6,5 y 7,5 nudos. El casco y su pala de timón permitían mantener el rumbo sin grandes problemas, pero las condiciones hubieran agradecido algún sistema de carro de mayor para modular la potencia de la vela y la escora del barco. Los técnicos de Beneteau nos explicaron que la versión ‘club racer’ de este modelo llevará posiblemente el carro en el suelo de la bañera. Bienvenida sea.
Más adelante en la mañana y con el viento más tranquilizado, las prestaciones del OC 41.1 se mantenían honrosas y un TWS rondando los 9/10 nudos se traducía en unos 6 a 7 nudos de SOG en ceñida, bajando (sin velas portantes) a 5,5/6,5 nudos en rumbos más abiertos, marcando puntas superiores en las rachas.
Pocos reproches pueden hacerse a la ergonomía general de la bañera y de la cubierta. Su diseño es cómodo y funcional tanto en puerto como navegando. Los agarraderos y calapiés están bien ubicados, los pasillos en la bañera y las bandas son cómodos y los bancos de la bañera, si bien son bajos de respaldos, permiten sentar a toda la tripulación.
La maniobra queda reenviada a sendos winches (Harken 40 ST) sobre el techo de la cabina y las escotas de foque y mayor (a la ‘alemana’) llegan hasta el timonel por las bandas. Genéricamente todo correcto, pero hay detalles que me incomodaron. El primero es el arco para la escota de mayor, al que reconozco encontrar siempre más inconvenientes que ventajas en veleros por debajo de los 60 pies. En el OC 41.1, el arco deja la botavara a 2,30 m. de altura del suelo de la bañera y casi a 1,70 m. en el palo. Son alturas que no ayudan precisamente al equilibrio vélico ni facilitan la maniobra a los tripulantes de la tercera edad. Dos escalones plegables en el palo (equipo de serie) intentan aliviar el problema y, en la bañera, la solución para alcanzar la botavara es subirse a la mesa exterior. Todo problemilla con la driza, los rizos o el simple plegado de la vela tras una apacible jornada de navegación se agrava trabajando tan arriba.
Otro inconveniente en la maniobra es la ubicación de los winches principales (Harken 46 ST) muy pegados a las ruedas. se hacen incómodos de manejar tanto sentados a popa de los timones como desde los bancos de la bañera. Y terminar comentando que la agradecida facilidad de maniobra de la escota de mayor ‘a la alemana’, reenviada junto al timonel con un mordedor en ambas bandas, no se complementa con la de los mordedores de la escota de foque, ubicados dos metros a proa de las ruedas, obligando al patrón a levantarse de su asiento en cada ajuste.

Conclusión
Beneteau ha ajustado la tarifa base del OC 41.1 para dejarlo en unos interesantes 142.000 €, precio en la franja baja en comparación con sus directos competidores Bavaria 41 CR (138.000 €), Dufour 412 GL (148.000 €) o Jeanneau SO 419 (147.000 €), a sabiendas que todos estos precios base omiten opciones casi obligadas en barcos de esta eslora.
El Oceanis 41.1 cumple con el programa que propone. No es un barco para arrancar a la mínima ventolina ni para afrontar temporales con su maniobra estándar. El OC 41.1 es un excelente y económico crucero familiar o de chárter, con una acomodación interior equilibrada en cualquiera de sus dos distribuciones. Sus prestaciones son honestas en todos los rumbos y fuerzas de viento previstos en su programa de navegación.
Comparando este modelo con su predecesor OC 41, y repartido un poco por todo el barco, hay un pequeño paso atrás en los detalles de acabado. Es el peaje a pagar por el ajuste en la tarifa de precios.

por: Enric Roselló

Características: Esl. tot.: 12,43 m., Esl. casco: 11,98 m., Esl. flot.: 11,37 m., Manga: 4,20 m., Calado: 2,18 m. (1,70 m. opc.), Desp.: 8.777 kg., Quilla 2.300 kg. (2.507 kg. opc.), Mayor: 43,10 m², Mayor enrr.: 37,50 m², Génova 104%: 42 m², Code 0: 78,30 m², Espi asimétrico: 130 m², Agua: 240 l., Gasoil: 200 l. (opc. 330 l.), Motor: 30 CV (45 CV opc.), Diseñador: Finot-Conq (Beneteau)