Jet-Thruster: Hélices de maniobra por jet

El motor puede instalarse en cualquier lugar del barco.

La empresa holandesa Holland Marine Parts ha puesto a punto su interesante sistema de hélices de proa y popa propulsadas por chorro de agua a presión. Mediante una bomba eléctrica, el Jet-Thruster toma agua bajo el casco y la expulsa a alta presión a través de mangueras flexibles (similares a las utilizadas para tubos de escape) y toberas hasta unos difusores instalados en los laterales a proa y/o popa del barco. La propia presión del agua expulsada -concepto similar al que mueve las motos de agua- facilita las maniobras haciendo rotar la embarcación.

Un joystick a distancia actúa sobre la electro-válvula de 3 vías que dirige el chorro a uno u otro costado. El Jet-Thruster puede maniobrar barcos entre 7 y 22 m. y es apto para cascos de madera, acero, poliéster o aluminio.
La sencillez y versatilidad de instalación es el primer punto fuerte de este sistema. El motor eléctrico puede ser instalado en prácticamente cualquier lugar del barco y no obligatoriamente junto a la salida de agua. Tampoco hay un túnel de lado a lado de la proa que pueda comprometer el mobiliario o los cofres de estiba. Los agujeros tanto de la toma de agua como de sus salidas son de pequeño diámetro (de 60 a 90 mm.) y se montan sin tornillos ni laminados de fibra, al tiempo que las salidas de agua pueden instalarse tan a proa -o popa- como se quiera, pues son efectivas incluso trabajando a nivel de flotación.
En funcionamiento, el Jet-Thruster es muy silencioso y no tiene los eventuales problemas de cavitación de las hélices, sin olvidar que el menor diámetro de las salidas de agua favorece el rendimiento hidrodinámico. Disponibles a 12 y 24 v. con potencias de 50, 70 y 90 Kg. de fuerza.
A igualdad de potencia, el sistema Jet-Thruster es aproximadamente un 30% más caro que su equivalente en potencia con hélices de maniobra tradicionales, un diferencial de precio que queda absorbido en el coste de la instalación.