Situación concursal para Henri-Lloyd

Mar Abierto - Cinco de las tiendas Henri-Lloyd en el Reino Unido han encontrado

Tiempos convulsos para las clásicas marcas de ropa náutica. Primeros fueron los avatares de Musto, hace unas semanas Helly Hansen cambió de propietario y ahora llega la noticia de la situación concursal de Henri-Lloyd.
La marca británica Henri-Lloyd anunció este pasado de 8 junio que ponía sus libros a disposición de los juzgados ante la incapacidad de asumir sus deudas. La empresa RSM Restructuring Advisory, especialista en estos temas, es la encargada de gestionar el proceso representando a Henri-Lloyd, cuyos representantes destacaron en un comunicado que “la suspensión de pagos se produce por los delicados momentos que vive la venta al pormenor”, confirmando que están estudiando las medidas a adoptar para minimizar los perjuicios a sus empleados y otros deudores. De momento, parece que Henri-Lloyd ha conseguido traspasar cinco de sus tiendas en Inglaterra a Aligro UK Ltd, subsidiaria del Aligro Group. La operación salvaguarda los empleos de 38 empleados de los 166 de la firma, mayormente en su sede central de Manchester.
Henri-Lloyd nació en 1963 por la asociación del carismático Henri Strzelecki y Angus Lloyd, quien pronto cedió al primero su parte en el negocio. Siempre ha tenido su sede en Manchester y sus prendas náuticas son parte de la historia de la moderna navegación, habiendo equipado a leyendas como Francis Chichester o Ben Ainslie. Tras la jubilación y posterior desaparición del fundador Henri Strzelecki, sus hijos Paul y Martin tomaron las riendas del negocio en los años 90.
Como comentamos al principio, los problemas de Henri-Lloyd se suman a los de Musto, comprada hace unos meses por Helly Hansen, y a los de esta marca noruega, comprada a su vez recientemente por una sociedad canadiense de ventas de productos outdoor. Las marcas tradicionales parecen obligadas a pagar un alto peaje ante los nuevos hábitos de compra de los navegantes.