La patronal ANEN negocia con la DGMM los efectos negativos del Brexit para sus asociados

Mar Abierto - La patronal ANEN está estudiando y negociando con la administració

(13/ene/21) El Brexit tiene escasa repercusión directa para los aficionados españoles navegando en aguas comunitarias. Entre los pocos afectados nacionales están quienes tienen su barco con pabellón británico. Tras la entrada en vigor del Brexit, deberán cambiar de abanderamiento, so pena de tener que abandonar aguas comunitarias cada 18 meses al ser considerado su barco como extranjero en visita turística. Más complicado lo tienen los aficionados británicos en nuestro país.

Por un lado tienen el mismo problema de pabellón y también deberán abandonar cada año y medio las aguas comunitarias. Quienes amarran su barco en aguas andaluzas tienen relativamente cerca su solución en los puertos marroquís. Quienes están en las costas mediterráneas españolas más al norte y en las Baleares tienen más lejos su solución.
En todo caso, la patronal ANEN está estudiando y negociando con la administración los problemas de las empresas náuticas nacionales con clientela básicamente británica. Recordemos que, a partir del 1 de enero, estos ciudadanos no pueden gobernar barcos (lista 6ª o 7ª) con bandera española. ANEN trabaja con la Dirección General de la Marina Mercante (DGMM) para intentar validar los títulos náuticos británicos para el gobierno en nuestras aguas de embarcaciones de recreo con bandera española.

Problemas con el chárter
La patronal intervendrá ante la administración española para tratar de flexibilizar la actual normativa que no contempla (tras la salida de Reino Unido de la UE) el chárter en España con embarcaciones de bandera británica menores de 14 metros.
A efectos fiscales, la compraventa de embarcaciones nuevas o de ocasión entre España y Reino Unido dejará de tener la consideración de operaciones intracomunitarias y pasará a estar sujetos a formalidades aduaneras. La importación y exportación en España de embarcaciones y componentes desde el Reino Unido tiene pues nuevas competencias y responsabilidades legales para las empresas distribuidoras del sector náutico.
En lo referente al Impuesto de Matriculación (IEDMT), si quien utiliza la embarcación abanderada en Reino Unido es un residente en dicho país, no devenga dicho impuesto, siempre y cuando cumpla las limitaciones establecidas en la norma tributaria. El problema es la titulación.
La patronal Anen, negocia con la administración para minimizar los efectos del Brexit entre turistas y residentes británicos que navegan por nuestras aguas, pues todos ellos generan ingresos para las empresas asociadas a ANEN.