Hanse: Optimismo realista con los vientos en contra

Mar Abierto - Fjord (en la foto la reciente 44 pies) es una de las marcas en la

Hanse Group (Hanse, Dehler, Moody, Privilège, Sealine y FJORD) ha podido mantener en activo todas sus factorías durante la primavera de 2020 e incluso desarrollar nuevos modelos. Sin embargo, el bloqueo internacional significó un importante freno en los pedidos y de los suministro, obligando a dos meses de cierre parcial. Los problemas en los aprovisionamientos y las bajas laborales también derivaron en un aumento de los costos de producción.
Sin embargo, los márgenes de producción fueron suficientes para poder negociar con calma nuevos préstamos de rescate estatales específicamente creados por la pandemia que fueron de crucial ayuda para la liquidez excepcional requerida.
Tras el primer bloqueo, amaneció un panorama completamente nuevo. Los cruceros, los viajes turísticos de larga distancia y los alojamientos en grandes hoteles habían perdido su atractivo en detrimento a alternativas como disfrutar de un barco propio. La náutica fue reconocida por un amplio sector de la población como un refugio sanitario seguro para la familia y una buena forma de pasar las vacaciones.
En noviembre, miembros del personal de HanseYachts sufrieron un brote de coronavirus en la sede principal de Greifswald, contenido mediante amplias medidas de cuarentena que involucraron a departamentos enteros.
Varios empleados desarrollaron síntomas graves, e incluso atención hospitalaria. Pero, para gran alivio de todos, todos los empleados afectados están en camino de recuperación.
HanseYachts comenzó 2021 de forma positiva, con todos los préstamos de accionistas antiguos reembolsados mediante la emisión de nuevas acciones. La nueva estructura de deuda tiene una tasa de interés significativamente más baja, lo que reducirá la carga financiera. Además, HanseYachts tiene una sólida posición de liquidez. Aunque los suministros de materias primas y accesorios aún no han vuelto a niveles previos a la crisis, son significativamente mejores que durante el primer bloqueo. Y gracias a las amplias medidas de prevención y al gran aumento de las existencias, la producción se ha podido reanudar por completo.
El año comercial 2020/21 (jun - jun) se verá afectado negativamente por los paros parciales de agosto y septiembre de 2020, así como por el brote de coronavirus en noviembre de 2020. Pero la demanda de productos HanseYachts AG se encuentra en niveles récord. La cartera de pedidos a 31 de diciembre de 2020 se situó en 151,9 M€, un 62,5% por encima de la –excelente- cifra del año anterior de 93,5 M€.
De este importe, 38,1 M€ corresponden a la marca Privilège, lo que supone un incremento del 37% respecto al año anterior (27,7 M€).
En la primera mitad del actual año fiscal 2020/21, los nuevos pedidos superan los del año anterior en todos los meses. Los plazos de entrega de algunos modelos superan los 12 meses y no hay espacios libre disponible para montar nuevas cadenas de fabricación en ninguna de las marcas hasta el final del año financiero el 30 de junio de 2021. HanseYachts AG no puede ser sino optimista sobre los próximos meses.