Hanse aumenta sus pedidos en un 85% en el primer trimestre 2020/21

Mar Abierto - Instalaciones de Hanse Yachts en Greifswald, Alemania

(2/oct/20) HanseYachts AG, el segundo mayor productor mundial de veleros tras el Grupo Beneteau, registró pedidos por valor de 62 M€ en el primer trimestre del año fiscal 2020/21 (julio a septiembre 2020), en comparación con los 33,6 M€ del año anterior, lo que equivale a un 85% de aumento. En este período se registraron pedidos del 264 barcos, en comparación con los 158 en el primer trimestre de 2019/20. La tendencia se aprecia en todas las marcas del grupo e incluye más de 50 motoras, segmento a la baja en el ejercicio anterior.
“Estas cifras seguramente incluyen a algunos clientes cuyas compras no se pudieron hacer efectivas durante el bloqueo sanitario. Pero también notamos un aumento de clientes nuevos. El barco es un lugar muy seguro donde pasar unas vacaciones con toda la familia; una percepción que está llegando cada día a más clientes. Como ocurre en otros segmentos del outdoor (camping, autocaravanas, etc.) la náutica también ha registrado un impulso en la demanda con la pandemia. Los cruceros y los largos viajes cancelados dejan a nuestros clientes con más presupuesto para gastar en su barco”, razonaba Jens Gerhardt, CEO de Hanse Yachts.
A finales de marzo, Hanse Yachts registró la mayor acumulación de pedidos del primer trimestre en su historia. A diferencia de otros grandes astilleros, hubiera podido continuar su producción hasta hoy. Sin embargo, entre marzo y mayo de 2020, con la mayoría de los puertos cerrados, los canales de venta no pudieron realizar ninguna entrega y ello obligó a una reducción de las horas de trabajo en HanseYachts durante dos meses. Además, empleados y suministros externos faltaron desde marzo hasta septiembre debido a cuarentenas y cierre de fronteras, añadiendo demoras en las entregas y mayores costos.
Todo esto se tradujo en un resultado financiero anual con 7,1 M€ menos que el año fiscal 2019/20. Para superar estos malos resultados, se realizaron negociaciones con el estado alemán de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, pero también con Francia y Polonia y los bancos propios, acordando un fondo de rescate de 17 M€ en forma de póliza de crédito.
La auditoría de la cartera de activos llevada a cabo tras la pandemia Covid-19 condujo además a una depreciación de 13,9 M€ en su valor contable, lo que se reflejó en una depreciación de 11,7 M€ en el balance consolidado. Esta depreciación tensó los resultados financieros, pero no condujo a una falta de liquidez.
Para recuperar estas pérdidas de la mitad del capital social y fortalecer la situación patrimonial, el consejo de administración prevé un acuerdo del consejo de administración para una aportación en especies del Grupo Aurelius. “Es estos momentos, nadie sabe qué traerá la pandemia. Si podemos continuar trabajando como lo hemos hecho hasta ahora, HanseYachts saldrá de la crisis financieramente más fuerte que antes, convirtiendo préstamos antiguos a diferentes tipos de interés en acciones y afrontaremos los préstamos nuevos con un tipo de interés actual. Trabajaremos duro en conseguir estos objetivos”, concluía Jens Gerhardt.