Desalentadora aclaración de la DGMM con los requisitos y plazos para ir a bordo y navegar

Mar Abierto - A partir del 8 de junio está prevista la apertura completa de la n

(1/may/20) Rápida y descorazonadora respuesta de la DGMM a la solicitud de aclaración que la patronal ANEN planteaba sobre los requisitos que debían aplicarse a los armadores para poder ir a sus barcos a realizar labores de mantenimiento y/o salir a navegar con ellos. Quienes no vivan en la misma provincia donde esté su barco no podrán ir a bordo hasta el 8 de junio.

El escrito de ANEN, firmado por su secretario general Carlos Sanlorenzo, se presentó el 29 de abril y la respuesta se recibió al día siguiente. De entrada, ANEN pedía desvincular la navegación deportiva o de recreo del transporte marítimo. Hecha esta salvedad y considerando “la navegación deportiva o de recreo como actividad de ocio, deporte y turismo” se desprende que “las fases de transición a la normalidad . . . incluye la autorización de actividades náuticas de recreo”.
Según respuesta de la DGMM, firmada por su director general Benito Núñez, “la nueva normalidad debe interpretarse . . . según dos premisas: 1 - La ya indicada de que no se está equiparando la navegación de recreo o deportiva dentro del transporte marítimo. 2 - Que la autorización será plenamente efectiva al final de las fases de transición a la nueva normalidad.
El desconfinamiento se amolda al complejo calendario de fases ideado por el Gobierno de España y bajo estas premisas que hemos intentado resumir:

Fase 0, del 4 al 10 de mayo
En la fase 0, los deportistas federados amateur podrán navegar de forma individual, con salidas de ida y vuelta al puerto base.
La propuesta es alentadora, pero solo podrán acogerse a ella una pequeña minoría de aficionados, los que residan en el mismo municipio donde esté su barco, al margen de que el radio de navegación también estará sujeto a limitaciones, con salidas y llegadas al mismo puerto.
En esta fase 0, y también bajo restricciones de residir en el municipio donde esté el barco, serán posibles las visitas de los propietarios a sus embarcaciones para las comprobaciones de seguridad y mantenimiento. Solo podrá ir una persona al barco y se respetarán los protocolos sanitarios establecidos por cada puerto.

Fase I, del 11 al 24 de mayo
Pocos cambio respecto a la Fase 0. El más importante es que se puede navegar en “grupos limitados” (¿?)

Fase II, del 25 de mayo al 7 de junio
En la fase I se amplía la navegación a grupos más amplios de personas (ndr: el escrito no especifica cuántas). También termina la obligación de residir en el mismo municipio, ampliándose al ámbito provincial tanto los desplazamientos al barco desde el domicilio del armador como las salidas de navegación y las recaladas en otros puertos de la provincia o isla donde esté el puerto base.
En esta fase II ya podrán “llevarse a cabo prácticas de navegación para la obtención de títulos de recreo, que requieren del uso de embarcaciones, como una actividad de formación”
Como norma común continuada, “deberán respetarse las limitaciones de tipo personal . . . y adoptar medidas de desinfección y refuerzo de normas de salud e higiene en las embarcaciones”

Fase III, del 8 al 21 de junio
En la fase III ya se autorizará navegar sin más limitaciones que las que rijan con carácter general, como pueden ser las de carácter geográfico y la adopción de las medidas sanitarias de prevención. Sin que se cite expresamente en el texto, se puede deducir que las regatas a vela podrían volver a disputarse a partir de esta fase.

El porcentaje de armadores que residen en el mismo municipio donde está amarrado su barco es ínfimo, por cuanto la ‘orden de alejamiento’ entre los armadores y sus barcos se mantiene de facto hasta la Fase II (25 de mayo) cuando entre en vigor la autorización para ir a bordo para quienes 'viven' en la misma provincia que su barco. Y peor lo tienen quienes no estén en este segundo grupo –que posiblemente son la mayoría de aficionados- pues no podrán acercarse al puerto hasta el 8 de junio.
Los propietarios de un caballo de solaz lo pueden ir a cuidar prácticamente donde y cuando deseen. Lo mismo ocurre con quienes tienen huertos particulares de auto-consumo. Ambos colectivos han conseguido mucho más que los navegantes. Ellos han tenido un asociacionismo más eficiente y los hortelanos han juntado más de 20 mil firmas reclamando sus derechos. Al final han sido escuchados. A ellos les dejan 'cultivar' su afición (podrían encontrar las mismas verduras y hortalizas que cultivan a 50 metros de su domicilio), mientras los armadores han de esperar todavía un mes para volver a subir a bordo. Es evidente que las propuestas de los navegantes no han sido explicadas o negociadas con las autoridades de forma suficientemente convincente.
Toda esta planificación escalada es asimismo provisional. Por lado hay unas islas (Formentera, La Graciosa, Hierro y Gomera) que, dada su escaso nivel de contagio, adelantan unos quince días las normas aplicables al resto del estado. Al margen de ello, las normas dictadas tienen una provisionalidad supeditada a que los índices sanitarios de cada zona se vayan cumpliendo según lo previsto por el Gobierno.
Quienes tengan en mente navegaciones internacionales para estos próximos meses, deberán añadir a las normas de la DGMM las de los respectivos países que tengan previsto visitar.
Estamos a las puertas de un verano 2020 incierto en sus propuestas y, a buen seguro, distinto de lo que nunca hayamos conocido.

Por: Enric Roselló, editor de Mar Abierto

Documento completo de la DGMM en el PDF adjunto