Crisis en World Sailing?

Mar Abierto - Luchas internas de poder y distintos criterios de gestión están po

(7/8/18) Tiempos difíciles para World Sailing, la federación mundial de vela parece haberse convertido en un lobby de negocios dirigido por el todopoderoso CEO inglés Andy Hunt. Tras la renuncia del español Carlos de Beltrán como director técnico y de medición, ayer se supo de la marcha del número dos y director comercial de World Sailing, Hugh Chambers.
Sus enemigos siempre han reprochado a Chambers, y también a Hunt, su nula relación ni experiencia previa en el mundo de la vela. La marcha de Chambers podría estar también relacionada con una supuesta y grave crisis financiera de World Sailing, agravada por la gestión de Andy Hunt y del presidente Kim Andersen.
La batalla por definir las clases olímpicas para Tokio 2020 y París 2024 ha puesto mucha presión al máximo organismo de la vela, cuyo órgano directivo quizás subestimó la fuerza de las clases y de algunos monopolios que gravitan a su alrededor.
La gestión de Hunt llegó para transformar una federación internacional de corte tradicional en el epicentro de un deporte mediático de masas dirigido por un comité de corte empresarial. Andy Hunt tiene un salario de unas 200.000 £ al año y sus detractores opinan que esta cifra es demasiado alta para World Sailing, que apenas emplea a 25 personas y no deja de ser una pequeña empresa en términos financieros. Los rivales de Hunt opinan que la federación internacional puede ser perfectamente gestionada como un pequeño negocio si se ficha a personas que conozcan a fondo este deporte.
La conferencia anual de World Sailing, que este año se celebra en Sarasota (USA) a principios de noviembre, promete ser intensa en sus discusiones. El actual criterio de ‘modernidad’, difusión mediática y profesionalismo de Hunt se verá confrontado al tradicional clasicismo de muchos practicantes amateur de la vela, cuyo peso en World Sailing sigue siendo importante.