Chárter en crisis en Turquía

Mar Abierto - Turquía está planteando nuevas leyes para los barcos operando en c

(27/3/19) Turquía parece dispuesta a imitar a su vecina Grecia y prohibir desde esta misma temporada 2019 que los barcos con pabellón extranjero operen como barcos de chárter en sus aguas.
La nueva situación que se cierne sobre el sector parece que se deriva de una queja presentada ante el Ministerio de Turismo por parte de operadores locales, afirmando que los operadores extranjeros les están retirando del negocio del chárter. El Ministerio investigó las reclamaciones dando la razón a los demandantes y decidió hacer cumplir una ley turca de cabotaje datada de 1926 que impide a los buques extranjeros operar comercialmente entre puertos turcos y a lo largo de la costa. En consecuencia, las licencias anuales de chárter que expiran el 31 de marzo de 2019 no se renovarán a los yates con pabellón extranjero, dando fin a un sistema que ha estado vigente por más de 35 años.
A pesar de los esfuerzos de negociación por parte de los afectados por la nueva restricción, el Ministro de Turismo –en plena campaña para las elecciones locales que se llevarán a cabo el 31 de marzo- se ha negado hasta el momento a revertir la decisión. Y la temporada empieza a principios de abril.
Una solución ‘alegal’ que algunos operadores están considerando es que sus yates abandonen aguas turcas antes del vencimiento de la licencia y vuelvan a ingresar a Turquía como yates privados. En ese caso obtendrían un ‘Transit Log’ para uso personal del barco por sus propietarios, familiares y amigos.
Los operadores locales tienen su espejo en la vecina Grecia, donde hace unos pocos años se estableció que los yates operando en chárter deben ser propiedad en un 51% -como mínimo- de un particular o compañía griega. De aplicarse en Turquía una norma parecida, implicaría que los pagos de los clientes se realizarían en Turquía, donde serían gravados con los impuestos locales, y no en el país domiciliario del propietario del barco, a menudo en algún paraíso fiscal.
Las empresas de chárter foráneas que operan en aguas turcas pagan sus impuestos a través de la Licencia de Chárter, que cuesta aproximadamente unos 3.300€ anuales para un 45 pies. Buena parte de estos operadores sienten que no tienen otra opción que cancelar sus reservas para la temporada 2019 y, ante la incertidumbre, se muestran reacios a hacer planes para 2020.
Esta situación de desconfianza generalizada de los clientes puede afectar también a los operadores turcos. Y el impacto de esta decisión implica además daños colaterales en la industria del turismo, afectando a compañías aéreas, restaurantes, puertos deportivos, empresas de servicios, etc. que viven mayormente de los barcos de chárter.
Todavía quedan algunas esperanzas de que la situación pueda revertirse tras las elecciones locales, como mínimo estableciendo un plazo más largo para adaptarse a la nueva política. Mientras tanto, los operadores se están preparando para lo peor. (fuente: IBI)

Última hora: Marcha atrás en la decisión
(2/4/19) Las aceleradas negociaciones de las asociaciones turísticas locales y empresas de chárter en el Ministerio de Turismo han dado resultado, pero a costa de unas tasas multiplicadas hasta por 10 para los barcos de chárter con bandera extranjera.
Viendo seguramente el inminente problema que se cernía sobre el negocio del turismo náutico en general, el Ministerio de Turismo de Turquía permitirá finalmente que los yates de bandera extranjera operen en Turquía en verano de 2019 y está instando a las empresas a mantener a sus clientes con reservas anticipadas. Sin embargo, las nuevas tarifas del Ministerio para las licencias de chárter para yates con bandera extranjera serán 10 veces superiores a las del año pasado, lo cual ya ha echando atrás a varios operadores, que buscarán otras aguas para trabajar desde este mismo verano.
Las empresas de chárter afirman que las altas tasas les han obligado a cancelar numerosas reservas, o asumir su coste para conservar a los clientes. Con la temporada prácticamente en marcha, las compañías se encuentran entre la espada y la pared, pues las licencias 2019 deben abonarse antes del 19 de abril.
La solución adoptada por el gobierno turco para 2019 permitirá la continuidad del negocio del chárter, pero nadie confía en que sea una solución de muy largo vuelo.
Yates de chárter con bandera extranjera que navegan a aguas turcas no afectadas por los anuncios recientes
Comentar también que, finalmente, los barcos de chárter con bandera extranjera que navegan en aguas turcas pero no tienen su base en esta país, no se ven afectados por los recientes anuncios.
Estos yates de visita por Turquía han estado pagando una tarifa por metro como impuesto de chárter, con procedimiento de ingreso y salida por períodos determinados que se mantendrán como hasta ahora.