Los armadores hacen su propuesta al Gobierno para revertir el confinamiento del sector náutico

Mar Abierto Anavre y otras 15 asociaciones han propuesto al Gobierno una serie d
Mar Abierto - Entidades que suscriben la solicitud a la DGMM

(27/abr/20) Anavre y otras 15 asociaciones del sector náutico han propuesto al Gobierno de España una serie de medidas para revertir progresivamente el confinamiento en lo relativo a las visitas de los armadores a las embarcaciones en sus puertos. Esta propuesta es una actualización de la que se hizo la semana pasada al Govern Balear para estudiar esta misma medida a nivel autonómico.

Las medidas que se proponen se entienden ahora aplicables a todo el ámbito nacional e incluyen propuestas para gestionar las visitas básicas de seguridad de los armadores a sus embarcaciones. De hecho, estas visitas ya se están realizando en algunos puertos de España con acuerdos pactados entre usuarios, puertos y fuerzas de seguridad.
El escrito también aborda temas relativos a la formación de patrones náutico recreativos y reinicio de la navegación de recreo y deportiva.
El documento presentado tiene un amplio consenso en la comunidad náutica española, tal y como se desprende de la lista de entidades que suscriben las propuestas contenidas en el mismo.
Anavre también está colaborando, junto con representantes de los puertos deportivos españoles, en la redacción del protocolo de actuación que la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN) está ultimando para su presentación al Gobierno.

Una propuesta encomiable
La propuesta presentada al Gobierno tiene una primera y gran cualidad: La de existir. Es de agradecer que representantes de asociaciones de armadores y puertos, a menudo enfrentadas en nimiedades y disputas vecinales, se hayan puesto de acuerdo en cuatro días para consensuar un texto único a presentar al Gobierno. Ojalá la respuesta sea tan rápida y eficiente.
En lo referente al contenido del texto, suscribo al ciento por ciento el apartado de liberalizar las visitas técnicas de los armadores y los transportes técnicos de los barcos. El grueso del mantenimiento regular y cotidiano de la flota la hacen los armadores y es lógico que siga siendo así.
Lo que no veo tan funcionales son las propuestas de restablecimiento de la navegación. Cuatro fases me parecen demasiadas y, al margen de las confusiones que puedan plantear a los navegantes, solo que cada fase se escalone en 15 días nos llevaría dos meses volver a la normalidad una vez cancelado el Estado de Alarma. Una primera y corta fase de poder salir y volver al puerto base, seguida de una segunda fase de apertura nacional me parece más razonable. La fase de navegación en aguas internacionales quizás es prescindible, pues una vez el Gobierno español permita la libre navegación por sus aguas territoriales, el resto depende de los demás países.
Tampoco se hacen salvedades a los barcos en lista 6ª (chárter). Estos barcos tienen por delante una temporada especialmente complicada y seguro que agradecerían un poco de luz en las propuestas.
En cualquier de los casos y una vez restablecida la navegación, queda en blanco el apartado sobre cuáles y cuántos tripulantes podrán ir a bordo. ¿Solitario? ¿A Dos? ¿El círculo familiar? ¿Familia y amigos?, ¿A libre albedrío? Un tema complicado de plantear y de responder.
Finalmente, echo en falta en el texto una propuesta referente a retomar las competiciones de pesca y las regatas a vela. Ambos deportes se practican sin público y en espacios abiertos. La organización de regatas y torneos de pesca puede prescindir con facilidad de vestuarios y locales sociales, y los temas organizativos, de arbitraje y de comunicación con los participantes se pueden realizar sin problemas de forma telemática o por VHF sin alterar el espíritu de la competición. No ha de ser complicado volver a competir en el agua.
Las federaciones –en especial la RFEV- están negociando la vuelta a los entrenamientos y a la competición de sus equipos de alto nivel. Creo que sería bueno que las asociaciones de armadores -que no dejan de ser nuestros representantes del deporte amateur- hicieran lo propio por el resto de practicantes.

Por: Enric Roselló, editor de Mar Abierto

Texto definitivo del documento de ANAVRE en PDF adjunto