La 35 Copa América en cifras económicas según informe de PriceWaterhouse

Mar Abierto - Análisis económico de la 35 edición de la Copa América en las isla

(10/11/17) Un interesante estudio, elaborado por la firma contable Price Waterhouse Coopers a solicitud del gobierno de las islas Bermudas, concluye que la 35 edición de la Copa América celebrada en este país desde 2015 a 2017 generó unos ingresos totales de 336 M$ en el PIB local, mientras los costes de organización del evento se limitaron a 13 M$. La letra menuda del informe invita a algunas consideraciones.

La primera de estas consideraciones es que los 336 M$ de ingresos incluyen 90,8 M$ que se supone llegarán a las Bermudas en los próximos cinco años en forma de futuros turistas atraídos por estas islas tras ver la Copa América. De momento, estos millones están en el aire y la cifra ‘real’ de ingresos son 246 M$.
Interesante también el comentario del informe explicando que la inversión original en la organización del evento en las islas Bermudas estaba presupuestada en 77 M$. Recordemos aquí que la Copa América llegaba a las islas Bermudas tras un tremendo fracaso económico de la anterior edición en San Francisco, donde el ayuntamiento local nunca vio una contraprestación de ingresos por los muchos millones de dólares que invirtió organizando el evento.
Al poco de empezar la 35 edición en las Bermudas, viendo que la afluencia de visitantes no respondía ni mucho menos a las expectativas, el gobierno local recortó los gastos previstos de 77 M$, dejándolos en unos más sensatos 12,9 M$.
Otro interesante dato del informe es que el grueso (47%) de los ingresos originados por el evento son los 116,4 M$ gastados por los propios equipos participantes, sus tripulaciones, equipos de tierra y sus familias viviendo en las islas Bermudas durante cerca de dos años. Estamos hablando de unas 450 personas llegadas a las islas con sus familias para la ocasión, abasteciéndose en los supermercados, comprando ropa, coches, bicis y alquilando casas y pisos.
Otra partida importante de ingresos son los 194 M$ provenientes de restaurantes, hoteles, inmobiliarias y empresas de construcción. Esta cifra es algo engañosa, pues los hoteles, restaurantes y bares de las islas Bermudas ya tenían una facturación histórica antes de la llegada de la Copa América. La cifra a retener como aportación propia del evento es el incremento sobre esta facturación histórica, que el informe de PwC cifra en 28,7 M$, o sea un 14,8% de aumento.
Como complemento a estas cifras, el informe detalla que la llegada de aviones a las Bermudas se incrementó un 15% durante los meses de mayo y junio 2017 respecto a años anteriores y la ocupación hotelera subió un 7,5% respecto a 2014.
Otra cifra destacable de ingresos son los 14,4 M$ que gastaron los 745 superyates que visitaron las islas Bermudas en mayo y junio con motivo de la Copa América. Vistos en frío, 14 millones de dólares son una cifra considerable, pero si los repartimos entre todos los barcos durante los dos meses de finales de la Copa América, llegamos a una cifra de poco más de 3.000 $ por barco y día. Si esta cifra incluye –así se supone- los eventuales gastos de combustible y amarre, el gasto inducido por estos superbarcos y sus adinerados invitados tampoco es como para tirar cohetes.
A nivel de difusión, la Copa América tuvo 452 millones de espectadores por televisión, con emisiones de las regatas en 163 países. Cerca de 17.000 residentes en las islas acudieron al evento, cuyo Village vendió 94.600 tickets entre el 27 de mayo y el 26 de junio. Esta venta representa 3.153 tickets por día, una cifra bastante triste. El informe incluso detalla que el 64% de los residentes que acudieron al Village eran de piel blanca, el 15% negra y el 14% mestizas u otras razas.
Como decimos al principio, dejando los análisis del evento a una firma contable y eliminando del informe cualquier consideración deportiva o social, la Copa América toma una perspectiva distinta.