Raymarine Dragonfly 7”: La esperada versión de 7 pulgadas estará disponible en abril 2014

Mar Abierto - La Raymarine Dragonfly puede instalarse empotrada o sobre soporte

(26/02/14) La buena aceptación que está teniendo la sonda/plotter Dragonfly de Raymarine parte de un dulce equilibrio entre su buen precio y un alto nivel de prestaciones. La calidad de detalle de la sonda CHIRP, con sus blancos pronto visibles en pantalla de 7 pulgadas, es un must para los aficionados a la pesca y el submarinismo.

La sonda/plotter Dragonfly , disponible desde la temporada pasada con display de 5,7”, se va a complementar en abril próximo con el esperado modelo de 7 pulgadas de pantalla. Las Dragonfly no llevan modernidades como el Wi-Fi, las conexiones SeaTalk o NMEA. Tampoco son aparatos pensados para configuraciones muy sofisticadas.
El mercado que Raymarine busca con las Dragonfly son los aficionados a la pesca o el submarinismo que buscan un equipo sencillo, de buen precio, con pantalla de alta definición y que resista sin remilgos las húmedas condiciones en el exterior de las timonerías y bañeras de las pequeñas y medianas esloras. A tal fin, la carcasa sellada de las Dragonfly es resistente al agua según normas IPX-6 y IPX-7 y el aparato se suministra con un práctico y robusto soporte giratorio para atornillar, pudiendo también instalarse empotrado.
Presentada –y laureada con distintos premios- en la temporada 2013, la Dragonfly 5,7 era la primera en su categoría con tecnología digital CHIRP (Compressed High Intensity Radar Pulse) de alta definición en la presentación de los datos de la sonda. Esta sonda/plotter ofrece 640 x 480 pixels de resolución de pantalla y el nuevo modelo de 7” vendrá con un display de 640 x 800 pixels, definiciones en ambos caso de lujo para los aficionados a la pesca o al submarinismo. En los dos displays, la luminosidad llega a los 1.500 nits (utilizable con plena luz solar), y la definición del fondo tiene unos 180 m. de alcance.
La Dragonfly (libélula en inglés) viene en ambos modelos con su transductor externo CPT-60, un nuevo modelo específico y para ser instalado en la popa de motoras de pesca de cualquier estilo. Este transductor permite un barrido lateral lenticular de 60º x 1,4º y un haz circular de 25º de cono para visualizaciones más precisas de la naturaleza del fondo o de los bancos de peces detectados. Ambas presentaciones pueden verse de forma individual en pantalla completa o simultáneamente en pantalla compartida.
La facilidad de manejo es otro punto fuerte de las Dragonfly. Al no haber más conexiones que el cable de alimentación/transductor ya se simplifica mucho el menu principal. Y el resto de la facilidad de uso es reponsabilidad del doble dial giratorio, que gestiona la práctica totalidad de los ajustes y selecciones.
En modo GPS/plotter, la Dragonfly utiliza las cartas Navionics Silver o Gold. Estas cartografías no son tan detalladas como la gama Platinum de Navionics, pero son más que suficientes para cualquier navegación de crucero. Las cartas vienen en tarjetas micro-SD, un formato tradicionalmente poco amigo de los barcos, donde su minúsculo tamaño las hace perderse al menor descuido.
Como navegador, esta nueva sonda de Raymarine se beneficia de su rápida y moderna antena GPS incorporada de 50 canales, con posibilidad de almacenar y navegar hacia 3.000 waypoints favoritos de pesca y memorizar 15 estelas y/o 10.000 puntos de paso. La Raymarine Dragonfly puede instalarse en un soporte giratorio de quita y pon con conector rápido trasero del transductor/alimentación. También puede instalarse empotrada en un panel. A nivel de precios, la Dragonfly oscila entre 600 y 900 de PVP (iva inc.) dependiendo de la versión. El modelo de 7” subirá segurmente unos 200 euros en la horquilla. (www.azimutmarine.es)