GMR Fantom: Garmin también apuesta por los radares de compresión de pulsos y efecto Doppler

Señalar con distinto color (fucsia, con estela azul oscuro) los blancos  agradec

(2/3/16) La casualidad tiene su hueco en el mundo de la investigación industrial y ésta parece ser la única razón de que Furuno y Garmin hayan coincidido en el espacio y en el tiempo (Salón de Miami 2016) para presentar sendos radares con idéntica tecnología combinada de compresión de pulsos y efecto Doppler. El GMR Fantom de Garmin anuncia una potencia de 40 vatios, un rango hasta 72 nm. (el más alto en su segmento) y precios a partir de los 7.000 U$D.

Presentados con radomes abiertos de 4 (122 cm., 5,2 kg.) y 6 pulgadas (183 cm., 7,3 kg.), los dos primeros modelos de la nueva gama de radares Garmin GMR Fantom están orientados a las motoras de media y gran eslora. Los modelos para veleros, en radome cerrado de menor tamaño (y precio), no parece que hayan de tardar mucho en llegar.
Destacando primero las diferencias más notables entre los dos nuevos modelos, el ángulo horizontal de definición pasa de unos excelentes 1,8° en el Fantom 4 a unos superlativos 1,25° en el Fantom 6, mientras el precio de venta sube de 6.999 U$D a 7.499 U$D.
El resto de las características son genéricamente comunes, empezando con una compatibilidad limitada a las gamas de MFD GPSMAP 7400/7600 y 8000/8200 de Garmin y un alcance de gran definición que empieza a solo 6 metros del radome y culmina en las 72 millas, logradas gracias a una potencia de emisión que llega a los 40 vatios (consumo máximo de 160 w a 12 VDC), con velocidades de rotación de antena de 24 o 48 rpm.
Garmin estrena dos tecnologías en la nueva gama Fantom. La primera es la compresión de pulsos, una tecnología que sustituye el tradicional magnetrón y que mejora la definición de los blancos, el arranque en frío del equipo y la inocuidad de las emisiones del radome. Garmin es la última de las ‘4 grandes’ de la electrónica náutica a apuntarse a esta tecnología, pero ya está aquí.
La segunda tecnología que introduce Garmin en sus Fantom es el efecto Doppler, un proceso definido por este físico austríaco en el siglo XIX que detecta los movimientos de los objetos según las variaciones de percepción de sus ondas. Aplicado a un radar, el efecto Doppler es el que utilizan los radares de la DGT para multar los excesos de velocidad y Furuno coincide con Garmin esta temporada 2016 para introducirlo en los radares para la navegación deportiva.
Viendo las imágenes de prueba de los Garmin GMR Fantom, ver en pantalla los ecos en movimiento con un color diferenciado del resto de blancos y con una estela (Echo Trail) señalando su rumbo es un importante paso adelante en la seguridad anti colisión, seguridad complementada con la posibilidad de mantener monitorizados en pantalla hasta 10 blancos con seguimiento MARPA.
Los navegantes poco habituados al uso del radar apreciarán mucho esta prestación y este efecto (MotionScope), pueden también utilizarlo los pescadores para el seguimiento de las bandadas de pájaros (Auto Bird Gain) o cualquier navegantes para detectar los avances y dirección de los frentes de lluvia más allá del horizonte, al modo de los radares meteorológicos que vemos en los partes en televisión.
Los nuevos radares Garmin GMR Fantom estarán disponibles en los distribuidores de la marca a partir del segundo trimestre de 2016.