Spi Ouest France 2019: Unas cifras que dan que pensar

Mar Abierto - La flota A2 del Spi Ouest se muestra cada año más numerosa y compe

El Spi Ouest France, disputado esta pasada Semana Santa, es posiblemente la regata de cruceros más importante de Europa para tripulaciones amateur. Este año se inscribieron 440 barcos repartidos entre todo tipo de monotipos y cruceros habitables. Son cifras que ya rozan los récords de participación de antes de la crisis y que obligaron a un espectacular despliegue organizativo. Solo comentar que el domingo de Pascua, jornada final de la regata, se dieron hasta 70 salidas entre todas las clases participantes.
Más de la mitad de la flota del Spi Ouest (268 tripulaciones para ser exactos) regateaba este año en monotipos, divididos en hasta 13 clases entre monocascos y multicascos. Los más numerosos fueron los J/80, con 65 barcos en regata y hay que aplaudir el 2º puesto de Iker Almendoz y su tripulación del 'Grupo Garatu'. Además de los J/80 y por citar solo los modelos más conocidos en nuestras aguas, también había 17 J/70, 18 First 24 (nuevo modelo ex-Seascape), 10 First 31.7 o 10 Figaro 2 compitiendo con armas iguales.
Entre los cruceros habitables, que representaban el resto de la flota (172 barcos), un dato a destacar es que 49 tripulaciones competían en IRC Double (A2), una categoría admitida solamente desde 2016 en el Spi Ouest y que ha tenido desde entonces una meteórica progresión de participantes.
Muestra de la creciente repercusión mediática de los A2 es que tanto Jeanneau, como J Boats o JPK presentaban en el Spi Ouest sus nuevos modelos 2019 más deportivos en esta categoría (Sun Fast 3300, J/99 y JPK 10.30), conscientes del potencial comercial de esta clase. El Sun Fast quedó 2º, seguido del J/99, mientras que el JPK 10.30, botado apenas una semana antes de la regata y con algunos problemas de juventud, deberá esperar a próximas citas para demostrar su real potencial.
Hablando de novedades, destacar también el 6º puesto del MMW33 ‘Tiger 5’ en la siempre numerosa (26 barcos) y competida clase IRC B. Este velero construido en Tarragona está gustando entre los regatistas franceses y seguro que lo veremos regularmente en los podios.
Otra categoría de cruceros recientemente admitida en el Spi Ouest y que sube de año en año en cifra de inscritos es la conformada con el sistema medición Osiris. Este año, los Osiris reunían a 59 tripulaciones en el agua, haciendo realidad una interesante alternativa que han encontrado numerosos armadores de cruceros habitables de serie al cada día más costoso y sofisticado IRC.
Los IRC Regata de toda la vida, han pasado en pocos años de ser el 100% de la flota de cruceros habitables en el Spi Ouest a representar solo el 37% de los inscritos en 2019. Y esta tendencia a la baja todavía es más acusada en regatas de club de menor relevancia que el Spi Ouest.
La vela de crucero francesa va unos años por delante de la española y ver lo que pasa allí es como vislumbrar imágenes borrosas de nuestro futuro inmediato. Hechos y tendencias están ahí y seguro que llegarán a nuestro país, aunque no sea de forma calcada a como se están produciendo en Francia. Armadores, clubes, federaciones y organizadores de regatas en nuestras aguas deberían estar atentos a las señales que llegan del país vecino.

Por: Enric Roselló, editor de Mar Abierto