Laura Dekker termina su vuelta al mundo en solitario

foto laura dekker
foto laura dekker
foto laura dekker

La holandesa Laura Dekker, con sólo 16 años, acabó el sábado en el Yacht Club de Saint Martin (Antillas) su vuelta al mundo a la vela en solitario. Laura se ha convertido de esta manera en la más joven navegante que completa su circumnavegación sin tripulación, si bien su marca no será homologada por el Guinness World Records dado que no tiene la preceptiva mayoría de edad que reclama esta entidad desde 2009.
Laura dio su vuelta al mundo con su velero “Guppy”, un veterano -y primorosamente actualizado- Gin Fizz, 37 pies en versión queche diseñado por Michel Joubert y construido por los astilleros Jeanneau a mediados de los 70.
El viaje de esta joven holandesa ha tenido quizás más trabas burocráticas que marineras, un tema, este último, en el que Laura afirma no haber tenido nigún problema especial en todo el viaje.
Una vez hecho público el proyecto y visto el revuelo social que se montó, las autoridades judiciales holandesas prohibieron zarpar a la adolescente en solitario, por cuanto tuvo que hacerlo desde las Antillas, hasta donde llegó acompañada por sus padres. Los problemas con la justicia siguen y Laura no quiere volver de momento a Holanda, pues le sería probablemente retirada la patria potestad a sus padres para que la menor pasara a ser tutelada por los servicios sociales de su país.
Volviendo al viaje, Laura partió hace un año de San Martin y ayer completó su periplo pasando por Panamá, Tahití, Fidji, Darwin (Australia) y Sudáfrica, desde donde cruzó el Atlántico hasta Saint Martin.
Laura cumple 17 años el 20 de septiembre y para lograr el récord de precocidad debía completar su vuelta al mundo antes del 17 de septiembre, superando de esta manera a Jesica Watson, quien terminó su vuelta al mundo (sin escalas y sin asistencia) tres días antes de cumplir los 17 años.
"Apenas me doy mucha cuenta de lo que he hecho ", dijo en conferencia de prensa poco después de desembarcar. Toda su familia y numerosos amigos le dieron la bienvenida desde un barco fletado para la ocasión. Su arribada a puerto fue multitudinaria, incluyendo un buen número de turistas que no quisieron perderse la llegada y la aplaudieron desde los muelles del puerto de esta isla mitad francesa y mitad holandesa.