'Ineos Team' de Ben Ainslie será finalista de la Prada Cup tras la regata más reñida hasta la fecha

Mar Abierto - La tripulación del Ineos Team UK posando sobre el barco tras conse

(23/ene/21) Hasta nueve veces se alternó el liderato en la manga disputada entre el Ineos Team y el Luna Rossa. Con sus 4 victorias anteriores y el punto añadido por la incomparecencia del American Magic en este Round Robin, el punto en juego en esta manga era potencialmente definitivo para el resultado de la Prada Cup en caso de caer en manos de los británicos. Y así sucedió.
El viento soplaba generoso (18/22 nudos) e inestable, obligando a un retraso de cerca de una hora en la salida de una manga en la que se pudo ver el verdadero carácter de la Copa América y de los nuevos AC75. Cuando el Comité estuvo listo, el Ineos Team solicitó la ‘delay card’ que otorga un tiempo muerto de 15 minutos, solicitado para reparar un pequeño problema en el cunningham de la mayor, uno de los controles clave de esta vela en los AC75.
"Una regata de las que crean afición. –explicaba un feliuz Ben Ainslie al finalizar- Una manga impresionante y ha sido genial participar en ella. Muchos cambios de liderazgo, cuerpo a cuerpo hasta la llegada. Mis reconocimientos para la tripulación del Luna Rossa. Han presionado hasta el último momento. Tuvimos algún problema antes de la salida ya que nos fallaba uno de los ajustes clave (ndr: cunningham). Los muchachos hicieron un trabajo increíble en la reparación y llevando el barco entero hasta la victoria".
Desde la presalida quedó patente que la lucha iba a ser cerrada. Ambos barcos buscaban el extremo del pin, pero Ben Ainslie fue más hábil consiguiendo su especio a barlovento en el juego de orzadas -¡a 30 nudos!- en los segundo previos al bocinazo.
El Luna Rossa gano no obstante la partida por el lado izquierdo y en el cruce, con el Ineos amurado a estribor, fallaron en el bordo de marcaje, perdiendo el liderato en la baliza por 2 segundos. En el 2º tramo, los italianos navegaron rápido, pero los británicos conservaron su ventaja y hasta la aumentaron a 9 segundos. Pero Francesco Bruni acertó las roladas en la segunda ceñida y se pusieron en cabeza con 19 segundos de ventaja. En el segundo tramo de portantes, los barcos volvieron a navegar cada uno por su lado y los británicos recuperaron 10 segundos, pasando 9 segundos por la popa del Luna Rossa.
En la tercera ceñida, ambos barcos fueron a la derecha vigilándose de cerca en cada bordo. Los británicos fueron más habiles y recuperaron el liderato en un apurado cruce amurados a babor.
En el paso por la última baliza de barlovento apenas había un segundo de diferencia, que Ben Ainslie controló navegando por el lado derecho del recorrido. Poco antes de la meta, el Luna Rossa, amurado a estribor, precipitó el último y ajustado cruce entre ambos barcos, hasta el punto de que los italianos protestaron (protesta desestimada). Ineos Team entró primero, ganando merecidamente su puesto en la final.
Jimmy Spithill no estaba especialmente contento con el resultado y con los fallos de los jueces. “Cuando presentamos la protesta los dos navegábamos a 45 nudos y tuvimos que evitar al ‘Britannia’, así que me sorprendió que juzgaran que no estábamos lo suficientemente cerca”. Spithill también reconocía su parte de culpa en la derrota “En la ceñida fallamos en un par de bordos mal planteados. Pero el viento era muy cambiante. Ha sido un continuo toma y daca en toda la manga, reflejado en otros tantos cambios de liderazgo. Nuestra tripulación se ha esforzado mucho y también hemos de felicitar a los del ‘Ineos Team’. No obtuvimos el resultado que queríamos, pero ciertamente hemos aprendido mucho en esta derrota".
‘Luna Rossa’ y el ‘American Magic’ disputarán pues la semifinal la semana que viene para dirimir el segundo finalista. El barco norteamericano sigue en su carrera contrarreloj para tener el barco a punto la semana que viene. Mientras tanto, el Ineos Team tiene 20 días hasta la final de la Prada Cup para efectuar y testar cuantas mejoras consideren oportuno en su barco. Este tiempo libre para la puesta a puntos es precioso en una Copa América que se ha comprimido mucho en sus fechas por culpa de la pandemia.