Copa América: Doblete 'kiwi' en la primera jornada

Mar Abierto - Jimmy Spithill, patrón del Oracle Team USA, observando en tierra l

(18/6/17) La sensación que destilaron ayer el ETNZ y el Oracle es que el barco kiwi es más rápido y que su tripulación, llegando muy conjuntada tras ganar la Louis Vuitton Cup, está más en forma. En la primera regata, Spithill llevó a Oracle USA a un inocente OCS fruto de los nervios o de una presión mal gestionada. El barco neozelandés se escapaba así con 7 segundos de ventaja desde la primera baliza, navegando regularmente de 1,5 a 2 nudos más rápido que su rival y manteniendo su A50 más estable y permanentemente en ‘vuelo’.

La regata se mantuvo así de principio a fin y los kiwi llegaron a la meta con 30 segundos de ventaja y apenas un pequeño susto en una trasluchada donde perdieron unos segundos de su ventaja.
La regata 2ª también mostró a un Peter Burling superior a Spithill en la pre-salida, acelerando el barco kiwi antes en un perfecto cálculo de tiempo/distancia y navegando el primer través entre 4 y 5 nudos más rápido que su rival norteamericano hasta conseguir 1:35 minutos de ventaja en apenas dos tramos de regata. Hacia el final de la manga, los norteamericanos encadenaron una buena rolada al tiempo que los neozelandeses se metían en un hueco sin viento del campo de regatas. Los 800 metros de ventaja se fundieron rápidamente, pero los kiwis volvieron a demostrar su alto nivel manejando el AC50 con una virada en la proa del Oracle que los dejó clavados. Final con 300 metros de ventaja y 1:28 en la llegada.
El 2 a 0 de la primera jornada deja los kiwis con una ventaja de 1 punto sobre los norteamericanos, que recordemos partían en la final con 1 punto de ventaja tras ganar las clasificaciones previas de la Louis Vuitton.
Hoy domingo (a las 19:12 hora peninsular) se disputan dos mangas más. Lo lógico es pensar que la tripulación del Oracle USA irá cogiendo su mejor forma a medida que transcurran las regatas. Nadie olvida su mítica remontada desde 0 a 8 para ganar la Copa América de 2013.
También parece evidente que el barco neozelandés tiene un punto superior de velocidad. Seguramente será una combinación de la capacidad de Peter Burling para exprimir lo mejor del barco, el buen diseño de sus foils y el acierto de las bicis para dar potencia a los hidráulicos. Con ventolinas, los kiwis se han mostrado imbatibles y cuando el viento sube también van muy rápido. Los ‘ciclistas’ son un arma temible, sobre todo en la segunda mitad de las regatas, cuando los brazos de los tripulantes van perdiendo tono y dejan de mover los winches con vigor.
Una sombra que planea sobre las Bermudas es la del segundo barco. Larry Ellison se auto-diseñó una norma para esta edición de la copa que permite el Defender ser el único equipo con dos barcos completos listos para navegar. No ha hecho efectiva la construcción del segundo barco, pero ayer circuló la foto de dos miembros del equipo de tierra del Oracle USA llevando las puntas de los cascos de los catamaranes a la base del SoftBank japonés, su equipo muleta. Estas piezas son las únicas del barco que han de haber sido construidas en el país de cada equipo y este traslado fue visto por algunos como una manera de convertir el barco japonés en el Oracle #2 norteamericano.
En caso de que el ETNZ quede seriamente dañado en una maniobra o encuentro entre los barcos, no podría seguir disputando la Copa América. Estos mismos daños en el equipo USA le permitirían salir sin problemas en la siguiente manga. Hasta ahora, el fairplay ha sido la tónica imperante en los lances entre regatistas. Pero la sombra que planea sobre Bermudas surge al preguntarse hasta donde es capaz de llegar Larry Ellison (dueño del Oracle) para mantener en sus feudos la Copa de las 100 Guineas. Los hay que lo creen capaz de todo.