Confirmado: El Crucero A2 mixto será olímpico en los JJOO de París 2024

Mar Abierto - La Clase Crucero A2 mixta será olímpica en Paris 2024

(5/11/18) La Asamblea General de World Sailing, celebrada esta pasada semana en Sarasota (USA), votó en favor de la propuesta de sustituir el Finn y el 470 por un crucero quillado con tripulación mixta A2 en los Juegos Olímpicos de París 2024. La decisión estaba apadrinada por grupos de presión tan fuertes como Francia, Australia o Estados Unidos, sin olvidar el apoyo tácito tanto del presidente de World Sailing Kim Anderson, como el de su CEO Andy Hunt.

En la Asamblea de Sarasota se han concretado pues las clases que competirán en París 2024, tras la decisión de World Sailing de no introducir ninguna variación sobre Río 2016 en los JJOO de Tokio 2020. Las clases que competirán en París son, en principio y sin la definitiva confirmación del modelo:

Dinghy individual masculino (Laser Std.)
Dinghy individual femenino (Laser Radial)
Dinghy doble masculino (49erFX)
Dinghy doble femenino (49er)
Catamarán mixto (Nacra 17)
Windsurf masculino (RS.X)
Windsurf femenico (RS.X)
Kiteboard mixto (¿?)
Crucero quillado mixto (¿?)

La RFEV, representada por su presidenta Julia Villanueva, tuvo un parlamento –cuando menos- surrealista, empezando con una clara y firme aprobación de la propuesta, seguida de una disertación sobre la opacidad e inconvenientes de su aprobación, para finalmente acabar reclamando aplazar la decisión a 2028 . . . tras haberla previamente aprobado (*). Un prodigio de concreción agravado por una pronunciación del inglés realmente complicada de interpretar.
En todo caso, el voto español no era decisivo y lo importante es que el Finn y el 470 dejarán pues su plaza en el medallero olímpico tras Tokio 2020.
El Finn es la Clase más veterana de cuantas hay actualmente en activo, habiendo iniciado su andadura olímpica en Helsinki 1952. Los ‘finistas’ ya han presentado oficialmente sus quejas oficiales por su 'destitución'. Hay miles de ellos todavía en activo, tanto en edad olímpica como en las categorías senior.
La ‘jubilación’ del 470 termina con una de las Clases en las que España más éxitos olímpicos ha conseguido.
La presidenta de la RFEV, a su vuelta de Sarasota, es quien deberá dar explicaciones a los navegantes de ambas Clases sobre el ambiguo sentido de su voto.
Decir también que parte de la necesidad de ajuste en el número de clases de vela tienen su origen en la reducción de 380 a 350 regatistas que la vela deberá asumir en próximas ediciones de los JJOO.

El Crucero olímpico
Volviendo a la elección del Crucero como Clase olímpica, una razón de peso para que esta inclusión de última hora tirara adelante es que en World Sailing han visto que los grandes presupuestos se mueven en esta Clase, y es bien conocido que los nuevos directivos de esta organización zumban hacia el dinero como las abejas hacia la miel.
La Federación Francesa de Vela ha sido otra baza de peso en esta propuesta. Desde que se conoció la candidatura de Paris 2024, los franceses en bloque han apostado por la vela olímpica de crucero. Francia es la actual dominadora de esta Clase y controla el mundo el crucero desde los multicascos a los monotipo, pasando por la vertiente industrial o la deportiva de los cruceros monocascos de serie. Su control llega hasta el sistema IRC de medición.
Quedan lagunas por perfilar en esta nueva Clase crucero. La primera de ellas es el barco escogido. Según lo previamente acordado ha de ser un monocasco quillado (sin foils) entre 6 y 10 m., con tripulación mixta y capaz de alcanzar los 4 nudos en prácticamente cualquier condición de viento.
Resuelta esta laguna, se habrán de perfilar los recorridos en alta mar a realizar por los regatistas, un tema que plantea varias sombras sobre los sistemas y logísticas de control y arbitraje diurno y nocturno. Por no hablar de las complicaciones de seguimiento y difusión mediática de los eventos.
Queda tiempo por delante y seguro que este tema dará mucho de sí. En World Sailing deben lidiar además en paralelo con sus problemas financieros y con las acusaciones que la CE le ha formulado por temas de monopolios de fabricación en los monotipos olímpicos.

(*) En una Nota de Prensa -imprescindible tras las ininteligibles explicaciones en inglés de la presidenta Julia Villanueva ante la Asamblea-, la RFEV confirmó que su voto fue finalmente negativo a la propuesta.

por Enric Roselló, editor de Mar Abierto