La Barcelona World Race 2019 se presenta con fundado optimismo

Mar Abierto - Imponente aspecto del centro de seguimiento de la BWR 2019 en el c

(14/12/17) La cuenta atrás para la Barcelona World Race 2019, con salida el 12 de enero de 2019 y llegada prevista en abril de ese mismo año, comenzó ayer con su presentación oficial a la comunidad náutica internacional en la sede de la Fundació Navegació Oceànica Barcelona (FNOB).
La cuarta edición de la vuelta al mundo A-Dos llega con importantes novedades. La primera es la escala en Sídney, prácticamente a mitad de camino de la vuelta al mundo. En esta escala habrá posibilidad de cambiar el co-patrón para el resto de la regata. Esta parada, de unos 12/15 días, permitirá también efectuar las necesarias revisiones y reparaciones en los barcos, así como el reagrupamiento de la flota, ambas posibilidades favoreciendo generalmente a los equipos más modestos. La escala en Sídney abre también nuevas puertas internacionales al patrocinio.
La edición 2019 de la regata ha despertado ya un gran interés entre los navegantes IMOCA y 16 equipos ya la han incluido en la agenda de su calendario de competición, 11 de ellos ya con barco. En todo caso, “ . . . para nosotros sería un éxito tener entre 10 y 11 barcos en la línea de salida en la próxima edición de la regata”, explicaba Xosé-Carlos Fernández, director general de la FNOB.
Durante la próxima edición de la BWR, la FNOB contará además con una nueva sede y centro de control de la regata en el puerto de Barcelona. La nueva sede se habilitará en el espacio Sea Experience, que se está ultimando donde antes estaban las salas multicine junto al centro comercial Maremagnum.
Jacques Caraës, director de la Barcelona World Race, explicaba que “la BWR tendrá un coeficiente 9 de puntuación para el Campeonato del Mundo IMOCA (ndr: la Vendée Globe tiene un coeficiente 10) y una etapa validará a los participantes de cara a su eventual aceptación en la Vendée Globe 2020. Hemos trabajado para que los equipos tengan las máximas posibilidades de terminar la regata. Además de la escala en Sídney, los equipos podrán hacer una parada técnica por etapa, con una duración mínima de 48 horas cada una”.
Antoine Mermod, presidente de la IMOCA, destacó en su intervención la evolución de la Barcelona World Race desde su primera edición y cómo la regata se ha ganado un puesto en el calendario del Cto. del Mundo de la clase: “Disponemos de dos regatas estrella: la Vendée Globe, en solitario, y la Barcelona World Race, A-Dos; es decir una vuelta al mundo cada dos años. La fórmula ha funcionado bien, es apreciada por los regatistas y sus patrocinadores y con el formato en dos etapas se va a afianzar. No cabe duda que la IV Barcelona World Race será más exitosa que la anterior edición”.
Julia Casanueva, presidenta de la RFEV, tuvo unas palabras de apoyo a la regata, que “facilita la aproximación de nuevos patrocinadores a nuestro deporte. . . // . . La FNOB ha hecho que la vela oceánica, sin dejar de ser un deporte de alto nivel técnico, aporte también una gran utilidad social en el ámbito de la formación y de la actividad empresarial”.