#36 America’s Cup: Quien gana la salida, gana la regata

Mar Abierto - La competición está muy cerrada y el empate refleja lo que ocurre

(12/mar/21) De momento, la Copa América parece un partido de tenis entre dos buenos sacadores. Ni el ‘ET New Zealand’ ni el ‘Luna Rossa’ dan opción a su rival cuando están ‘al servicio’, que en un match-race equivale a entrar primero en la pre-salida. Las cuatro regatas han sido ganadas hasta el momento por el barco controlando la entrada por babor.

El casillero refleja un 2 a 2 que es un fiel reflejo de la enorme igualdad entre ambos equipos. Los errores de maniobras, de táctica o de cronómetro son mínimos hasta el momento en ninguno de los dos bandos. Casi inexistentes. El barco que controla la salida elije su lado preferido en el campo de regatas y fuerza a su rival a mantenerse en el lado malo. Poco a poco las ventajas se van acentuando y solo los mínimos roles o los ligeros cambios en la intensidad del viento aportan un poco de emoción a un marcador que parece preestablecido. Como en un partido de tenis entre dos grandes sacadores, el que juega al servicio tiene las de ganar. Pero tarde o temprano saltará la sorpresa, aunque sea llegando al ‘tie-breack’ de la regata número 13, que habría de deshacer un eventual empate a 6.
Va a seguir habiendo un par de regatas prácticamente cada día hasta el final de la Copa América. Los dos primeros días de competición se han disputado bajo condiciones de vientos suaves, unas condiciones en las que el ‘Luna Rossa’ tiene teóricamente alguna ventaja dada la mayor sustentación de sus foils. Los pronósticos meteorológicos hablan de que el viento va a subir ligeramente en los próximos días.
Pero es complicado hacer pronósticos en esta Copa América. Todas las previsiones hechas a priori han resultado erróneas, desde la superioridad técnica del equipo norteamericano ‘American Magic’, hasta la superioridad en el agua mostrada por el INEOS en las fases previas de la Prada Cup.
Francesco Brini, patrón del ‘Luna Rossa’, explicaba al poco de imponerse en la regata #3 de la final que, con estos barcos tan tecnificados y a las velocidades que alcanzan los AC75, la victoria o la derrota en cada manga se juegan en decisiones o maniobras tomadas en apenas fracciones de segundo. Lo decía después de haber frustrado las aspiraciones de victoria en la manga del 'ETNZ' en una virada de marcaje de precisión quirúrgica a 30 nudos en la primera ceñida. Es un escenario desconocido en el mundo de la vela y que se va mostrando regata a regata. Queda mucho por ver.

Por: Enric Roselló