Harken True-Clutch: Cuando volar depende del giro de una manivela

Mar Abierto - El Harken True-Clutch se puede instalar en la base del pedestal o
Mar Abierto - El True Clutch parece un embrague de moto, pero es de  carbono y s

(5/dic/20) Una entrega de potencia constante en los ‘cofee grinders’ es la clave para mantener los AC75 volando. Parece sencillo, pero conseguirlo requirió la dedicación de todo el equipo técnico de Harken. El resultado es un novedoso embrague de Harken llamada True-Clutch que permite dosificar la potencia sin tiempos muertos de una maniobra a otra. Lleva un año de pruebas en los AC75 bajo estricto secreto.

Mirando con detalle los tripulantes manejando los ‘molinetes’ de los nuevos AC75 se aprecia que nunca hacen pausa ni invierten el sentido de giro en las manivelas. De una forma rítmica, ahora mueven las manivelas con una cadencia constante a 80 vueltas por minuto (rpm).
Tras esta nueva tecnología hay un novedoso sistema de sincronismo en los engranajes que elimina muchos de los problemas inherentes a los winches sobre pedestales.
Hasta ahora, estos sistemas llevaban no llevaban un embrague en el sentido que le conocemos a este mecanismo. Las distintas potencias y el reparto de funciones del molinete se hacía mediante un acoplamiento manual de los dientes a modo de embrague. Este mecanismo se activaba de distintas formas mediante botón, palanca, interruptor o desde las propias manetas del molinillo. Pero, en todo caso, los griders debían parar momentáneamente para ‘cambiar de marcha’. Los conductores de coches más veteranos recordarán la época del Seat 600, cuando la primera marcha no estaba sincronizada y también requería parar el coche por completo para poder engranarla.
Este parón en el suministro de potencia produce una pérdida de eficiencia que hasta ahora era irremediable en cualquier velero de regatas de cierta eslora (TP52, IMOCA, Maxi, . . ). El problema con los nuevos veleros ‘voladores’ es que este parón era un gran problema. El lapso de unos segundos sin potencia para regular las velas o los foils a 30 nudos pueden convertirse en un despegue incontrolado o en un duro ‘cabezazo’ del barco contra el agua.
"Cuando los barcos comenzaron a volar, todo cambió", dice Mark Wiss, director de los departamento de Alta Competición y Custom en Harken. “En los catamaranes AC50 de la pasada edición de la Copa América, los pedestales nunca paraban. Tenían que mantener el aceite en constante movimiento. En los AC75 el problema era incluso más acuciante, pues las normas de esta clase no permiten los pedestales accionados con los pies, como llevó el ETNZ en la pasada edición de la Copa”
“El sistema True-Clutch empezó a rondarnos por la cabeza hacia el final de la 35ª Copa en Bermudas", recuerda Wiss. “Los responsables del Team Oracle vinieron a vernos y estuvimos hablando de un sistema para que los grinders mantuvieran una cadencia constante, que estimaban alrededor de las 80 rpm."
"Se consideraron varias soluciones y había mucha presión para encontrarla cuanto antes". Harken reunió a sus ingenieros para trabajar con el propio equipo de Oracle. "No podíamos tomar un embrague de la industria automotriz pues no había nada adecuado”, explican en Harken, “En la ingeniería del automóvil, el peso es menos crítico que en la náutica y estábamos trabajando con un rango de potencia diferente. Nuestra base es el cuerpo humano, al que hemos de adaptar un dispositivo de transmisión".

De las bicis a los AC75
Al final, el nuevo concepto True-Clutch de sincronización de marchas es parecido al de algunas bicicletas. El True-Clutch tiene un funcionamiento eléctrico y permite un flujo continuo de potencia en cualquier maniobra que involucre un winche. Harken incluso ha desarrollado un doble cambio de marchas más complejo, que permite que los molinillos ‘cambien’ de nivel de potencia sin tener que detenerse.
En los AC75, el True-Clutch permite que los trimmers y el ‘controlador de vuelo’ decidan en cada momento a dónde va la energía con botones en sus estaciones electrónicas que activan los servomotores de los True-Clutch simples o dobles. El tiempo de reacción de estos relés es infinitamente más rápido que cualquier accionamiento mecánico.
El True-Clutch está construido en fibra de carbono y puede manejar más de 1000 Nm de carga con un mecanismo que solo pesa 1 kg. La salida de cada pedestal da ahora potencia a prácticamente todas las maniobras del AC75 y los tiempos de reacción de los trimmers son mucho más rápidos. El control de los foils también toma su energía de los grinders en unas maniobras fulgurantes donde es normal cambiar de marcha una docena de veces en poco más de un minuto. Si cada maniobra requiriera una pausa, los ASC 75 serían –todavía- más difíciles de manejar.
El True-Clutch se ha inventado para los AC75, pero hoy mismo ya está disponible para cualquier velero de regata con pedestales en su maniobra. En Harken ya tienen previsto ampliar la gama según lo que vaya solicitando el mercado. De momento ya hay interesados entre los TP52 y Maxi72.
El nuevo sistema puede también ser el embrión de una revolución en la manera de seleccionar las potencias en los winches de los veleros de serie, cuya habitual doble potencia accionada por contra rotación de la manivela, se ideó también en la Copa América en los años 60 y 70 del siglo pasado.